¿Qué es más importante: Conocimiento o Amor? – Francis Chan

Fuente: Church Leaders

Autor: Francis Chan

Traducido por: Carlos Azua

 

El conocimiento es esencial, pero no es suficiente. Necesito conocimiento para escribir esto. Necesitamos pensar. Debemos conocer la verdad.

Pero el conocimiento por si solo no es suficiente para la vida Cristiana. No es suficiente sólo tener conocimiento. Es por eso que Pablo dice en 1 Corintios 13:2: “Si tengo profecía y conozco todos los misterios y todo el conocimiento y tengo toda la fe para poder mover montañas, pero no tengo amor, no soy nada”. Piensa mucho. Pero debes saber que no es suficiente. Pablo dice incluso que si él tuviera todo el conocimiento pero no el amor, equivaldría a nada. En otras palabras, puedes ser brillante y no valer nada.

Sería como un gran jugador de baloncesto que nunca pierde un tiro pero sigue disparando a la cesta de los oponentes. Él podría decir, “Estuve con cinco de cinco hoy desde la línea de tres puntos”, pero sus compañeros responderían “¡Pero estás matando a nuestro equipo! ¡Estás lanzando a la cesta equivocada!” El responde confiadamente, “Pero no me equivoqué”.

Ese es el tipo de actitud que Pablo está confrontando aquí. Puedes ser brillante, pero estás matando a nuestro equipo. No estás edificando a los hermanos. Estás haciéndolos sentir tontos e hiriendo su conciencia. No estás alentándolos a amar y a las buenas obras. Sólo los mantienes sintiéndose inadecuados. Por tu conocimiento, este hermano más débil está siendo destruido.

Tu brillantez no tiene valor si no estás edificando a tu hermano – e incluso peor, si lo estás destruyendo con tu conocimiento. Así que cuando miras a la gente ¿La amas? ¿Piensas “Déjame usar mi conocimiento para edificar a esta persona?

 

Qué se dicen los cristianos entre ellos

Muy a menudo cuando leo frases en blogs (o tweets) – comentarios de hermanos que escriben a aquellos que se supone que son compañeros y hermanos – pienso, “¿Donde está el amor?”. Me agobia. No puedo creer algunas cosas que se dicen unos cristianos a otros en persona – y tal vez especialmente en línea (donde no tienes que mirarlos a la cara). ¿Cómo es que esas cosas que estás diciendo se supone que van a edificar a ese hermano – o a cualquiera que las oye o las lee? Nuestro conocimiento debiera ser presionado al servicio del amor. Debiera servir para edificarnos los unos a los otros. Eso es lo que hace el amor. Edifica. Busca ayudar a los otros, no lastimarlos.

 

Conocimiento verdadero

Es un peligro inflarse a sí mismo e imaginarse ser una persona brillante. Es como el matón de la escuela que se imagina a él mismo como el héroe porque es más fuerte. El puede vencer a cualquiera. Pero todos los demás saben que no es un héroe sino un idiota. Si él fuera un héroe de verdad, defendería a los débiles. Los estaría levantando, usando su fortaleza para cuidarlos y protegerlos, no para intimidarlos.

En la misma manera, con el “conocimiento” bíblico y teológico ocurre intimidación intelectual de quien parece saber demasiado y se imagina tan conocedor. Pero Pablo está diciendo que ellos sólo podrían estar imaginándose como conocedores, porque si realmente supieran, usarían su conocimiento no para debilitar a los otros sino para fortalecerlos. No para derribarlos sino para edificar a las personas. Eso es lo que hace el amor.

 

Un desafío más cercano para los pensadores

Los pensadores, no nos engañemos a nosotros mismos: ¿A “Ser conformados a la imagen del Cristo” es para lo que fuimos predestinados, cierto? (Romanos 8:29). Hemos sido predestinados a caminar como Jesús caminó. Es genial si hemos pensado arduamente acerca de Jesús y luchado con doctrinas como la predestinación, pero mi oración es que esa información se convierta en verdadero conocimiento y que en verdad seamos como Él y que ese, nuestro conocimiento, no nos haga arrogantes y que no nos regodeemos  por ello y presumamos de lo que sabemos. Mi oración para mi y para ti, es que todos los que estamos en contacto podamos sentir nuestro amor para ellos y seamos edificados. Que puedan ver el fruto de nuestros dichos, “¿Cómo puedo levantarlos con este conocimiento que tengo?”

No nos engañemos a nosotros mismos e imaginemos que sabemos mucho. Tal vez no sabemos nada de nada. Tal vez algunos de nosotros hemos estado usando nuestro conocimiento para derribar a nuestro hermano y herir al hermano por quien Cristo murió. No seamos culpables del error de los Corintios.

Así que le estoy pidiendo a Dios incluso ahora que escribo estas palabras finales, que me de amor por los otros. Oh Dios, déjame creer lo que estoy diciendo. Y espero que pienses a través de tus palabras y cómo puedes edificar a otros y pienses acerca de los otros como hermanos y hermanas en Cristo – tanto que cuando los no creyentes lo vean, ellos vislumbren a Dios.

Imagen de Hersson Piratoba bajo licencia Creative Commons

Si te ha sido útil esta entrada, compártela

Publicaciones relacionadas

Rompe el hielo, sé el primero en comentar esta entrada

uno × 2 =