La ciudad, la iglesia y el futuro – Timothy Keller

Fuente: Blog Timothy Keller

Traducido por: Carlos Azua

City to City Europa celebró una conferencia en París en octubre con más de 500 asistentes de decenas de países. Además de mi, uno de los otros oradores fue la profesora Grace Davie, profesor emérito de sociología en la universidad de Exeter en Gran Bretaña. La conferencia de la profesora Davie “Religión en la Europa Moderna” fue un gran estímulo para los Líderes Cristianos de Europa que han dicho incesantemente que la religión en su continente está muriendo y que la misión Cristiana ahí es una causa sin esperanza. Creo que también puede alentarnos a nosotros aquí en la ciudad de Nueva York.

Ella explicó que por siglos en Europa la religión ha sido heredada – eso es, que la mayoría de la gente nació en su iglesia y permaneció como miembro de ella a menos que hicieran algo bastante drástico para terminar la asociación. La mayoría de los países europeos tuvo una iglesia nacional que fue parte de su identidad nacional y racial. Así que si eras Polaco, eras católico, si eras Sueco eras Luterano, si eras Escocés eras Presbiteriano. Podríamos añadir que en tiempos pasados incluso en los Estados Unidos, donde nunca ha habido una iglesia dominante, no eras considerado un buen Americano a menos que fueras a alguna iglesia de algún tipo.

Es esta religión heredada que está declinando rápidamente, especialmente en Europa. Nuestra cultura moderna es marcada por lo que Robert Bellah llamó “individualismo expresivo” – la creencia de que la identidad viene a través de la auto expresión, a través de descubrir los deseos más auténticos de uno y ser libre para ser auténticamente uno mismo. Esta creencia poderosa ha debilitado todas las instituciones en la sociedad, no sólo la iglesia, porque insiste en que ninguna autoridad externa tiene algún derecho de decirle al individuo qué es correcto y qué no o cómo vivir. Por este individualismo, el número de personas en Europa que va a la iglesia y quienes se identifican como Cristianos está disminuyendo. Esas figuras están también declinando en Norteamérica, porque incluso aquí la religión heredada está perdiendo su influencia.

Sin embargo, Davie mencionó que esta por ningún motivo es la película completa. Si, el Cristianismo “nominal” o heredado está disminuyendo. Esto es por qué en promedio menos personas van o pertenecen a las iglesias. Por otro lado, contra todas las expectativas, incluso en Europa otras formas de fe Cristiana han crecido y reingresado en la vida pública. Una razón para esto es el influjo de los Cristianos del hemisferio Sur. En China, África y otros lugares del mundo, el Cristianismo está creciendo rápidamente a medida que esas sociedades se van modernizando. Como las personas están inmigrando a Europa y los Estados Unidos desde África, Latinoamérica y Asia, ellos plantan nuevas iglesias o fortalecen otras iglesias que están creciendo y alcanzando Europeos también.

¿Por qué? Porque mientras la religión heredada declinará en la era moderna, la religión que se elige no tiene por qué hacerlo. Las iglesias Cristianas crecientes son Evangélicas y Pentecostales y enfatizan la llamada bíblica a “elegir este día a quien vas a servir” (Josué 24:15) y la enseñanza bíblica que debemos confesar nuestra propia fe, no meramente seguir con las elecciones de nuestra familia o comunidad (Ezequiel 18). Estas iglesias enseñan que la religión nominal, formal, no es suficiente, que debemos tener una conversión interior radical (Deuteronomio 30:6; Jeremías 9:25; Romanos 2:29). El Cristianismo que resalta estos importantes conceptos bíblicos levanta una fe personal que cambia el corazón y que puede alcanzar muchas personas contemporánea.

Davie, con su base en sociología, también observó que es en las sociedades occidentales que mucho del crecimiento religioso puede ser visto. Mientras en las ciudades, dice, en el pasado han sido vistas como las “balizas de un futuro más sin religión” ahora es en las ciudades que la religión en general y el Cristianismo en particular está prosperando, porque son más multi étnicas y globalizadas y porque “nuevas formas de religión” que han alcanzado a la gente moderna se están desplegando allí. (Davie añadió, por ejemplo, que Londres está teniendo más iglesias en crecimiento que cualquier otra parte de Gran Bretaña).

En resumen, en el mundo occidental – incluyendo Norteamérica – nuestras sociedades se están convirtiendo a la vez más seculares y más religiosas al mismo tiempo, y esto es, como dice Davie, una “combinación desafiante”. La realidad no es ni que la creencia en Dios está inevitablemente desapareciendo, ni tampoco de una manera simplista que “Dios está de vuelta”. Davie dice que el paisaje religioso es ahora “paradójico”. Lo que se está yendo es el Cristianismo heredado, institucional – lo que muchos llamarían “Cristianismo nominal”. Aún así, nuevos patrones de fe Cristiana Ortodoxa (y otras religiones) están creciendo también. Contrariamente a las predicciones confiadas de su muerte, la fe religiosa “tienen una creciente presencia en el orden del mundo actual”.

El mensaje de Grace Davie es a la vez excitante y desafiante para los cristianos en las ciudades hoy. Significa que debemos esperar un creciente escepticismo y tal vez una oposición creciente. Ya se fue ese gran “toldo” de Cristianos nominales que no fueron personalmente devotos pero que pensaron que la religión fue una cosa buena e importante para la sociedad – y quienes no eran difíciles de acercar a las iglesias Cristianas. Por otro lado, las personas contemporáneas tienen las mismas intuiciones Dios y el pecado y los anhelos espirituales por amor, significado y gracia que tuvieron sus ancestros. Las personas escucharán el mismo mensaje y algunos dirán “Estás loco” (Hechos 26:24) mientras que otros se les cortará el corazón y preguntarán “¿Qué vamos a hacer?” (Hechos 2:37).

Imagen de Kim Seng bajo licencia Creative Commons

Si te ha sido útil esta entrada, compártela

Publicaciones relacionadas

Rompe el hielo, sé el primero en comentar esta entrada

veinte + 18 =