El fin que tuvo Dios al crear el mundo (1) – Jonathan Edwards

Os presentamos la traducción del primer capítulo del libro “The End for Which God Created the World (Updated to Modern English) JONATHAN EDWARDS. Updated for Modern Readers by JASON DOLLAR”.

Puedes ver todos los capítulos publicados hasta el momento en este enlace.

Traducido por Luis Córdova

Acerca de Fines Importantes y Fines Definitivos

Introducción

En este trabajo mi objetivo es responder a la siguiente pregunta: ¿Por qué Dios creó el mundo? Al presentar la respuesta, hablaré acerca de varios tipos de fines y buscaré presentar qué fin en particular tenía Dios en mente para crear el mundo. Un fin básicamente es una meta, un propósito o razón.

Naturalmente, buscar entender la razón por la que Dios creó al mundo puede causar mucha confusión. Para ayudar a evitar eso, empezaré el tema explicando algunas de las terminologías usadas en la discusión y explicando algunas posiciones generales acerca del asunto.

 

I. Explicación de términos y posiciones generales.

Para empezar, se debe hacer una distinción entre el fin más importante que alguien tiene en mente cuando hace algo y su fin definitivo. Estas dos frases no significan exactamente lo mismo. Cada fin importante es también un fin definitivo, pero no funciona al revés. No todo fin definitivo es un fin importante. Ayudando a clarificar esto, considera los opuestos de las dos frases: Un fin importante es opuesto a un fin inferior, mientras un fin definitivo es opuesto a un fin subordinado.

 

A. Entendiendo los fines subordinados.

Un fin subordinado es algo que el agente que actúa busca solamente para llegar a algo más importante para él. El fin subordinado no es deseado porque es valorado por su propia cuenta, pero sólo es necesitado como un medio para obtener otra cosa.

Por ejemplo, suponga que a un hombre se le ha infligido una enfermedad y emprende un viaje para buscar medicamentos. Obtener los medicamentos es simplemente su fin subordinado. Él no quiere encontrar los medicamentos por el bien de la medicina, sino como un medio para un fin superior, que es el curarse y una salud restaurada. Si el medicamento no ayudara a obtener el fin superior de una salud restaurada, entonces se consideraría sin valor, en vano, y el hombre no lo desearía para nada. En consecuencia el medicamento es meramente un fin subordinado.

B. Entendiendo los fines definitivos.

Un fin definitivo (llamado también fin último) es algo que una persona busca por su propio bien. Él lo quiere porque lo ama, lo valora, y tiene un gran placer en ello simplemente por lo que es. Él no lo persigue solamente como un medio para obtener algo más.
Cuando un hombre ama el sabor particular de una fruta, podría trabajar duro y gastar una gran cantidad de dinero para obtenerla. El sabor de la fruta le da una gran satisfacción, y desde que él ama su propia satisfacción, valora a la fruta simplemente por lo que es. No lo compra con la intención de obtener algo más que pueda traerle satisfacción. Él quiere a la fruta por el bien de la fruta. En este caso la fruta es su fin definitivo.

C. Relaciones entre fines importantes y definitivos.

Algunos fines son subordinados no sólo a un fin definitivo, sino también a otros fines subordinados. Ciertamente, podría haber una cadena sucesiva de fines subordinados, uno dependiendo del otro, cada uno conectado en una línea hasta que lleguen al fin definitivo. Un fin subordinado podría ser buscado para obtener el otro fin subordinado, y ese buscado por el bien del próximo. Esto podría seguir en largas series hasta que el agente obtenga lo que realmente está buscando por su propio bien.

Por ejemplo, un hombre podría vender sus prendas para obtener dinero. Luego él usa el dinero para comprar herramientas, que luego usa para labrar su tierra. La tierra es labrada para poder crecer y obtener cultivo, que luego usa para producir alimento. Finalmente ese alimento es consumido y satisface su apetito, que es lo que quería. La satisfacción de su apetito es lo que estaba buscando últimamente y lo que tenía valor para él.

En ésta ilustración el fin de vender sus prendas era obtener dinero, pero la obtención de dinero era solamente un fin subordinado. Era subordinado no sólo al último (definitivo) fin, que era satisfacer su apetito, pero también era subordinado al fin cercano de comprar las herramientas. Sin embargo, las herramientas también fueron compradas solamente como un medio para obtener algo más, es decir, el poder labrar la tierra. Pero labrar la tierra tampoco fue realizada por su propio bien, pero para que el cultivo pudiera crecer. Pero el crecimiento del cultivo tampoco era un fin definitivo, ya que no era buscando como un fin en sí mismo. Sólo fue buscado para que el alimento pudiera ser producido de él. Pero producir el alimento aún no fue el fin definitivo, dado el hecho de que meramente el poseer comida no era valioso para el hombre como un final en sí. Al contrario, la comida fue por el bien de comer y satisfacer el apetito. Así que el fin definitivo del hombre fue la satisfacción de su carne. Fue el último vínculo en la cadena, donde el objetivo y su búsqueda del hombre se detuvieron y descansaron. Por fin había alcanzado su objetivo, obteniendo el objeto que había tenido enfocado durante todo el proceso.

Así que cuando un hombre logra encontrar el objeto en el cual su deseo termina y descansa, el objeto valorado por su propia cuenta, entonces él llega a un fin definitivo.

Claramente, la cadena puede ser larga o corta dependiendo de la situación en particular. Puede que haya un solo vínculo en la cadena, un solo paso que él tome, antes de acercarse al fin definitivo. Este es el caso cuando un hombre pone miel en su boca para disfrutar el sabor sin apuntar a algo mayor o lejano. Así que en algunos casos, el fin en el que un agente tiene a la vista puede ser su fin inmediato (próximo) y su fin próximo (último) a la vez.

Resumiendo, cualquier fin que es buscado por su propio bien y nada más es un fin definitivo. Es el último paso del proceso, ya que es perseguido por su valor intrínseco e innato. En este fin definitivo, el objetivo del agente se detiene, descansa, y no va más allá, ya que se ha llegado al objeto bueno que el agente cree ser la recompensa de su búsqueda.

A veces una persona buscará algo que tiene la naturaleza tanto de un fin definitivo y un fin subordinado. El objeto puede ser buscado en parte por su propio bien, pero también por el bien de un fin mayor.

Por ejemplo, un hombre puede buscar la amistad de cierta persona en parte porque parece muy bueno el hecho de ser amado y estimado por otros. En este caso él está buscando amistad por el propio bien de la amistad, que es un fin definitivo. Pero él puede tener otro motivo en su búsqueda, el buscar ayuda en alguno de los problemas que enfrenta en su vida, algo en el que un verdadero amigo podría ayudar.

En este caso la amistad es un fin subordinado, usado como un medio para obtener el fin mayor de recibir ayuda en su vida. Así que en tal caso el hombre está buscando un solo fin (amistad) que puede clasificarse como un fin definitivo y subordinado a la vez.

D. Entendiendo fines principales.

Un fin principal (llamado también el fin más alto) es diferente a un fin definitivo. Un fin importante no es directamente opuesto a un fin subordinado, pero sí a un fin inferior. El fin principal es el fin más valorado, el más deseado por el agente.

Algunos fines tendrán más valor que otros. Sin embargo, solamente porque un fin tiene más valor que el otro no significa que va a ser un fin definitivo necesariamente, valorado por su propio bien. Esto es evidente y estará claro si consideras los siguientes puntos.

Dos fines podrían ser valiosos en sí mismos y buscados en las mismas acciones, aun así el buscador valorará uno de estos fines más que otro.

Además hará más seria su búsqueda para el fin con más valor.

Por ejemplo, un hombre puede emprender un viaje buscando satisfacción y placer de dos objetos diferentes. Quiere a los dos y los valora por su propio bien. Pero uno de ellos es más importante que el otro, así que él pone su corazón principalmente sobre el más valioso, buscándolo la mayor parte de su viaje.

Quizás lo primero que el hombre está buscando es una novia para que sea su amada esposa. Segundo, él desea tener la oportunidad para mirar a través de un poderoso telescopio de una calidad extraordinaria, principalmente para satisfacer su curiosidad. Estos dos son fines definitivos, ninguno de los dos está subordinado al otro o a algún otro fin. Pero encontrar a su amada esposa sería su fin principal, mientras que mirar a través de un telescopio sería su fin inferior. Todo su corazón está más fijado en su novia, aunque los dos sean fines definitivos.

Por ejemplo, otro hombre podría estar emprendiendo un viaje buscando dos cosas. La primera es visitar a sus amigos, y la segunda, él espera recibir una gran suma de dinero que está esperándolo en su destino. El segundo objetivo de recibir el dinero puede ser simplemente un fin subordinado. Él no estaría valorando plata u oro por su propia cuenta, sino el placer, la gratitud, y el honor que el dinero puede darle. Ese es su fin definitivo, no el dinero en sí, que es valorado solamente como un medio para obtener algo más. Pero obtener el dinero, aunque es sólo un fin subordinado, podría ser valorado más que el placer de buscar a sus amigos, que es un fin definitivo valorado por su propio bien. Si este es el caso, entonces tenemos una situación donde el fin subordinado está siendo más valorado que el fin definitivo, así, siendo el fin principal del viaje de aquel hombre.

Hay aún más cosas que decir acerca de estas situaciones para poder tener un conocimiento más complejo acerca de la razón de por qué Dios creó al mundo. En el siguiente capítulo, exploraremos con mayor profundidad estos tipos de fines y cómo funcionan.

Imagen de Jeff Wallace bajo licencia Creative Commons

Si te ha sido útil esta entrada, compártela

Publicaciones relacionadas

Rompe el hielo, sé el primero en comentar esta entrada

11 − cinco =