Renueva tu mente (parte 1)- K. P. Yohannan

Traducido por: Carlos Azua

Fuente del original en inglés: Blog de K. P. Yohannan

Cómo manejar problemas en tu vida

Algunas veces, las personas tienen problemas serios de salud que requieren cirugía. Pero en vez de entender la seriedad de la situación, ellos sólo toman hierbas, pastillas o masajes a la zona afectada con algún tipo de aceite. Estas cosas no curan la enfermedad.

Muchas personas actúan así con otros problemas de su vida también. En vez de tomar la responsabilidad, muchos culpan a su alrededor y al pasado por su depresión y problemas. Vierten toda la culpa en otros.

¿Cómo debemos enfrentar las adversidades? ¿Cómo podemos pasar las olas de los problemas sin hundirnos? Ninguno de nosotros tiene una respuesta clara para esto.

Romanos 12:1-2 dice: “Por lo tanto, los insto, hermanos y hermanas, en vista de la misericordia de Dios, a ofrecer sus cuerpos como un sacrificio vivo, sagrado y agradable a Dios – este es tu verdadero y propicio culto. No ajustarse a los patrones de este mundo, sino ser transformados renovando nuestra mente. Luego serás capaz de probar y aprobar lo que es la voluntad de Dios – su buena, agradable y perfecta voluntad.

 

El cambio comienza con tus pensamientos

Este pasaje está diciendo que para poder vencer sobre el miedo, la destrucción y el dolor, para lograr la curación, tienes que ser transformado a través de la renovación de tu mente. Asistiendo a Iglesias, visitando pastores, escuchando mensajes de radio, asistiendo a encuentros de oración, hablando en lenguas o asistiendo a retiros, no proveerán una solución permanente. Todas estas cosas pueden ayudarte hasta un punto, pero el efecto no durará para siempre.

Entonces, ¿que durará? Serán los cambios que hagas en tu propia vida; la elección que haces de pensar acerca de y seguir la verdad del Evangelio. Esto te fortalecerá. Debes transformar tu mente y renovar tu corazón con la palabra de Dios.

¿Cuál es la palabra de Dios? Es la Biblia. Si no tienes una Biblia, compra una. Si no puedes permitirte una, salta unas pocas comidas y usa ese dinero. Escribe tu nombre en ella. Léela todos los días. El cambio en tu vida viene que venir de la palabra de Dios. Proverbios 4:23 dice, “Sobre todo eso, guarda tu corazón, porque todo lo que haces proviene de el”.

Por lo general, ponemos mucho pensamiento en las decisiones que tomamos.

¿Necesito esta nueva cosa o no? ¿Es bueno para mi o no? Pensamos mucho antes de comprarnos algo, irnos de viaje, seleccionar un curso para estudiar o casarnos. Piensa acerca de eso – pase lo que pase en nuestra vida, es un efecto de nuestros pensamientos.

Cuando tus pensamientos son cambiados, tus acciones y tu vida entera cambiarán. El problema en nuestros pensamientos o actitudes puede ser la raíz de todos los problemas que enfrentamos. Con el fin de resolver nuestros problemas, debemos primero verificar nuestros pensamientos.

Jesus dijo, “Si el arbol es bueno, entonces los frutos también serán buenos”. Como esto, si nuestros pensamientos son de bendición, sanidad, amor y paz, entonces nuestras vidas producirán frutos acordes a esto.

 

 

Esta es la primera de una serie de dos partes de renovando la mente.

 

Imagen de Raul Lieberwirth bajo licencia Creative Commons

Si te ha sido útil esta entrada, compártela

Publicaciones relacionadas

Rompe el hielo, sé el primero en comentar esta entrada

dieciocho − 12 =