Avivamiento Cap 9 – M. Lloyd-Jones

 

AVIVAMIENTO

Ver todos los capítulos de la serie 

Fuente: Blog de Mario López

Martyn Lloyd Jones.  Libro. Revival. Avivamiento

Traducción: Mario Lopez

Capitulo 9

Características de Avivamiento

Y habló a los hijos de Israel, diciendo: Cuando mañana preguntaren vuestros hijos a sus padres, y dijeren: ¿Qué significan estas piedras? declararéis a vuestros hijos, diciendo: Israel pasó en seco por este Jordán. Porque Jehová vuestro Dios secó las aguas del Jordán delante de vosotros, hasta que habíais pasado, a la manera que Jehová vuestro Dios lo había hecho en el Mar Rojo, el cual secó delante de nosotros hasta que pasamos; para que todos los pueblos de la tierra conozcan que la mano de Jehová es poderosa; para que temáis a Jehová vuestro Dios todos los días.

Hemos visto algunas de las características generales de un avivamiento un sentido de la majestad de Dios, del pecado personal, de la maravilla de la salvación a través de Jesucristo y el deseo de que los demás lo sepan. Y hemos visto, también, que en una época de avivamiento personas son conscientes de la presidencia del Espíritu Santo sobre todas las cosas y la vida de toda la comunidad.

Ahora debemos proceder a enfatizar ciertos puntos especiales sobre los  avivamientos que me parecen ser de gran importancia. En primer lugar, es característico de los  avivamientos que  gente de todas las clases sociales se ven afectados por ella,  gente de todas las edades,  personas de todos los temperamentos,  personas de toda clase intelectual. Ese es un punto que es muy digno de elaboración, aunque no lo haremos aquí, pero lo enfatizo   por este motivo. He aquí una de las respuestas finales a los que rechazan la conversión evangélica en términos de psicología. No se limita a clases especiales, con el llamado “tipo religioso”.  Una de las cosas más sorprendentes de la historia de los avivamientos es el hecho de que se obtiene una muestra representativa de todos los tipos imaginables y grupos de la sociedad, sin distinción de clase,  edad,  temperamento y todo lo demás: la característica más asombrosa, pero que se encuentra con extraña regularidad en todas las historias.

Y otra característica es que un avivamiento es algo que viene, viene por un tiempo,  y luego pasa. Esto es muy interesante porque pone de relieve que el avivamiento es una acción definitiva de Dios. Viene de repente o poco a poco, llega a un  gran clímax y luego termina, tal vez pronto, tal vez poco a poco. Hay algo discreto. A veces se puede dar  la fecha de su inicio y la fecha en que se terminó, y como digo, es importante porque establece una vez más que el avivamiento es la obra de Dios, y que no es algo que pertenece a las esferas de la  experiencia psicológica. Con esta última, siempre y cuando usted tiene el estímulo y los factores[1], se continúa obteniendo efectos, pero en el avivamiento este no es el caso.

Eso nos lleva al siguiente punto,  los resultados de los avivamientos permanecen.. Hay excepciones. Hay algunos que reinciden.  Sin embargo, la gran característica de los  avivamientos es que los hombres y las mujeres que se convierten por este poder que ha entrado en la vida de la Iglesia, continúan. No es que se presentan adelante como resultado de una apelación y se imaginan que  grandes cosas están sucediendo, y  después sólo el diez por ciento de ellos permanecen, esta es la cifra que se espera, según me han dicho, la mayoría de los evangelistas. Ese no es el caso en  los avivamientos. En un avivamiento lo  excepcional es que la gente  no crezca. Ellos se quedan y permanecen.

Usted encontrará que la literatura confirma esto. He estado recordándome de este punto continuamente.  He estado leyendo la descripción dada por una serie de ministros de hace cien años, y cada uno de ellos confirma este  mismo punto,  que la gente estaba de pie y permaneciendo.  No era algo que sólo duró una noche. Por supuesto que no probaron sus reuniones, no llamaban a la gente a pasar adelante.  También en este caso hay un punto importante de diferencia entre una campaña evangelistica y un avivamiento. En una campaña evangelistica se tiene que rogar a la gente a venir adelante, en un avivamiento, ellos vienen sin pedírselo. Este punto lo elaboro muy bien  un hombre que estuvo en  el avivamiento que ocurrió en el Congo en tiempos recientes.  Él escribió un libro pequeño sobre sus experiencias en  el cual elabora sobre este punto muy elocuentemente. Cito:

‘Había estado predicando durante veinte años en esa zona y suplicando a la gente a decidir por Cristo al final de las reuniones, tratando de persuadirlos a presentarse adelante pero no estaba teniendo éxito.  Pero después  esto se produjo, esto ocurrió y ahora no había necesidad de pedirles que pasaran adelante’.

La dificultad estaba en un sentido en cuanto a los  números que vinieron. Incluso algunos pasaban adelante  cuando todavía estaba predicando, no podían  detenerlos. Eso es algo que se obtiene en un avivamiento. Y el resultado es permanente.

Hay ciertos hechos concretos que se pueden dar. Te voy a dar algunas cifras. He dudado en hacerlo porque las cifras, hasta ahora, se han  convertido  poco realistas, en esta época que se fija tanta importancia para ellas. Las personas no esperan a ver si son verdaderas, están tan ansiosos por proclamarlas inmediatamente. Sin embargo, las cifras son interesantes. Yo no estoy enfatizando que un número paso adelante al final de una reunión, yo te voy a dar cifras de personas que se unieron a la Iglesia cristiana, y que siguen siendo miembros activos y celosos.

Se dice que desde 1730 hasta 1745 en los Estados Unidos, cuando el gran despertar tuvo lugar bajo Jonathan Edwards y los Tennants y otros,  unas 50.000 personas se unieron a las iglesias cristianas. De 1857 a 1859 en el gran avivamiento que se extendió por los Estados Unidos, se calcula que medio millón de personas se unieron a la Iglesia Cristiana. Nótese mi énfasis, se unieron a la Iglesia Cristiana. No fueron admitidos inmediatamente. Fueron probados y examinados, se les instruyó como catecúmenos y  fueron entrenados.  Yo no estoy hablando de decisiones. Nos hemos acostumbrado tanto a eso, pero ellos no hacian ese tipo de cosas en esos días. Deshagámonos  de eso en nuestras mentes. Me refiero a las personas que, después de haber dado tal evidencia clara de su conversión y su regeneración, fueron admitidos totalmente como miembros  de la iglesia cristiana.  Medio millón  hace cien años en los Estados Unidos. 100.000 solo en Ulster  se unieron a las iglesias durante ese tiempo y 50,000 en Gales. Y cuando te acuerdas de las cifras de población se ve la importancia de estos hechos sorprendentes.

También hay que destacar que un gran celo por Dios y por la santidad se manifiesta invariablemente en los miembros de la iglesia y en estos conversos.  Las reuniones están llenas de gente.  La gente está ansiosa por trabajar. Todas las cosas relacionadas   con la Iglesia se les concede   un poderoso estímulo. Usted puede leer, por ejemplo, el libro de Edwin Orr sobre el “Segundo Despertamiento  Evangélico”,  le dará los hechos notables en ese sentido. Le mostrará el número de cosas que salieron de ese avivamiento de hace cien años. No fue una emoción pasajera, sino algo tan profundo  que la gente se consumía con un celo por Dios y por su Nombre y por su causa. Y, además, no sólo se hicieron las iglesias existentes  demasiadas pequeñas, tuvieron que construir un gran número de otras iglesias. Usted ve, cuando hay un avivamiento, comienza como he mostrado, en la Iglesia, y la Iglesia se edifica, mientras que tan a menudo cuando se tienen campañas evangelisticas, las iglesias se quedan exactamente donde estaban. El número de hombres llamados al ministerio también aumentaron enormemente. Esto es algo que, también,  siempre ocurre en un período de avivamiento. Y luego, hablando todavía más en general, en un tiempo de avivamiento, usted encontrará que el tono moral y el nivel moral, no sólo de la Iglesia sino del mundo fuera de la Iglesia, es visiblemente afectada y levantada. Usted puede leer las estadísticas proporcionadas por los poderes públicos con respecto a los juicios en los tribunales de policía y otros tribunales de la embriaguez y otras cosas, y las cifras son simplemente asombrosas. Y también se puede ver cómo las prácticas, las prácticas malvadas que habían caracterizado la vida de un barrio o de una ciudad, de repente desaparecen. Hay un famoso ejemplo de esto. Hubo un gran predicador en el norte de Gales hace unos 150 años con el nombre de Juan Elías.  Él predicó un sermón en una feria famosa, una feria que era bien conocida por su corrupción  el vicio, y su pecado y maldad. Ese hombre con un solo  sermón puso fin a la feria, una vez  para siempre. La mató y nunca fue restablecida.

Ese es el tipo de cosas que usted encuentra que ocurren en un tiempo de avivamiento. Pero usted puede tener grandes campañas evangelisticas y puede pensar de los informes que usted lee que todo el país se ha convertido en religioso. A continuación, se le da las cifras de vicio y el crimen, y se ve que no han sido afectadas en absoluto.  Eso no es cierto en un avivamiento. Incluso las personas que no se convierten son influenciadas y afectadas.  La sobriedad entra en la vida de toda la comunidad y los efectos generales del avivamiento tendrá una duración por un buen número de años después de que el avivamiento ha terminado.

Ahora, hasta este punto hemos estado viendo el fenómeno de avivamiento en general. Pero sí quiero hacer una breve referencia a las variaciones particulares, que tienen lugar en diferentes avivamientos, en diferentes lugares y en diferentes momentos. Si bien todos ellos comparten ciertas características generales, usted encuentra estos más interesantes y, para mí,  variaciones fascinantes. Hay diferencias, por ejemplo, en la forma en que se inicia un avivamiento, como ya he dicho, puede ser súbito o puede ser gradual. Un avivamiento puede venir inesperadamente, o puede ser el caso de que un número de personas se han sentido cargados y se han interesado y han estado orando, tal vez durante meses o incluso años. A veces es sólo un puñado de personas que han estado preocupadas, y cargadas, y Dios responde. ¿Has leído estas historias? Yo ruego que lo haga. Lea los hechos y verás algunos de estos puntos ilustrados.

De nuevo, el avivamiento puede venir en diferentes tipos de reuniones.  A veces, un avivamiento estalla en una reunión de oración, no en una gran reunión llena de gente, pero tal vez en una reunión pequeña de oración, con sólo unas pocas personas. En Irlanda del Norte era realmente tres hombres que se reunían regularmente para orar,  sólo tres hombres. A veces, sólo ha habido dos. No importa. En Nueva York hace cien años era un hombre que oraba solo, durante algún tiempo en aquella famosa reunión de oración del mediodía. Por lo que puede venir en una reunión de oración o puede suceder en un servicio de predicación. Incluso puede suceder cuando un evangelista esta celebrando  una serie de reuniones periódicas. Él pudo haber planeado una campaña evangelistica, pero de repente se convierte en un avivamiento, algo muy diferente. No hay límite a las formas en las que puede comenzar. Jonathan Edwards nos dice que él no tiene ninguna duda en absoluto, en que  la trágica muerte repentina de una persona en esa ciudad de Northampton, en la que ejerció su ministerio, fue probablemente la única cosa que realmente resultó ser el factor que Dios usó. Una calamidad, un extraño suceso, algo que alarma a las personas o les sorprende,  algo que les hace darse cuenta del carácter efímero de la vida en este mundo, estas son las cosas que Dios ha usado a menudo.

Así que puede suceder con un número muy pequeño o puede ocurrir en una gran multitud. Dios no se limita a los números o  cualquier otra cosa. La Biblia está llena de ejemplos de ello. Más grandes actos de Dios se han hecho con números pequeños, con “remanentes”. Pero puede suceder igualmente con una gran multitud. Y es por eso que las personas que tratan de establecer las normas y los reglamentos, pensando  que ya sucedió una vez de esta manera,  va a volver a ocurrir de la misma manera, están mostrando una total falta de comprensión de las leyes del reino espiritual. Hay infinitas variaciones en la forma en que se empieza.

Y luego considere las variaciones en el tipo de hombre que Dios usa en  avivamientos. Este es otro de los temas más fascinantes.  A veces, Dios ha usado  grandes hombres, hombres como Jonathan Edwards, uno de los más grandes filósofos de todos los tiempos, posiblemente el más grande filósofo  que Estados Unidos  ha producido. Todo el mundo está de acuerdo sobre su importancia,  incluso los hombres que no están interesados principalmente en la religión. Es por eso que todavía están reimprimiendo sus obras. El era el hombre a quien Dios usó por encima de todos los demás hace doscientos años en los estados de Nueva Inglaterra. Whitefield, también, por evaluación, fue un gran hombre y un gran orador. John Wesley por cualquier estándar   fue un hombre excepcional, un   organizador  excelente y un intelectual de los mas capaces. Ahora, todos estos hombres del siglo XVIII eran, sin duda,  hombres de notable capacidad, y fueron los hombres que Dios usó para traer este gran avivamiento entre las masas de la gente común.

Pero aquí está lo interesante.  Dios no siempre utiliza hombres así.  Lo hace a veces, y  parece ser la regla general, ya que Lutero, de nuevo, era, naturalmente, muy talentoso, así también Calvino, lo mismo que John Knox y otros. Pero,  no siempre utiliza los hombres de ese calibre.  Cuando se llega a hace cien años atrás se encuentra algo muy diferente. Usted encontrará a Dios ahora, con los hombres simples, ignorantes, desconocidos, los más ordinarios.  Usted encontrará esto en los Estados Unidos y lo encuentras en Ulster. ¿Cuántos de ustedes han oído hablar del  nombre de James McQuilkin? Bueno, él era el hombre que se utilizó en Irlanda del Norte, hace cien años. James McQuilkin era un hombre muy normal, pero Dios echó mano de él y comenzó a usarlo. Era exactamente lo mismo en Gales y el nombre del hombre más utilizado era David Morgan. De hecho, era un ministro del evangelio,  un ministro desconocido muy normal, un hombre sin ningún tipo de dones. Pero Dios se apoderó de ese hombre y lo utilizo  lo hizo como un león durante casi dos años. ¿No es esto algo digno de una cuidadosa contemplación? ¿No deberíamos reflexionar sobre ello? Dios se apodera de lo débil del mundo, y confunde las cosas que son poderosas.  Es una parte del principio. Puede ser un gran hombre, puede ser un hombre normal y ordinario. No importa .

Ahora pensemos sobe el área en el que tiene lugar el avivamiento y la propagación del mismo.  Puede ser muy local y puede permanecer así.  Sin embargo, puede afectar a todo el distrito. Puede involucrar a todo el país, o, como vimos hace unos ciento o doscientos años atrás, varios países al mismo tiempo. Todos estos hechos están llenos de significado, sobre todo cuando se piensa en los ataques de los psicólogos que creen que pueden explicar los fenómenos religiosos en términos de psicología. Tengo la esperanza de hacer frente a esto más adelante.

Pero volvamos ahora a una cuestión controvertida, la cuestión de los llamados “fenómenos” que a veces son evidentes durante un avivamiento. Una vez más, hay una gran variación aquí.  A veces, un avivamiento puede ser de gran alcance y sin embargo, más o menos tranquilo. Puede haber una muy profunda emoción. Grandes números se convierten, pero en silencio.  Pero no siempre es así. En realidad,  más cerca de ser la regla en los avivamientos es  que ciertos fenómenos comienzan a manifestarse, los fenómenos tales como los siguientes: los hombres y las mujeres no sólo están convencidos de pecado, sino que también son condenados por una agonía con respecto al pecado. No es simplemente que vean que ellos son pecadores y que deben creer en el Salvador, sino que también  viene a ellos con tal fuerza abrumadora que incluso se enferman físicamente.  Se encuentran en una agonía literal del alma. ¿Recuerdas la historia de John Bunyan, no? Él dice en su libro  ‘Abundante Gracia’ cómo tuvo esa agonía de condenación por casi dieciocho meses, que en una ocasión incluso sentía envidia de los gansos que estaban pastando en el campo. Deseaba no haber nacido en absoluto. Esta agonía, esta terrible convicción, esto puede acontecer en los avivamientos. La gente está en una agonía de alma y gimiendo. Pueden llorar y llorar y agonizar audiblemente. Pero no siempre, incluso, para en eso. A veces las personas sienten la convicción tan grande y sienten el poder del Espíritu a tal punto que se desmayan y caen al suelo. A veces hay incluso convulsiones, convulsiones físicas. Y a veces la gente parece caer en un estado de inconsciencia, en una especie de trance, y pueden permanecer así durante horas.

Ahora, lo único que quiero hacer  en este momento es  recordarle los hechos. Ellos son variables. Pueden estar presentes, tal vez no, pero por lo general en los avivamientos, esto puede pasar en este sentido. Debemos hacer frente a este punto más adelante, porque se convierte en el punto focal de las críticas que generalmente se dirigen  contra toda la noción de avivamiento.

Así que, ¿’Qué significan estas piedras’? ¿Qué nos están diciendo? Bueno, he estado respondiendo a esa pregunta. Es el tipo de cosa que sucedió en 1859. Es el tipo de cosa que siempre sucede en los avivamientos. Hay características generales, y  hay características variables. Está claro, pues, que lo que tenemos que considerar es este evento excepcional que se produce de vez en cuando en la historia de la Iglesia cristiana.

Pero déjame tomar un paso más allá. Si esos son los hechos,  ¿que es el verdadero carácter o la naturaleza de los hechos? Tenemos que volver a nuestro texto. Estas son personas que un día iban caminando por Gilgal  y  vieron  estas piedras establecidas y dijeron: “¿Qué significan estas piedras?” Y esta es la respuesta que se debe dar: “El Señor vuestro Dios secó las aguas del Jordán delante de vosotros, hasta que habíais pasado, como Jehová tu Dios hizo con el mar rojo, el cual secó delante de nosotros hasta que pasamos.” Los hijos de Israel deben de decir a los solicitantes que éstas piedras están erigidas  ‘para que todos los pueblos de la tierra conozcan que la mano de Jehová,  es fuerte”.

Estas piedras nos recuerdan hechos, hechos milagrosos. Y si eso fuera cierto de esas piedras es igualmente cierto de cada avivamiento que ha tenido lugar. El avivamiento es un milagro. Se trata de un fenómeno excepcional milagroso. Es la mano del Señor, y es poderosa. Un avivamiento en otras palabras, es algo que sólo puede explicarse como la acción directa e intervención de Dios. Era solo El quien podia dividir el Mar Rojo. Era solo Dios quien  podía dividir las aguas del río Jordán.  Estos fueron los milagros. De ahí el recordatorio de la acción de Dios y  de las maravillas de Dios. Los avivamientos pertenecen a esa categoría. Permítanme examinar esto. Estos acontecimientos pertenecen al orden de las cosas que los hombres no pueden producir. Los hombres pueden producir campañas de evangelización, pero no pueden y nunca han producido un avivamiento. Oh, ellos han tratado de hacerlo muchas veces, y todavía están tratando. Por desgracia, Finney ha llevado toda la Iglesia por mal camino en este punto mediante la enseñanza de que si  se hacen ciertas cosas   usted puede tener un avivamiento cuando quiera. La respuesta es un no eterno! Y esa no es mi opinión. Se trata de una realidad. ¿No hemos conocido y observado y visto a hombres que han estado tratando de producir avivamientos.  Se han introducido todos los métodos de Finney,  han leído su libro,  lo conocen de memoria y  han tratado de hacer lo que enseña, han tratado de hacer que las personas confiesen sus pecados, han tratado de hacer que se ajusten,  han hecho todo lo que Finney dijo que se debe hacer, esperando un avivamiento como resultado. Lo han hecho todo y  han traído una gran presión para soportar, pero no ha habido ningún avivamiento. Un avivamiento por definición, es el poderoso acto de Dios y es un acto soberano de Dios. Es lo más independiente.  El hombre no puede hacer nada. Dios, y sólo Dios, lo hace. “Establecer estas piedras.” ¿Por qué? Bueno, es para decir que es la mano del Señor y que es poderosa, es el acto soberano de Dios, aparte de los hombres. Y todos los detalles que acabo de dar,  encajan en esto y lo ilustran.

Pero no sólo pueden los hombres no producir un avivamiento   ni siquiera pueden explicarlo, y una vez más, esto es bien importante. Me gustaría poner esto como parte de la definición. Si usted puede explicar lo que está sucediendo en una iglesia, aparte del acto soberano de Dios, no es avivamiento. Si lo puede explicar de otra manera, no es avivamiento. Esto también  es verdad de los milagros. Si puedes explicar un milagro, ya no es un milagro. Es por eso que es bastante patético ver a la gente cada vez emocionada cuando un hombre  publica un libro con el título  ‘la Biblia es verdad’. El escritor va a demostrarnos que los milagros del Antiguo Testamento han sucedido. Y ¿qué procede a  decir? Bueno, él dice que este tipo de cosas sucede con toda naturalidad y con bastante frecuencia. Hay un ejemplo que voy a mencionar para demostrar mi punto. ¿Te acuerdas de cuando Moisés golpeó la roca y el agua salió a borbollones? -‘Ah’- dice este hombre, “ahora estamos en una posición fabulosa, podemos realmente creer esto.” ¿Por qué motivos? Durante la última guerra, continúa, un gran número de soldados al mando de un sargento estaban trabajando  en un lugar determinado y  los hombres no estaban haciendo el trabajo a satisfacción del sargento. Y él dijo: ‘Dame esa piqueta,’ y él se apoderó de ella y accidentalmente removió  esquito desde el lado de la cobertura y el agua comenzó a fluir.  Podemos creer, pues, que cuando Moisés golpeó la roca el agua salió.  Así que podemos creer en los milagros.  ¿No es más bien patético? Si usted puede explicar alguna cosa no es un milagro. Un milagro es la directa, soberana, inmediata, sobrenatural,  acción de Dios y no se puede explicar. Y esa es la verdad esencial acerca de un avivamiento. No se puede explicar.

No hay métodos en un avivamiento. Si se utilizan  métodos, se puede entender el resultado, ¿verdad? Si usted hace ciertas cosas, obtendrá algunos resultados. Los anunciantes  saben todo acerca de eso. Si utiliza sus métodos correctamente, obtendrá los resultados de acuerdo. La gente es muy crédula, usted puede hacer que hagan casi cualquier cosa que desee. Y estamos viviendo en una era de  propaganda, una edad que es influenciable. Sin embargo, ningún método en absoluto se utiliza en un avivamiento. Ninguno. Lea usted mismo. No hay grandes multitudes, no hay bandas, no hay coros,  nada en absoluto. Sin publicidad previa. Ninguna de estas cosas en absoluto. Y sin embargo, sucede.  No se puede explicar en términos de los métodos utilizados, porque no hay ninguno.

Y luego, mire de nuevo a los hombres que han sido usados. ¿Con qué frecuencia ha sido el caso de los avivamientos los cuales han tenido el mismo tipo de cosas que se describe en Hechos 4? Este fue el problema para las autoridades religiosas de Jerusalén. Aquí estaba un hombre que era conocido por todos, que se sentaba todos los días a la puerta del templo la Hermosa, pidiendo limosna de la gente, un hombre de cuarenta años de edad, que jamás había andado en absoluto. Pero de repente este hombre fue visto caminando, saltando y corriendo en el templo y alabando a Dios, por lo que todo el mundo se dio cuenta.  ¿Y quién ha hecho esto? Los hombres llamados  Pedro y Juan. ¿Quiénes eran? Este era el problema- hombres ignorantes y sin letras! Y, sin embargo, las autoridades dijeron que, en efecto, “No podemos negar que un milagro notable ha sucedido y todo el mundo lo sabe. Pero aquí está el enigma. Hombres ignorantes y sin letras son responsables de esto, simples pescadores.  ¿Es posible? ¿Pudieron ellos haber hecho esto? Ellos no tienen  aprendizaje, no tienen formación, no tienen nada, y sin embargo, ha sucedido. ¿Qué podemos hacer?’. Los hombres como se puede ver, no pueden entenderlo, no pueden explicarlo. Los resultados no son proporcionales a las competencias implícitas. La respuesta es que Dios es el que está utilizando estos hombres.

Ahora, he recordado que fue así  en 1858 y 1859, y también en 1904 y 1905, el último avivamiento importante en las Islas Británicas. El hombre que Dios usó entonces era un hombre que se llamaba Evan Roberts y él era un hombre muy normal. Pero él era el hombre que Dios usó y no se puede explicar  el avivamiento en términos del hombre. Esa explicación es totalmente inadecuada. Y luego tomemos otro argumento. Mira el cambio en el hombre. Mira a estos apóstoles de los que hemos estado leyendo. Mira antes de Pentecostés, débiles, indefensos. Míralos después de Pentecostés, llenos de una energía ardiente. Ve la valentía con que Pedro, que negó a su Señor, se enfrenta ahora sin miedo a la multitud hostil y las autoridades que tienen poder para darle muerte. Mira a John Wesley, antes de 24 de mayo 1738, un completo fracaso en el ministerio. Pero miralo después.  El mismo hombre con las mismas capacidades, las mismas competencias, el mismo todo, ¿cómo se explica este cambio? No se puede explicar en términos de Wesley. ¿Qué es? Oh, es el Espíritu de Dios que ha venido sobre ellos. Es un milagro.

Y así fue hace cien años en Irlanda del Norte y en Gales. He mencionado un hombre llamado David Morgan, un ministro muy normal, simplemente navegando, por así decirlo. Nadie había oído hablar de él. No había hecho nada en absoluto que era digno de mención. De repente, este poder vino sobre él, y durante dos años, como ya he dicho,  predicaba como un león. Entonces el poder se retiró y volvió  David Morgan de nuevo. El mismo hombre como se puede ver.  No se puede explicar en términos de hombres. Sólo hay una explicación “la mano de Jehová, que es fuerte”. Puede tomar las cosas que no son, y confundir lo que es, y ridiculizarlos.

Tenga en cuenta los lugares donde ocurre el avivamiento. A veces empieza en una gran ciudad, pero a veces se inicia en un pueblo o aldea.  Hago hincapié en este punto, ya que  para mí el más glorioso de todos. Usted ve, cuando el hombre hace algo  le gusta hacerlo en las grandes ciudades, ¿no es cierto? Lo hace de una manera grande y siente que esto es esencial para el éxito. Sin embargo, al considerar los avivamientos de 1857-59, ¿puedo usar la expresión “el humor divino”? ¿Dónde se iniciaron, en ese tiempo? No fue en la ciudad capital de Belfast en Irlanda del Norte, fue en un pueblo del cual nunca usted  ha oído hablar llamado Connor. Así es como Dios hace las cosas. Cuando envió a su Hijo a este mundo, el no nació en Jerusalén, sino en Belén, la mas pequeña  de las ciudades de Judá. Así Dios, para que podamos darle el honor y la gloria a el mismo, lo hace imposible para que no podamos explicarlo en términos de hombres. Es en los belenes, en los Connors, en los pequeños pueblos que la gente nunca ha oído hablar,  que lo más poderoso sucede a menudo. Y fue exactamente lo mismo que sucedió hace doscientos años. Fue en esa pequeña ciudad de Northampton en Nueva Inglaterra que el avivamiento aconteció. Fue en una pequeña aldea llamada Trevecca en Gales que Howell Harris fue repentinamente atrapado y en otro pequeño pueblo similar, que Daniel Rowland fue capturado por Dios – lugares de los cuales nunca han oído hablar, así es como Dios lo hace.

Y esto es lo maravilloso, el próximo avivamiento puede estallar en una pequeña aldea que tú y yo nunca hemos oído hablar. Tenemos gente en estas grandes ciudades, Dios puede pasarlas por alto y  llevarnos a la nada y hacer esta cosa poderosa en algún pequeño lugar desconocido con un pequeño grupo de personas. Eso puede pasar en el avivamiento. Puede ocurrir en cualquier lugar. ¡Gracias a Dios! Eso es lo que hace la vida tan romántica y tan esperanzada a la vez. No hay límite. ¿Y por qué es esto? Para mostrar de nuevo que es la obra soberana de Dios. No se puede explicar.

En tercer lugar, los hombres no pueden controlarlo. Hay un comienzo repentino. Hay un final repentino.  Usted obtiene  variaciones durante los avivamientos y los hombres parecen estar totalmente indefensos. Si bien es perfectamente cierto que podemos apagar el Espíritu y ser un obstáculo, pero nunca es cierto que si observamos todas las reglas y las condiciones  podemos producir un avivamiento. No. Dios lo mantiene en su propias manos, el comienzo, el curso y el final. En todo,  dependemos del Espíritu Santo y su poder.

Pero, por último, pensemos en su carácter abrumador. ¿’Qué significan estas piedras?’ Estas piedras están ahí para decirnos de “la mano del Señor, la cual  es fuerte”.  Un avivamiento es algo que, cuando sucede, lleva a la gente a decir, como dijo la gente del pueblo en Jerusalén el día de Pentecostés: “¿Qué es esto? ¿Qué es?” Es algo que viene como un tornado. Es casi como una marea que se desborda, es como una inundación. Cosas extraordinarias suceden, y de tal magnitud que los hombres se quedan asombrados y atónitos. Déjeme darle  sólo una ilustración, que es uno de las mas líricas, y una de las mas maravillosas.  Había un predicador en Escocia hace 300 años su nombre  era John Livingstone de Kilsyth. Hubo un día maravilloso en la vida de John Livingstone.  Él mismo nos dice en su autobiografía que él era un predicador muy común. Y, sin embargo, escribiendo al final de su vida, él mira hacia atrás y dice, ‘¿Sabes, hubo un día, nunca lo olvidaré, en junio 1630”.  Él estaba en un servicio de comunión (Santa Cena) en un lugar llamado Shotts. ¿Has leído sobre el avivamiento en el Kirk de Shotts? Léanlo,  amigos, esto es lo que pasó. Habían tenido sus servicios, al cual habían ido el fin de semana. John Livingstone y  otros habían pasado el domingo por la noche después de los servicios en  oración y en  conferencias, (platicas espirituales) como les llamaban, hablando entre sí acerca de estas cosas, y el lunes por la mañana vino,  le habían pedido a John Livingstone que predicara.  Estaba fuera en el campo meditando, y de repente sintió que no podía predicar, que la cosa estaba más allá de él y que era inadecuado. Y sintió ganas de salir corriendo.  Pero de pronto la voz de Dios parecía hablarle, no en lenguaje audible, pero en su espíritu, diciéndole que no lo hiciera y que Dios no funcionaba  de esa manera,  y lo hacía sentir que tenía que volver. Predicó, nos dice, en Ezequiel 36. Y él dice: “Yo había predicado aproximadamente  una hora y media’. Entonces- dice-, “empecé a aplicar mi mensaje’’, y cuando estaba empezando a aplicarlo, de repente el Espíritu de Dios vino sobre él, y se prolongó durante una hora en esta aplicación. Y mientras lo hacía, la gente estaba literalmente cayendo al suelo, y en aquel servicio quinientas personas se convirtieron.

Oh, la gente moderna, tengo que decir esto – por desgracia, no probo   la reunión. No estoy diciendo que quinientos pasaron adelante al final, ellos no hacían ese tipo de cosas.  Quinientos fueron convictos, algunos cayendo al suelo, teniendo que ser llevados afuera.  Otros salían con gemidos de dolor y se encontraron en esta agonía durante días. Sin embargo, como resultado de  un sermón, se añadieron quinientas personas a las iglesias – realmente, de forma permanente, profundamente transformadas. Ese es el tipo de cosa que sucede en los avivamientos. Y el pobre John Livingstone dice que ese tipo de cosas sólo  ocurrió en otra ocasión.  En una larga vida sólo estos dos días, pero ¿qué día! No, en los días de John Livingstone, sino en los días de  la ‘mano del Señor’, trabajando en y a través de John Livingstone.  Una historia también se cuenta de un hombre predicando en un pequeño pueblo llamado Llanidloes, en Gales, el cual predicó un sermón, y durante los próximos seis meses se añadieron mil  personas a las iglesias en la ronda de distrito sobre ese pequeño pueblo.

¿Qué es esto? Se trata de “la mano del Señor la cual es fuerte”. En Pentecostés tenían milagros,  hablaban en lenguas, y muchas otras cosas. Ellas son variables, no siempre suceden. Pero cosas milagrosas suceden.  Cosas milagrosas suceden, cosas que están más allá de la explicación y el ingenio de los hombres. Y de hecho, si usted consulta los hombres a quienes Dios ha usado en tales ocasiones, todos ellos dirán lo mismo. De repente, como John Livingstone , tomaron conciencia de un poder que venia sobre ellos. No eran ellos mismos.  Levantados,  sacados de sí mismos. Se les da libertad, la autoridad, la intrepidez. Hablando como hombres de Dios con la audacia de los apóstoles originales.  Ellos reconocieron  cuando llegó el poder, ellos reconocieron  cuando se fue. Usted lo va  a leer en los diarios de Whitefield y Wesley y todos lo demás. Esta es la mano del Señor. Esta es la demostración del Espíritu y de poder. Era porque sabía mucho acerca de esto que el apóstol Pablo dice: “Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”( 2 Cor . 10:4-5 ). Eso es todo.

Finalmente, veámoslo como se describe en Hechos 2.  Aquí están los apóstoles reunidos juntos en la oración en el aposento alto. Lo  habían estado haciendo durante diez días. De repente vino del cielo un ruido, como de un  viento recio e  impetuoso, que llenó toda la casa donde estaban sentados. Eso es todo. No siempre el sonido, pero siempre la conciencia del fuerte viento de Dios. El Espíritu de Dios desciende sobre el  predicador, oraciones, personas orando, los que se reúnen para conferenciar sobre Dios.  El sonido de un viento recio que soplaba. La mano de Jehová, que es fuerte! ¿Sabemos algo de eso mis amigos? ¿Crees esto? ¿Creemos en los hechos? ¿Creemos  la explicación? ¿Nosotros que decimos creer en Dios y en el Señor Jesucristo creemos todavía en los milagros? ¿En la posibilidad de los milagros? ¿Creemos en Dios viniendo y haciendo estas cosas, no que solo no podemos hacer, pero que no podemos entender, ni controlar, ni explicar. Sí, te pregunto, ¿tienes el deseo de ver esas cosas? ¿quieres ver este tipo de cosas sucediendo  de nuevo en el día de  hoy? ¿Estás orando por esta clase de visitación? Créanme,  cuando Dios escuche nuestras oraciones y haga esta cosas de nuevo, será un fenómeno de tal manera que no sólo la Iglesia será asombrada y sorprendida, pero incluso los que están fuera se verán obligadas a escuchar y prestar atención, en la manera que no lo   están haciendo en la actualidad,  de una manera que los hombres por  sí mismos no pueden convencerlos que lo hagan.

Ese es el significado de las piedras. Es por eso que estoy llamando su atención sobre los avivamientos. Esto es lo que Dios puede hacer. Esto es lo que Dios ha hecho. Vamos juntos a buscarlo,  a rogarle que haga esto de nuevo.  No  que tengamos la experiencia o la emoción, sino que su mano poderosa pueda ser conocida y su gran nombre sea glorificado y magnificado en el pueblo.

 

Imagen bajo Creative Commons de Andrés Nieto Porras

 

Si te ha sido útil esta entrada, compártela

Publicaciones relacionadas

Rompe el hielo, sé el primero en comentar esta entrada

Doce − Ocho =