Obedeciendo a Dios y no al hombre