Santiago 2: 14-26 – David F. Burt

Os compartimos el cuarto estudio de Santiago que dio David Burt en el Campamento de este año (2014) en la Granja.

14 ¿De qué sirve, hermanos míos, que alguien diga que tiene fe, si no tiene obras? ¿Acaso puede tal fe° salvarlo?

15 Y si un hermano o una hermana andan desabrigados y carecen del sustento diario,

16 y alguno de vosotros les dijera: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dierais las cosas necesarias para el cuerpo, ¿de qué sirve?

17 Así también la fe, si no tiene obras, está muerta en sí misma.

18 Más aun, alguien dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras: muéstrame tu fe sin las obras, y yo te mostraré la fe por mis obras.

19 ¿Tú crees que Dios es uno?° Bien haces: los demonios también lo creen… ¡y tiemblan!

20 Pero, ¿quieres saber, oh hombre vano, que la fe sin obras es estéril?°

21 ¿No fue justificado por las obras nuestro padre Abraham, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar?

22 Ya ves que la fe actuaba juntamente con sus obras, y la fe fue perfeccionada por las obras.°

23 Y se cumplió la Escritura que dice: Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia,° y fue llamado amigo de Dios.

24 Veis que el hombre es justificado por obras, y no sólo por fe.

25 Y asimismo también la ramera Rahab, ¿no fue justificada por obras cuando hospedó a los mensajeros y los envió por otro camino?

26 Porque así como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.

Santiago 2: 14-26 (Biblia Textual)

Anteriores de la serie: Serie Santiago

Fuente: Escuela de la Fe

Imagen bajo licencia Creative Commons de Oriana Eliçabe

Si te ha sido útil esta entrada, compártela

Publicaciones relacionadas

Rompe el hielo, sé el primero en comentar esta entrada

dieciocho + dos =