Avivamiento Cap 11 – M. Lloyd-Jones

 

AVIVAMIENTO

Ver todos los capítulos de la serie 

Fuente: Blog de Mario López

Martyn Lloyd Jones.  Libro. Revival. Avivamiento

Traducción: Mario Lopez

Capitulo 11

Los efectos de los avivamientos

Hechos 2:12-13. Y estaban todos atónitos y perplejos, diciéndose unos a otros: ¿Qué quiere decir esto? Mas otros, burlándose, decían: Están llenos de mosto.

En nuestra consideración del avivamiento hasta el momento, hemos visto como lo vemos descrito en las Escrituras. Hemos pasado revista a su naturaleza en general y hemos considerado su objeto y su propósito. Hemos visto claramente que este es un gran  fenómeno sorprendente, que está diseñado principalmente para revivir la Iglesia, y en segundo lugar, para llamar la atención del mundo exterior, para que los hombres y las mujeres puedan ser llevados y traídos a la salvación. Es una especie de señal que Dios da de esta manera con el fin de confirmar su obra en la Iglesia, y para establecer su pueblo, y edificarlos y animarlos, y al mismo tiempo, como digo, se desborda con potente bendiciones a los que están fuera.

Ahora bien, después de haberse descrito de esa manera, y después de haber visto sus elementos principales y las características, y sobre todo después de haber examinado su objeto y su fin, me parece que el siguiente paso lógico es hacer esta pregunta: ¿qué efecto, entonces, tiene, en especial sobre aquellos que están fuera? Tiene el propósito de permitir que todas las naciones del mundo sepan que ‘la mano de Jehová, que es poderosa, como lo vimos ahí en el libro de Josué. Pero la pregunta que surge de inmediato, ¿tiene ese efecto? ¿Estamos todos  convencidos de ello? Y es con el fin de que podamos considerar esa pregunta, de que vamos a considerar esta famosa sección conocida en el segundo capítulo del libro de los Hechos de los Apóstoles. Aquí se da una respuesta a esa pregunta, que es de gran valor para nosotros, y debe ser motivo de preocupación urgente a todos los que están buscando y anhelando, avivamiento. Aquí, en cualquier caso, es una posible reacción. Y nos damos cuenta que no sólo aquí, sino en otros lugares de la biblia.  Al leer la historia de la Iglesia y de avivamientos a través de los siglos, nos encontramos con que este tipo de cosas se repite constantemente. Leemos: “Estaban todos atónitos y perplejos, diciéndose unos a otros: ¿Qué quiere decir esto?’ ¿Qué es esto? ¿Te acuerdas de cómo fue derramado el Espíritu Santo sobre los discípulos y otras personas con ellos, 120 personas, en el aposento alto. Y como resultado de este poderoso derramamiento del Espíritu que vino sobre ellos, comenzaron a hablar en otras lenguas, y, sin duda, hubo muchos otros fenómenos similares también. Todo esto se divulgó, y el pueblo se reunió de todas partes, observando y oyendo esto, dijeron:  “¿Qué quiere decir esto?” Estaban sorprendidos, algunos dudaron, y otros burlándose, decían: “Están llenos de vino nuevo”: están borrachos. Ahora, usted puede ver, es una reacción por parte de ciertas personas sobre este fenómeno poderoso que tiene lugar cuando Dios derrama su Espíritu.

Esta es una reacción que se debe, como se nos dice aquí tan claramente en el contexto, a ciertos fenómenos que a veces puede acompañar los avivamientos. No hay duda en absoluto, sino que era el hablar en lenguas, y de los otros fenómenos que acompañaron el derramamiento del Espíritu Santo el día de Pentecostés, que dio lugar a esta reacción. Eso fue lo que atrajo y causo que algunas personas dudaran,   y sorprendidas,   algunos se burlaron, y dijeron que esto era sólo debido al hecho de que estos hombres estaban llenos de mosto. Bueno, ahora, en la historia de los avivamientos se encuentra, prácticamente sin excepción, el mismo tipo de reacción. Hay personas que desaprueban toda noción de avivamiento.  Hay gente así dentro de la Iglesia Cristiana, así como las personas que están afuera. Así que, me parece, que es muy importante que debemos hacer frente a esta cuestión de los fenómenos.

Ahora bien, esto se pueden dividir en varios grupos. En primer lugar, hay la tendencia, sin duda, en la mayoría de avivamientos, a un elemento emocional. No creo que haya habido nunca un avivamiento sin que esté presente. Algunas personas  han sido movidas muy profundamente y completamente, y, a veces,  otros se comportan de una manera muy excitable durante los periodos de avivamientos.  Eso es un hecho que estoy poniendo ante ustedes. Me ocuparé de las posibles explicaciones de esto, pero en este momento simplemente estoy recogiendo los hechos. Pero hay otros fenómenos también. Y son estos otros que han sido por lo general el blanco de la mayoría de las criticas.  Cuando digo fenómenos, me refiero a las cosas que pasan más allá del hecho de que gran número de personas son despertadas y convertidas, y un gran número de miembros de la Iglesia son despertados y entusiasmados.  Los fenómenos de los que me refiero son  adición a eso. Y esta cuestión de los fenómenos adicionales es muy importante y, de hecho,  muy fascinante.

Quiero dejar esto claro. Estos fenómenos no siempre se manifiestan en los avivamientos. Tomemos, por ejemplo, un hecho muy interesante sobre el avivamiento de hace cien años. Yo les he recordado en varias ocasiones que este avivamiento se experimento en los Estados Unidos de América, en Irlanda del Norte, en Gales, en Escocia, y en cierta medida en otros países. Ahora bien, es interesante observar que estos fenómenos adicionales que vamos a considerar eran muy poco en evidencia en los Estados Unidos, o en Gales, y eran casi inexistentes en Escocia, pero fueron muy evidentes  y muy llamativos en Irlanda del Norte. Ahora eso en sí mismo es un hecho interesante, antes de que vayamos más lejos, ya que establece el punto de que estos fenómenos no son esenciales  a los  avivamientos. Debemos tener eso en nuestras mentes. Usted puede tener un avivamiento sin estos fenómenos, y sin embargo, es cierto decir que, en general, tienden a estar presentes cuando hay avivamiento, aunque la magnitud de su presencia puede variar enormemente de un distrito a otro y de en cada país.

Entonces, ¿qué son estos fenómenos a los que me refiero? Me parece que la mejor manera de clasificarlos es ponerlos en dos apartados. En primer lugar, hay ciertos fenómenos físicos. Bajo la influencia de este gran poder, la gente puede, literalmente, caer al suelo bajo la convicción de pecado, o incluso desmayarse, y permanecer en un estado de inconsciencia, tal vez por un tiempo considerable. Ahora en el avivamiento en 1859 en Irlanda del Norte, se refirieron a esto como siendo “golpeado”, porque era exactamente como si una persona había sido literalmente golpeado   en la cabeza, con el resultado de que cayeran al suelo en un estado completo de inconsciencia.  Esto ha sucedido con frecuencia en los avivamientos en otros lugares y en diferentes siglos. Luego están las personas que parecen entrar en trances. Ellos pueden sentarse o puedan estar de pie, y  están mirando en la distancia, obviamente viendo algo, y sin embargo son completamente inconscientes  de su entorno. No parecen ser capaces de escuchar nada, ni ver nada de lo que pueda estar sucediendo alrededor de ellos. Evidentemente ellos están viendo algo con un ojo espiritual, que no es visible para los demás, y un estado de trance es la única manera en que podemos describirlo. Así que estos son algunos de los fenómenos físicos. Hay otros, pero no hay  propósito en dar una completa  lista detallada. Hay todo un conjunto de fenómenos que pertenecen, por lo tanto, al ámbito de la física, y que a menudo han sido considerados como tales, e incluso han sido tratados médicamente como fenómenos puramente físicos. Y, como digo, estas cosas eran una característica muy importante del avivamiento en Irlanda del Norte en 1859.

Pero, además de estos fenómenos físicos, también hay ciertos fenómenos mentales que no atacan tanto al cuerpo, como claramente afectan la mente. A veces, por ejemplo, el más extraordinario don de la palabra se le da a la gente durante el avivamiento. Personas que, si alguna vez tomaron parte en la oración en la iglesia, eran  muy vacilantes, de repente comienzan a orar con una elocuencia increíble, con una extraordinaria riqueza de lenguaje que ellos nunca antes fueron capaces. Hay muchos ejemplos de esto. Una vez conocí a un hombre que recordaba muy bien el avivamiento de 1904 y 1905 en Gales, y él me dijo lo que le pasó a su propio ministro. Habían tenido a este hombre como ministro en su iglesia por un número de años, era un hombre capaz siempre predicaba lo que llamarían un buen sermón, pero él siempre estaba pausando y vacilando. Tosía mucho, y era un orador pobre en todos los sentidos, aparte de su contenido. Este, pues, asistió a una reunión del Presbiterio un día, algo que él había hecho en ocasiones similares muchas veces. En este presbiterio en particular otros ministros estaban dando reportes de los eventos que estaban aconteciendo en sus iglesias durante el avivamiento.  Este hombre escuchó y volvió a su propia iglesia completamente transformado como predicador. Entró en su púlpito el domingo próximo, y  en realidad apenas podían creer que era el mismo hombre. Todas las dudas se habían ido, todo el impedimento había desaparecido. Habló con  libertad, con autoridad, y con una potencia como nunca habían conocido de él antes .

Ahora el suyo era un caso aislado, ese tipo de cosas, el don de la palabra a veces se da en la oración o en la conversación, o en la descripción. No sólo eso, hay muy a menudo dado un don de la profecía.  Quiero decir con esto, literalmente, la capacidad de predecir el futuro. Debemos afrontar estas cosas porque, me parece, que estamos en grave peligro, con todo nuestro aprendizaje y el conocimiento, de apagar el Espíritu. Estoy poniendo los hechos ante usted.  Usted encontrará este fenómeno de la profecía, esta capacidad de predecir el futuro, muy presentes con frecuencia.  Toma muchas formas. Conocí a un hombre cuyo ministro había tenido este don, de nuevo, en el avivamiento de 1904 y 1905. Desapareció por completo después, pero mientras duró el avivamiento se le dijo de antemano de algo que iba a suceder en su Iglesia, no una vez, pero mañana por  mañana. Él era despertado  de su sueño a las dos y media de la mañana , y le era dada información directa y exacta de algo que iba a suceder durante ese día, y pasaba. Esa es otra parte de este fenómeno mental.

Una vez más, encontramos el conocimiento dado a la gente, lo cual es bastante inexplicable. Hubo casos en Irlanda del Norte, por ejemplo, de personas que no sabían leer y no podía escribir, gente que nunca había sido capaz de leer la Biblia. Pero, de pronto, aunque todavía no sabía leer, se les dio la habilidad de encontrar lugares en la Biblia y dar a conocer el contenido. Hay un sinfín de ejemplos a lo largo de esta línea en particular.  Habilidades se han dado- el don de la discernimiento, el don de entendimiento, el don de la planificación. Aquí, en esta esfera de lo mental, poderes bastante sorprendentes sin duda han sido dadas a las personas por un período temporal.

Estos son entonces,  los principales fenómenos a los que  estoy dirigiendo su atención, lo físico y lo mental. Estas cosas ocurren o pueden ocurrir, durante un período de avivamiento. Y aquí está la pregunta que nos confronta. ¿Qué es esto? ¿Cómo se explica eso? Ahora es por esto mismo que lo estoy poniendo en el contexto de Hechos 2. Lo prometido  pasó, el ??Espíritu Santo fue derramado, y los resultados siguieron,  aquí estaban estas personas en Jerusalén reuniéndose y preguntándose lo que todo esto significaba. Y unos decían: ‘¿Por qué haces esa pregunta? La cosa es perfectamente obvio. Estos hombres están llenos de mosto, están borrachos”.  La gente ha seguido adoptando esa actitud a lo largo de los siglos. Varias explicaciones fueron propuestas hace cien años, como siempre lo han sido, en todas las épocas de avivamiento, y que todavía se están produciendo hoy en día. Y es por eso que estoy llamando la atención a todo esto. Hay gente, que rechazan y denuncian, toda la noción de avivamiento debido a estos fenómenos, y por lo tanto cuando se les exhorta a orar por un avivamiento que dicen, ‘Por supuesto que no. No queremos ese tipo de cosas. No estamos interesados ??en ese tipo de experiencia’. Y, de este modo, sin darse cuenta,  a menudo son culpables de apagar el Espíritu.

Por lo tanto, echemos un vistazo a algunas de las explicaciones que se ponen delante, y sobre todo hoy. Y puedo añadir que estoy especialmente preocupado por esto, porque, como usted sabe, existe un gran interés en este tema en la actualidad, y no conozco nada que sea una respuesta tan completa a algunos de estos psicólogos modernos que explicarían la conversión, y todo lo demás, a lo largo de estas líneas físicas. Déjame mostrarte lo que quiero decir. Hay algunos que sugieren que todo esto es sólo una forma de lo que ahora se llama ‘lavado de cerebro’. Comparan esto con una técnica que se están empleando en la actualidad por los comunistas, o lo comparan con lo que se aplicó tan obviamente por un hombre como Hitler en la Alemania de preguerra, y durante la guerra en ese país. ‘¿Qué es esto?’ La gente se pregunta, y añade: “La respuesta es bastante obvia. Lo que está sucediendo aquí es que las mentes de estas personas están siendo bombardeadas. Poco a poco se van desgastando.  Se les junta  en multitudes,   y se mantienen en celdas y se les priva del sueño,  y la alimentación insuficiente. Todo se hace para romper a estas personas, y su resistencia . Ellos les les hablan y les gritan y siguen bombardeando  sus mentes. Y luego, cuando los han llevado al borde del colapso, lo hacen todavía más y con una mayor intensidad de  presión, y la gente finalmente se derrumba.   Y luego, en el estado de colapso, es la cosa más sencilla del mundo para adoctrinarlos. Usted puede meter su propia enseñanza en sus mentes, y ellos la van a creer y aceptarla, se convertirán en devotos de ella, y ellos salen y tratan de convertir a otros a su vez’.

Ahora bien, ¿qué pasa con esta explicación? Seamos claros en esto. Ese tipo de cosas, por supuesto, se puede hacer, y se está haciendo. No hay duda alguna de que eso es precisamente lo que hizo Hitler. No hay duda de que eso es exactamente lo que otros regímenes están haciendo en la actualidad. Por medio de una técnica determinada, así pueden vencer la resistencia de las mentes de las personas y de meter sus propias doctrinas en ellas. Y ahora,  la sugerencia de que se pone delante, es que lo que sucede durante estos períodos de avivamiento es exactamente lo mismo.

Entonces, ¿cómo podemos hacer frente a esto? Quiero dejar una cosa muy clara y sencilla. Me preocupa  tratar sólo con el tema de avivamiento. No estoy preocupado con campañas de evangelización. Es muy importante que debemos llegar a esa distinción. Y por esta razón, que en las campañas evangelisticas se utilizan las técnicas, y se utilizan deliberadamente, pero no en los avivamientos. Ahora, yo quiero subrayar y destacar esa diferencia. Me preocupa sólo el tema del avivamiento en donde no se utilizan técnicas en absoluto. Mi argumento hace referencia a nada más que eso. No me preocupa en este momento,  hacer frente a lo que ocurre en las  grandes campañas.

Así, lo pongo de esta manera. Esta sugerencia, en relación con el lavado de cerebro, para darle su término general, falla por completo en materia de avivamientos, ya que no explica por completo el principio de los avivamientos.  Tomemos, por ejemplo, lo que sucedió en Irlanda del Norte. Sucedió en el caso de un solo hombre, para empezar. Fue exactamente lo mismo en los Estados Unidos, todo comenzó en un solo hombre. No hubo bombardeo en la mente de este hombre, ninguno en absoluto. No se empleó la técnica,  era sólo un hombre, quien cayó bajo la convicción de pecado y se convirtió, y luego comenzó a sentir un impulso que debía decirle a otros acerca de esto. No hubo grandes multitudes. No hubo técnicas especiales, ninguna en absoluto. Eso es lo sorprendente de la historia, que se trataba de un hombre, y luego otras dos personas se unieron a él, orando juntos durante meses. Sólo tres hombres en una reunión de oración. Y así sucesivamente se hizo por meses,  y poco a poco los demás empezaron a venir.  Ahora esta sugerencia, este intento de explicación de los bombardeos de la mente falla por completo en explicar el comienzo y el origen de un avivamiento.

Otra cosa que no explica es porque sucede en varios países en exactamente el mismo tiempo. Ese no era el caso sólo hace cien años, era cierto hace doscientos años. Cuando ese gran avivamiento aconteció bajo Jonathan Edwards en los estados de Nueva Inglaterra, sucedió en Inglaterra también, en Gales, en Escocia, y en otros países. No explica eso en absoluto. ¿Por qué deben suceder todas estas cosas al mismo tiempo en diferentes lugares, donde no había contacto y ningún conocimiento de lo que estaba sucediendo? El hecho se queda sin una explicación.

Y aquí esta otro argumento.  Muchas y muchas veces  los hombres han tratado de producir un avivamiento. Han leído los relatos de avivamientos  y luego dicen: ‘Ah, ahora, vemos que esto es lo que sucedió, que un hombre se puso a orar y otros se unieron a él. O tal vez un grupo comenzó a orar  toda una noche y después irrumpió el avivamiento.  Ahora,’  siguen, ‘tenemos que hacer esto’.  Así que han hecho las mismas cosas que se han hecho durante un avivamiento. Han repetido hasta el más mínimo detalle. Una vez más, es posible que hayan leído el libro de Finney sobre avivamiento, sus conferencias sobre este tema, y  han puesto en práctica todo lo que Finney les dice que hagan.  Finney promete que si las hacen experimentarán un avivamiento por lo que han hecho de todo, pero no ha habido nada.  Han hecho todo lo posible con todas sus técnicas y métodos, pero no ha habido un avivamiento. Pueden haber tenido una serie de conversiones individuales, pero no ha habido un avivamiento. Y así vemos que esta explicación de lavado de cerebro falla completamente en ese punto también.

Y, por último, falla por completo para explicar estos fenómenos mentales interesantes y curiosos a las que he estado dirigiendo nuestra atención. Simplemente no comienza a explicar a todos. Explica cómo se puede adoctrinar a un hombre. Explica cómo se puede llevar a un hombre a una decisión. Explica cómo se puede influir en la mente de los hombres. Ah, sí, pero estamos preocupados por estos fenómenos inexplicables mentales, estas profecías asombrosas, esta increíble capacidad que se  da y las otras maravillas. Y esta explicación ofrecida ni siquiera comienza a explicar estos fenómenos que se dan en el marco de los avivamientos.

La segunda explicación que comúnmente se utiliza es que esto no es más que un caso de histeria colectiva, ‘¿Qué está pasando aquí, por supuesto’, dicen, ‘es que estas personas simplemente se han vuelto histéricas. ¿Sabes lo que es que una persona sea histérica? Bueno, a veces eso se convierte en una especie de epidemia y  números grandes de personas se vuelven histéricos al mismo tiempo.” ¿Qué pasa con esta explicación? En primer lugar, debo decir que, una vez más, que  completamente no explica el origen y el principio. No hubo evidencia de la histeria en absoluto en ese primer hombre, y el primer grupo de hombres, en Irlanda del Norte, ninguno en absoluto. No hubo fenómenos en todo lo que paso, y lo mismo en Estados Unidos y en Gales. ¿Por qué debe empezar de forma repentina? No hay una explicación. ¿Por que se extiende? Una vez más, no hay ninguna explicación. Se puede poner delante de usted, como una segunda respuesta a esta acusación, una serie de puntos que fueron presentados por el doctor Carson, que vivió en Irlanda del Norte hace cien años. Él era, obviamente, un médico cristiano muy sabio y prudente, que estaba en medio de todos los fenómenos, y que los recogió con cuidado, y los analizó, y trajo a su mente para investigarlos.  Ahora, señaló que había cinco puntos que le parecían ser más que adecuados y estoy totalmente de acuerdo con él, para excluir el diagnóstico de histeria. Y aquí están. Parcialmente son médicos,  pero creo que usted debe estar interesado en ellos.

En primer lugar, es casi un síntoma invariable de la histeria que la gente es consciente de una bola en la garganta. Sienten que se están ahogando, que hay un bulto allí y se van a ahogar.  Es casi invariable en la histeria. No hubo evidencia de eso en absoluto en Irlanda del Norte hace cien años.

En segundo lugar, es una característica de la histeria que la gente  ríe y llora casi al mismo tiempo, o cambia rápidamente de uno a otro. Risa incontrolable, después llanto incontrolable. A veces son casi mezclados entre sí, o pueden seguir en rápida sucesión. No había nada de eso en absoluto en el análisis del Dr. Carson.

En tercer lugar, en la histeria  casi siempre hay movimientos convulsivos de las extremidades.  Él no vio un solo caso de movimientos convulsivos durante el avivamiento.

En cuarto lugar, es  un hecho médico estricto, que la histeria se limita casi exclusivamente al sexo femenino. Todas las autoridades médicas que quiera consultar estarán de acuerdo con eso. Considerando que, por supuesto, en Irlanda del Norte y en otros lugares donde aparecieron estos fenómenos,  se encontraron con la misma frecuencia entre los hombres.

En quinto lugar, el da un buen punto de que incluso en las mujeres donde  la histeria se produce, generalmente es un cierto tipo de mujer, cuya salud es débil y frágil. La histeria es prácticamente confinada a esas mujeres, y no es cierto de todas las mujeres. Y una vez más, la respuesta es que en Irlanda del Norte  afectó a todas las clases de hombres, mujeres, jóvenes- fuertes y resistentes.

Todo estos cinco puntos del Dr. Carson son suficientes  me parece para excluir para siempre la noción de histeria colectiva. Pero además de esta prueba médica, me gustaría añadir que mi tercer punto el carácter de los hombres que han observado estos fenómenos sería, yo habría pensado,  suficientes para excluir el diagnóstico de histeria. Si alguna vez hubo un hombre frío, racional, e intelectual, era el gran Jonathan Edwards. Observó estos fenómenos hace doscientos años, y él creía que eran de Dios. Jonathan Edwards no era el tipo de hombre que era probable  dejarse engañar por la histeria, exactamente lo contrario. Lo mismo se puede decir de otros, como Archibald Alexander, los cuales han relatado eventos similares.  Y lo mismo puede decirse de los hombres como el Dr. Carson y otros en 1859. No sólo la gente a quien y en quien los fenómenos sucedieron, también la gente que los describieron y los relataron son suficientes para poner esa noción de histeria colectiva a un lado.

Y por último, mi cuarto argumento es el siguiente: los resultados que siguieron. La histeria es completamente inútil, es agotadora. Hay algo casi desagradable al respecto. Es un desperdicio de energía y no conduce a ningún resultado con propósito o beneficioso en absoluto. Es algo de lo que uno debe sentir vergüenza, en todos los aspectos, y eso incluye  sus resultados. Mientras que yo ya le he recordado los resultados sorprendentes y asombrosos que han seguido invariablemente en los casos de avivamiento.

La tercera explicación de los fenómenos en el avivamiento es la explicación psíquica. Esa primera, me parece, no tiene caso en absoluto, y es lo mismo con la histeria. Pero la explicación psíquica yo consideraría como mucho más grave, sin embargo, los psicólogos modernos casi nunca la mencionan. Es interesante, en sí misma, lo superficial que es el intento de diagnóstico. Por psíquico me refiero a cosas como la telepatía. Me refiero a fenómenos extraños que no entendemos pero que sabemos que son verdad: transmisión del pensamiento, transferencia de la mente.  Estoy pensando en cosas como el mesmerismo y el hipnotismo. Estos son fenómenos que no podemos disputar, pero que encontramos muy difícil de explicar. La capacidad de la mente para influir en la mente y hay personas que nacen con un don de ser capaz de leer la mente de otras personas. Tomemos, por ejemplo, un hombre como el difunto profesor Gilbert Murray, que era un típico intelectual, no un cristiano, sino un humanista clásico. Ahora el profesor Gilbert Murray tenía el poder de leer la mente de otras personas. A menudo se probó. Él podía estar en una habitación y las otras personas  en otra y podía decirles lo que estaban pensando. Estoy seguro de que usted ha leído sobre este tipo de cosas, estos fenómenos extrasensoriales, como se les llama. Hay estos experimentos con el tiempo, y fenómenos en el nivel de lo psíquico, que no se puede explicar. Ahora bien, hay quien dice que esto es totalmente lo que ocurre en un momento de avivamiento. Pero aquí mi respuesta sería en forma de pregunta.  ¿Por qué debe comenzar repentinamente en personas que no habían dado pruebas de tener estos poderes antes? ¿Por qué debería empezar de repente? ¿Por qué es tan común? ¿Por qué iba a pasar con masas de personas al mismo tiempo? ¿Por qué debería empezar pronto, como siempre lo hace en un avivamiento? Y, de nuevo, tienen que enfrentar el hecho de los resultados espirituales que invariablemente siguen a un período de avivamiento.

La cuarta explicación que se planteó es que todo esto es obra del Diablo. Eso es lo que los católicos romanos dijeron del avivamiento en Irlanda del Norte hace cien años. Eso es lo que los unitarios dijeron.  Eso es lo que muchas personas en la Iglesia que eran prácticamente nada más que  unitarios dijeron también. Y eso es lo que dicen muchas personas. Dicen que esto es todo el trabajo del diablo. Pero hay dificultades insuperables para esta teoría. Y aquí están algunas de ellas. ¿Por qué el diablo de repente empieza a hacer este tipo de cosas? ¿Qué objeto concebible puede haber en lo que hace? Aquí está la Iglesia en un período de sequedad y   sequía y de aridez, ¿por qué el diablo de repente hace algo que llama la atención a la religión cristiana y al Señor Jesucristo? Permítanme decirlo claramente poniéndolo en una segunda manera. Los mismos resultados de los avivamientos, yo habría pensado, excluye por completo la posibilidad de que esto sea la acción del diablo.  El principal resultado de los avivamientos es  lo que constantemente les he recordado, es que miles de personas se convierten al Señor Jesucristo, y se convierten en  verdaderos creyentes. Las Iglesias son muy pequeñas y hay que construir otras más grandes.  Hombres y mujeres se agolpan y se ofrecen para el ministerio, y el evangelio se propaga de la manera más sorprendente. ¿Puede el diablo probablemente hacer algo que lleva a eso? Escuchemos la propia respuesta de nuestro Señor a la acusación particular, en Lucas 11, versículos 15 al 18. Nuestro Señor, una tarde, echar fuera un demonio mudo:

Lucas 11:14-18 Estaba Jesús echando fuera un demonio, que era mudo; y aconteció que salido el demonio, el mudo habló; y la gente se maravilló. Pero algunos de ellos decían: Por Beelzebú, príncipe de los demonios, echa fuera los demonios. Otros, para tentarle, le pedían señal del cielo. Mas él, conociendo los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado; y una casa dividida contra sí misma, cae. Y si también Satanás está dividido contra sí mismo, ¿cómo permanecerá su reino? ya que decís que por Beelzebú echo yo fuera los demonios.

Esa es la respuesta final. Si este es el trabajo del diablo, bueno, entonces el diablo es un tonto.  Él está dividiendo a su propio reino,  cada vez está extendiendo  el reino de Dios y de Cristo, él está trayendo gente a la salvación, asi que está trabajando en contra de sí mismo. Pero el Diablo no es un tonto. Tiene increíble sabiduría y sutileza y habilidad. No hay nada que sea tan ridículo como la sugerencia de que esta es la obra del diablo. Y Juan, en su primera epístola, capítulo 4, versículos 2 y 3, dice: ” En esto conoced el Espíritu de Dios’. Si usted tiene alguna duda acerca de que  espíritu es- ‘Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios: y éste es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que ha de venir’. Un espíritu que lleva a los hombres y a las mujeres a que confiesen que Jesús es el Cristo, no puede ser el espíritu del diablo,  es el Espíritu del Dios vivo.

Asi entonces, hemos echado un vistazo a toda prisa a estas falsas explicaciones. ¿Cuál es la verdadera explicación? Todo está delante de nosotros, ¿no es así?

Y estaban todos atónitos y perplejos, diciéndose unos a otros: ¿Qué quiere decir esto? Mas otros, burlándose, decían: Están llenos de mosto. Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras.

Luego  saca lo negativo. Porque éstos no están ebrios, como vosotros suponéis, puesto que es la hora tercera del día. (Hechos 2:12-15) Él se ocupa en primer lugar con las falsas explicaciones y les ridiculiza. Él muestra cuán completamente imposible que son. Y luego se procede a la verdadera explicación- ‘esto es lo que fue dicho por el profeta Joel’. Y continúa citando la profecía de Joel. Entonces, ¿cuál es la verdadera explicación? Lo primero que debemos hacer es tener en cuenta que incluso los ministros santos de Dios han estado en desacuerdo entre sí acerca de la explicación de los fenómenos. El Rvdo. JH Moore, el hombre en cuya parroquia comenzó el avivamiento en Irlanda del Norte hace cien años, no le gustaba el fenómeno, él no los aprobaba, y no había prácticamente ninguna de ellas en esa parroquia de Connor. Pero hubo otros que no tomaron la misma opinión. Y siempre ha habido diferencias de opinión. Jonathan Edwards los defendió. Él cree que en lo principal eran del Espíritu de Dios. Había un hombre llamado John Berridge, que predicó en el Este de Anglia hace doscientos años, que incluso los promovió. Él creía que eran un signo notable del Espíritu de Dios. Wesley y Whitefield, por otro lado, no estaban muy seguros acerca de ellos. Digo esto para que podamos ver que esto no es un asunto sencillo, y que nos corresponde a todos a acercarnos a ellos con precaución y, sobre todo, con reverencia y con temor, no sea que podamos hacer afirmaciones absurdas que vamos a lamentar más adelante, y llegar a ser culpables de apagar el Espíritu.

¿Cómo nos acercamos a esto? Bueno, vamos a abordarlo desde la Escritura, porque, por supuesto, la Escritura tiene mucho que decir acerca de esto. Veamos primero en el Antiguo Testamento,  leamos que hay acerca de los profetas. ¿Cómo estos hombres reciben sus mensajes, y cómo los entregaban? Los registros nos dicen que ellos estaban en el Espíritu, o un espíritu vino sobre ellos. Se encontraban en un estado de éxtasis. Estaban a veces en un estado de trance,  estaban en un estado de ánimo exaltado. Lee las historias sobre el rey Saúl, por ejemplo, cómo el don vino sobre él, y la gente hizo una pregunta que se convirtió en un dicho común: “¿También Saúl entre los profetas?” (1 Sam 10:11). Un espíritu de profecía. Es perfectamente claro ahí.  De hecho, hay otro hecho que generalmente se pone en relación con esto, que a veces este espíritu podría ser alentado por la  música. ¿Cómo se ha presentado esta profecía? Pedro nos dice: “Ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada,  sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados [llevados por] el Espíritu Santo” (2 Ped. 1:20-21). ¿Cómo llegó la profecía? ¿Cómo surgió esta inspiración divina y llegó  a ese hombre? Tengan cuidado, queridos amigos, porque puede ser que con su intelectualismo  rechace a los profetas y todo el fenómeno de la profecía como la tenemos en el Antiguo Testamento. Ciertamente fueron agarrados por Dios.  Ellos sabían algo acerca de una condición extática.

Pero eso es el Antiguo Testamento, vamos ahora al Nuevo y mire lo que pasó allí. Mire en Hechos 2 lo que pasó con los mismos apóstoles y los demás discípulos. Algo tan extraordinario sucedió, que a ciertas personas que estaban allí parecían estar borrachos. Ellos dijeron: “Esto no es sino la embriaguez, esto es una locura’. Y esta acusación de locura a menudo se ha adelantado’. Pero luego considere la explicación de estos fenómenos notables del apóstol. Él dice, ‘Esto es lo que fue dicho por el profeta Joel’.  Esto es lo que Joel dijo que iba a suceder. ‘Y acontecerá en los postreros días, dice Dios,  que derramaré de mi Espíritu sobre toda carne”.  El Espíritu se había dado antes, pero no había sido derramado.  Un hombre  aquí, y otro hombre allí-  entonces- ‘yo derramaré”. Va a ser algo abrumador, será algo en masa, por así decirlo. “Yo derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños, y sobre mis siervos y sobre mis siervas derramaré en aquellos días de mi Espíritu, y profetizarán” y esto pasó con muchachitas del molino (¿de nivel pobre? Mi nota. Mario-Traductor.) en Irlanda del Norte. Las niñas pobres que habían sido criadas en la pobreza y la miseria, que eran ignorantes y que no habían tenido prácticamente ninguna educación, de repente comenzaron a profetizar. Ellas mostraron un conocimiento increíble y eran capaces de hablar de una manera inusual. ¿No más bien parece como si el profeta Joel había previsto esto, y profetizó que iba a pasar? Los hombres jóvenes, mujeres jóvenes, visiones, sueños, profecías, ancianos soñando sueños: ‘Eso es lo que está sucediendo’, dijo Pedro. ‘Este es el derramamiento del Espíritu de Dios’.  Y los resultados son exactamente como fueron profetizados.

Pero hay otros hechos. Leemos en Hechos 10:10-12 que el apóstol Pedro estaba sobre un determinado terrado, y  estaba en un trance, y que en este trance que él tuvo una visión en forma como de un lienzo fue enviado desde el cielo lleno  de varias bestias. Una vez más, leemos en Hechos 16 acerca del apóstol Pablo, que quería ir a predicar en Asia, pero el Espíritu se lo prohibió.  Luego quiso ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió. Y entonces tuvo una visión en la noche del hombre de Macedonia, con su grito de ayuda. También leemos en Hechos 22 que dice: “Yo estaba en un trance.” Seamos cuidadosos no sea que, con nuestros amigos científicos, neguemos las Escrituras. Cuando el Espíritu viene sobre un hombre  puede entrar en un trance. Usted  tiene  que leer mas  1 Corintios capítulos 12 a 14 para ver que había todo tipo de fenómenos en la iglesia de Corinto, el Apóstol tuvo que instruirlos y guiarlos y contenerlos y decirles que todo debe hacerse decentemente y con orden. Aquí entonces esta, es el testimonio de la Escritura.

¿Cual es, entonces, nuestro intento de explicación y cuáles son nuestras conclusiones? Permítanme ponerlos en una serie de proposiciones para usted. ¿No parece claro y evidente que de esta manera Dios está llamando la atención sobre sí mismo y su propio trabajo por fenómenos inusuales? No hay nada que atraiga tanta atención como este tipo de cosas, y son usados por Dios en la extensión de su reino para atraer, para llamar la atención de la gente.  Estoy seguro de que es ese elemento. Pero en segundo lugar, no debemos olvidar nunca que el Espíritu Santo afecta a toda la persona. Otras influencias hacen también esto, cualquier estímulo poderoso afecta a toda la persona. ¿Han escuchado las transmisiones de eventos deportivos, o ha asistido a los mismos eventos? ¿No has visto a la gente, bajo la emoción, gritando hasta perder la voz, de pie y agitando cualquier cosa que tenga en la mano? Golpean a la gente, porque no saben lo que están haciendo. Ahora no se mira como extraño, inusual, ni cuando sucede en el deporte, entonces porque  sucede en un avivamiento la gente dice: ‘Ah, esto es todo psicológico’.  ¿No han visto a la gente llorando en masa en los cines   o en los conciertos bajo la influencia de la música? Por supuesto. Usted ve, el hombre es cuerpo, alma y espíritu, y no se puede dividir.  Y todo lo que viene con fuerza a cualquier parte del hombre puede afectar a las otras partes del hombre.  Todos sabemos lo que es que nuestro cuerpo afecte nuestras mentes. Si usted no se siente bien, si usted es bilioso,  su mente no funciona tan bien. Por otro lado, si algo le pasa a tu mente,  afecta a su cuerpo. Si, de repente, usted está estimulado, todo su cuerpo parece en forma y fuerte y poderoso. Seamos muy cuidadosos de que no violemos la naturaleza y la constitución del hombre. El hombre reacciona como un todo. Y es sólo una locura esperar que él pueda reaccionar en el nivel espiritual y sin afectar el resto, alma y  cuerpo.

Y por eso tenemos que esperar que este tipo de reacción en un período de avivamiento, y debemos esperar que las diferentes personas reaccionen de diferentes maneras. Tenemos una prueba perfecta de esto, por supuesto, en las mismas Escrituras. El mismo Espíritu Santo inspiró a Pablo y Pedro y Juan, y sin embargo, creo que si lees  unos versos para mí, yo te podría decir quién de ellos los escribió. El mismo Espíritu Santo inspiró a los tres. Sí, pero el mensaje llega a nosotros a través de los hombres que se han utilizado, a través de su cerebro, a través de su temperamento, a través de su mentalidad. Eso no se hace desaparecer. Usted puede ver el estilo diferente,  las diferentes representaciones. El mismo Espíritu, pero las manifestaciones son diferentes. Así es en el avivamiento. Y por lo tanto, se ve, y es esperar que los niños en un tiempo de avivamiento reaccionen con más violencia que los adultos. Se puede esperar que cierto tipo de personas reaccionen más violentamente que otros. Así han sido   todos los casos. Asi que todo lo que puede ser probado es que estos fenómenos son indicativos del hecho de que algún estímulo muy potente está en funcionamiento. Algo está pasando,  es tan poderoso que la esfera física está involucrada.

Yo diría, además, que hay que recordar que los fenómenos no son de importancia en sí mismos. Los fenómenos no se deben buscar, no deben de ser promovidos,  no debe de haber jactancia en ellos.  Los fenómenos, si se me permite usar un término moderno, son ‘epifenómenos’, concomitantes, de vez en cuando en el fondo, y no de las importaciones vitales esenciales. Eso explica por qué los fenómenos tienden a desaparecer a medida que el avivamiento continúa. También yo no dudaría en añadir que a veces  son fenómenos en relación con los avivamientos que me parecen que se debe a nada más que un puro quebranto de lo físico. Algunas personas en realidad se vuelven histéricas en los avivamientos. Hay personas que  manifiestan otros fenómenos psíquicos. No hay duda acerca de esto, pero yo no creo que haya ninguna dificultad para explicar eso. El cuerpo es débil, algunos cuerpos son más débiles que otros. Y así, cuando este poder espiritual poderoso viene hay ciertos cuerpos que se descomponen, y estos deben ser ayudados, deben ser tratados de una manera semi-médica, la oración debe de ir acompañada, deben ser pacificados. Así es como los grandes líderes de los avivamientos siempre han tratado con ellos.

Pero recordemos también que cada vez que el Espíritu de Dios está obrando con gran poder, el diablo siempre busca su oportunidad. Si es capaz de desacreditar el trabajo en lo hará. Y él siempre ha tratado de hacerlo. Él ha tratado siempre de ingresar sus falsificaciones,  ha tratado de llevar a la gente a los excesos, y a menudo ha tenido éxito con   individuos particulares. Es por eso que hay tanto en la Biblia acerca de cómo probar y examinar los espíritus.  No debemos dejarnos engañar. Hay pruebas  que se dan, y es nuestro deber siempre emplearlos.

Por lo tanto, llego a la conclusión de que los fenómenos no es lo esencial a los avivamientos,   no son religiosos en sí mismos. Creo que en su origen son esencialmente del Espíritu de Dios, pero siempre debemos tener en cuenta el hecho de que debido a la propia fragilidad de la naturaleza humana, y de nuestros marcos físicos, siempre se tendrá la tendencia a una mezcla, en parte, en lo físico, en parte, a  lo psíquico, y en parte como resultado de la actividad del Diablo. Pero no hay nada más tonto o más ridículo que rechazar  la totalidad de ellos a causa de una parte muy, muy pequeña. Si usted comienza a hacer eso, tendrá que rechazar la totalidad del Nuevo Testamento, porque aquí se nos dice que las otras fuerzas están siempre tratando de interferir, y debemos ser conscientes de la existencia de lo verdadero y lo falso, entenderlo, y rechazar lo falso.  El Nuevo Testamento nos enseña a esperar esto, y  estar en guardia contra lo falso y lo espurio.

Así, pues, acabamos diciendo que estos fenómenos pueden aparecer en un avivamiento, que, como el apóstol Pedro dice, es el resultado de un derramamiento del Espíritu de Dios. Pero no debemos buscar fenómenos y experiencias extrañas. Lo que hay que buscar es la manifestación de la gloria de Dios y de su poder y su fuerza. Lo que hay que buscar es el avivamiento. Y cuando eso venga será tan increíble que cosas extrañas e inusuales pueden ocurrir, pero siempre sabremos que Dios se está moviendo entre nosotros, y estaremos preparados para identificar y restringir lo falso, lo espurio, y de hecho todo lo que pertenece al espíritu maligno. Cualquier persona que trata de producir los fenómenos es un instrumento del diablo, y está poniéndose  en la posición de lo psíquico y lo psicológico. No, no hay que concentrarse en estas cosas.  Debemos dejar que Dios, en su sabiduría soberana, decida si concede estas ocasionales concomitancias.  No debería haber ninguna dificultad en distinguir entre la obra del Espíritu, y el trabajo de los hombres fanáticos, el trabajo de estas fuerzas invisibles y poderes, o la obra del mismo diablo.

Así que por lo tanto, tengamos cuidado para que no  apaguemos el Espíritu, fijemos nuestros ojos  en la gloria de Dios, y el derramamiento de su Espíritu Santo sobre nosotros.

Imagen bajo Creative Commons de Felipe Molina Dorlhiac

 

Si te ha sido útil esta entrada, compártela

Publicaciones relacionadas

Rompe el hielo, sé el primero en comentar esta entrada

18 − 14 =