Avivamiento Cap 8 – M. Lloyd-Jones

 

AVIVAMIENTO

Ver todos los capítulos de la serie 

Fuente: Blog de Mario López

Martyn Lloyd Jones.  Libro. Revival. Avivamiento

Traducción: Mario Lopez

Capitulo 8

Expectación de avivamiento

Y habló a los hijos de Israel, diciendo: Cuando mañana preguntaren vuestros hijos a sus padres, y dijeren: ¿Qué significan estas piedras? declararéis a vuestros hijos, diciendo: Israel pasó en seco por este Jordán. Porque Jehová vuestro Dios secó las aguas del Jordán delante de vosotros, hasta que habíais pasado, a la manera que Jehová vuestro Dios lo había hecho en el Mar Rojo, el cual secó delante de nosotros hasta que pasamos; para que todos los pueblos de la tierra conozcan que la mano de Jehová es poderosa; para que temáis a Jehová vuestro Dios todos los días. Josué 4:21-24.

Hasta el momento, hemos estado   considerando  los obstáculos para el avivamiento, porque, obviamente, ahí es donde debemos comenzar por necesidad. Pero eso no es suficiente. A pesar de que empezamos por ahí y nos damos cuenta de que hay ciertas condiciones y ciertas reglas que deben cumplirse siempre, no es suficiente con que nos detengamos ahí. Debemos ir más allá de ese punto, porque si no lo hacemos vamos a terminar en el desánimo. Habiendo examinado nosotros mismos, y después de haber visto la situación tal como es, vemos que el problema es con seguridad y certeza con la que ningún poder humano es adecuado para hacer frente. Esto se debe a que muchos no ven esto y por eso siguen ocupándose con sus diversas actividades y organizaciones. No hay esperanza hasta que lleguemos al final de eso. La situación es tal que el hombre es impotente para hacer frente a ella. Y es por eso que digo que debemos regocijarnos en el hecho de que podamos seguir juntos ahora a mirar todo este tema de manera positiva y un poco más directo.

Le recuerdo una vez más que esta misma cuestión de la necesidad de avivamiento es de vital importancia para la Iglesia cristiana, y las mentes y las oraciones de los cristianos de todo el mundo deben ser canalizados y dirigidos a la cuestión de esta urgente necesidad. Voy a citar algunas palabras de Albert Barnes, un expositor famoso en el siglo pasado, porque me parece que pone esto a la perfección. Escribió así:

‘El día, que se convenzan   la gran mayoría de los cristianos profesantes de la realidad y  lo aspirante de los avivamientos  constituirá una nueva era en la historia de la religión y precederá a las manifestaciones del poder como el de Pentecostés’.

Estoy seguro de que esa es toda la razón! El mayor problema que enfrentamos hoy en la Iglesia es que la gran mayoría de los que profesan ser cristianos no están convencidos de la “realidad y lo aspirante de avivamientos”.  Como ya he dicho, este es un tema que apenas se ha mencionado. Hombres y mujeres han estado tan ocupados en otras direcciones que ni siquiera han pensado en ello, y menos aún han orado con urgencia para ello. Y, sin embargo, como dice Albert Barnes, sin duda es  importante que debemos hacerlo y por lo tanto, toda cualquier cosa que va a ayudarnos a hacerlo es de gran valor, y una de las mejores ayudas que conozco en este respecto es tener en cuenta la historia de los grandes avivamientos del pasado.

Por eso, en este año del centenario, nos recordamos  de lo que sucedió en 1859, ese año maravilloso en la historia del pueblo de Dios.

Pero seamos claros sobre esto. No estamos interesados en todo esto sólo desde el punto de vista histórico. Nuestro interés no debe ser sólo un interés anticuario. No hay ningún punto en la lectura sobre avivamientos por el simple hecho de leer las historias en estos periodos especiales.  No, nuestra motivación y nuestro interés debe ser leer y estudiar y considerar lo que ha sucedido en el pasado, con el fin de que podamos descubrir los grandes principios que subyacen a este asunto, con el fin, es decir, que podamos descubrir lo que es que deberíamos estar buscando y orando en nuestra propia época y generación. Debe ser utilitario en lugar de un interés y motivo anticuario, que debe gobernarnos. En otras palabras, sugiero que debemos hacer uso de todo lo que podemos encontrar que nos habla de cien años atrás, exactamente de la misma forma que Dios quiso que los hijos de Israel utilizaran  las doce piedras que él les ordenó que sacaran de en medio del río Jordán y establecer en Gilgal.

Ahora estoy llamando su atención a este incidente interesante ya que me parece que nos  habla muy directamente a nosotros en esta hora. Aquí Dios hizo algo inusual, algo extraño, algo maravilloso y milagroso. EL había liberado a los hijos de Israel en primer lugar de sus enemigos, los egipcios, dividió el Mar Rojo y caminaron a través de el en tierra firme. Y aquí estaban ahora, habían estado en el desierto durante cuarenta años, y allí, al otro lado del río Jordán, estaba la tierra prometida de Canaán,  el lugar que estaban buscando, el lugar anhelado de la bendición,  la tierra que fluye leche y miel. ¡Qué contraste con el desierto!

Sí, pero la pregunta era ¿cómo iban a pasar por el río? Y la respuesta es que Dios dividió las aguas del Jordán, y pasaron de nuevo en la tierra seca. Y Dios, te acuerdas, dio este mandamiento a Josué, y Josué a su vez se lo dio a la gente. Saca, dijo, doce piedras desde el lugar donde los sacerdotes estaban mientras sostenían el Arca.  Saquen doce piedras y luego pónganlas  en Gilgal. ¿Y por qué? Bueno, la razón se da aquí en nuestro texto.

Ahora me parece que nuestro recuerdo del avivamiento en 1859 es comparable a esas doce piedras que están allí en Gilgal. Nuestra posición es la siguiente, y todo mi deseo, al estudiar este tema, es, en cierto sentido, sólo para crear en ti esta pregunta: “¿Qué significan estas piedras?” ¿Qué es esto de lo que usted está hablando? ¿Que son los libros y folletos? ¿Que son estas reuniones? ¿Qué es esto? No sabemos nada de ello. A medida que los niños judíos en su día iban a preguntar: “¿Qué significan estas piedras?”. Así  confío en que el principal resultado de este estudio será la de llevar a los hombres y mujeres de nuestro tiempo a preguntar:’ ‘¿Qué es esto y cual es su relevancia para nosotros’?

Así que vamos a continuar con nuestra consideración de estos versos . Lo que llama la atención de inmediato, por supuesto, es que es más extraordinario que este tipo de cosas debería ser necesario. ¿Usted no ha pensado que con un evento de este tipo en su historia, no habría ninguna necesidad de recordar a todas las generaciones de los hijos de Israel de esto? Son tan notables, estos dos incidentes, el cruce del Mar Rojo y el río Jordán, fueron eventos tan extraordinarios que habría pensado que nunca habría ninguna necesidad de recordar a la gente de alguna manera visible, externa y objetiva de tales cosas. Sin embargo, Dios dio el mandamiento,  porque conoce la naturaleza humana tan bien, y lo que sabe de nosotros es que es simplemente asombroso darse cuenta de la facilidad con que nosotros nos olvidamos de las cosas.  Incluso un evento memorable como esto podría pronto ser olvidado, podría ser borrado  sacándolo de la mente y la conciencia de las generaciones subsiguientes de los Hijos de Israel. Por lo tanto, ‘Pon las piedras”, dice Dios, para que puedan ser un recordatorio, así las personas se detendrán, dirán :”¿Qué significan estas piedras? ¿Qué significa esto?’, Y entonces la respuesta será dada a ellos.

Ahora bien, esta es una de las primeras cosas que todos tenemos que darnos cuenta de nosotros mismos, esta tendencia a olvidar. Sí, olvidar incluso lo más grande de las cosas más maravillosas. Esto es cierto en todos los ámbitos. Supongo que, en última instancia, uno de los efectos más devastadores del pecado es la forma en que se pone una parálisis en la mente e incluso el de la memoria. Esto no se limita a la religión, es verdad en todos los ámbitos. Qué tan pronto se olvidan los grandes hombres! Los hombres que dominaron la escena en su día y generación significan nada en absoluto a las generaciones posteriores, estos, si de repente ven un monumento, dicen: “¿Quién era? ¿Qué fue lo que hizo?”. Aunque estos hombres hicieron cosas tan sobresalientes en su tiempo y sus contemporáneos pensaron que nunca serían olvidados, pasa el tiempo y otras generaciones vienen,  pronto se olvidan. “Surgió una generación que no conocía a José’.

No hay nada más transitoria que la reputación, en ese sentido.  Pero no sólo es cierto de los grandes hombres, es cierto de los grandes acontecimientos. Algunos de los eventos más destacados de la historia se olvidan pronto. Una generación se levanta que olvida todo acerca de los sacrificios de sus padres, los cuales pueden haber luchado hasta la muerte por algún gran principio o por alguna gran libertad.  Generaciones surgen que no saben nada acerca de ello y realmente no les interesa en absoluto. Se toman todos los frutos y todos los beneficios, y nunca se toman el tiempo  para preguntar  “¿Cómo es que estas cosas  han llegado a nosotros?”. Ahora, esa es la naturaleza humana, ¿no es así ? ¿Cuál es la causa de esto? sobre todo,  ¿cuál es la causa de esto en el ámbito de la religión? ¿Por qué se hace posible que surjan generaciones que incluso se olviden de una cosa como ésta para que Dios tenga que dar el  mandamiento sobre estas piedras? Permítanme sugerir brevemente algunas respuestas a esto.

Tal vez las principales causas son la absorción con nosotros mismos y con nuestra propia determinada época y generación, y en particular nuestra absorción con nuestras propias actividades. Estamos tan auto centrados tan ocupados en lo que estamos haciendo. Parece que somos inconscientes del hecho de que  personas vivieron    en este mundo en épocas pasadas y siglos, antes de que nosotros estuviéramos aquí. Hay un horrible  egocentrismo y auto- concentración. La vida de las personas están atadas exclusivamente por su propio círculo, y con  frecuencia no se ven desde el interior de ella. Cortinas de varias maneras, no son nuevas. Siempre han sido de hierro o de bambú y otras mas. Es sorprendente observar lo pequeño que  puede ser la vida. Vivimos esta pequeña  existencia circunscrita, con nuestras pequeñas actividades,  y nunca miramos más allá, y no nos damos cuenta de nada mas.  Y, por supuesto, sumado a eso, hay un sentimiento, que es particularmente característico de hoy, que el pasado no puede ayudarnos, porque con todos nuestros avances y todo nuestro conocimiento maravilloso y nuestras técnicas y nuestras capacidades asombrosas.  Somos los amos. ¿Que tiene que enseñarnos el pasado? Hay mucho de ese sentimiento, y ha sido así, por supuesto, de todas las generaciones antes que nosotros, y  será el caso de las generaciones que nos seguirán. Mirarán hacia nosotros, si lo hacen en absoluto, y nos rechazaran. Nosotros seremos simples neófitos en la materia.

Pero, en última instancia, creo que la explicación es – repito – este subjetivismo nuestro.  Y este subjetivismo vicia incluso nuestra lectura y nuestro estudio de la Biblia. Estamos todos tan morbosamente interesados en nosotros mismos y nuestros propios problemas que procedemos a ir a la Biblia como un libro que va a ayudarnos con nuestros problemas. Queremos un poco de ayuda, queremos esto y lo otro y nos vamos a la Biblia, como si fuera una especie de dispensario para hacer frente a las llamadas “paperas y el sarampión de nuestras almas”. Nuestro enfoque mismo de la Biblia es tan subjetivo en vez de objetivo.  ¡Cuántas veces, me pregunto, vamos a la Biblia diciendo a nosotros mismos: “Yo voy a leer la Biblia porque quiero ver lo que Dios ha hecho, voy leer mi Biblia para que yo pueda mirar a Dios actuar e interviniendo en la historia”?. Sin embargo, la Biblia no es sólo un libro que responde a mis pocas preguntas y me dice varias cosas que puedo querer saber;  la Biblia es el registro de la actividad de Dios,  las manifestaciones de Dios, los actos poderosos de Dios y sus hechos.  Voy a mirar. Voy a retroceder y voy a ver lo que Dios, el Señor ha hecho, “que todos los pueblos de la tierra conozcan la mano de Jehová, que es poderosa.” (Josué 4:24 ).  Los actos de Dios.  Pero me temo que ya no leemos la Biblia así, ¿verdad? Queremos sólo una pequeña palabra para que nos ayude. Queremos un pensamiento pequeño para comenzar el día. Sólo queremos algo antes de que ofrezcamos nuestra breve y apresurada oración antes de salir corriendo. Hermosos pensamientos. No me entiendan mal. Yo voy a decir una cosa que puede ser malinterpretado gravemente. Yo verdaderamente creo que el problema principal de la mayoría de la gente evangélica hoy en día es que leen sus Biblias muy devocionalmente, lo que significa, la leen  subjetivamente. Y este gran panorama de los actos del Dios vivo, es algo de lo que parecemos estar inconscientes,  y el resultado es que necesitamos que se nos recuerde lo que Dios ha hecho. Todo está aquí para nosotros, pero  pasamos de largo,  no nos damos cuenta, por lo que se debe poner un poco de piedras, un memorial,  algo para arrestar la atención.

Este es un principio que se encuentra en muchos lugares en la Biblia. Mira el servicio de comunión,  por ejemplo. El principio es exactamente el mismo. Estamos tan cargados y tan estúpidos por el resultado del pecado, que nosotros incluso olvidamos esto, la muerte del Hijo de Dios por nosotros, y su agonía y la vergüenza y todo lo que soportó en la cruz. Y su eterno amor por nosotros, nos podíamos incluso olvidar de eso. Por lo tanto, el Señor mismo ordenó y mandó  reunirse y partir el pan y beber vino:  “Haced esto en memoria de mí”. Se trata del establecer   las piedras en Gilgal, una vez más. Somos tal,  y sufrimos mucho de este disgustado letargo espiritual, que necesitamos memoriales objetivos, necesitamos constantemente recordatorios tangibles, algo fuera de nosotros mismos que nos llevará a preguntarnos : “¿Qué significa esta mesa”? ¿Qué significan estas piedras? “Dios condesciende a nuestra debilidad y nuestro letargo y nuestra estupidez y facilita  memoriales externos de sus actos y hechos poderosos. Y así es que yo, por mi parte, doy las gracias a Dios por 1959[1]. Simplemente este acontecer ocurrió hace  cien años, en 1859. Te das cuenta de que me estoy aferrando a este punto y lo hago por este motivo. Este es nuestro octavo examen de la cuestión de avivamiento, y si no he logrado hasta ahora  despertarte  a preguntar , “¿Qué significa eso? “. Si no se ha levantado en ti un nuevo interés y curiosidad, todo ha sido en vano. No basta con estudiar todo esto y estar al tanto de algo. ¿Estamos realmente  preocupados de lo que es todo esto? ¿Qué significa todo esta grabación? Y espero demostrar que la respuesta real y completa se da en estos versos al final de Josué  4. Todo está aquí. Dios,  ha dado su propia explicación,  y no tengo nada que hacer, si no simplemente ponerla delante de usted.

En primer lugar, significa que nos recuerda los hechos. ¿”Qué significan estas piedras?” Generaciones posteriores van a hacer esa pregunta.  Ellos van ir caminando casualmente, quizá fuera en una caminata o de viaje, y de pronto van a ver estas doce piedras y dirán , ‘¿Cuál es el significado de esto?’

Y la respuesta , dijo Josué, será : “Estas piedras están aquí como un memorial a algo que sucedió una vez.’

Historia, no teorías, no  ideas, sino hechos. ¿Cuál es el significado del pan y el vino? Oh, el hecho- que fue crucificado bajo  Poncio Pilato. Toda nuestra posición depende de los hechos. Me hubiese gustado poderme parar aquí y ocuparme sólo de esto porque estamos viviendo en una época en que hay una enseñanza teológica más sutil que nos quieren hacer creer que se puede prescindir de los hechos y aferrarse a la enseñanza[2].  Es una mentira! ¿’Qué significan estas piedras?’ Hechos! Cruzaron el Mar Rojo, Cruzaron el  Jordán, en esta manera milagrosa . Realidades. Hechos de Dios.

Y es exactamente lo mismo  lo que estamos celebrando este año. Se trata de una simple realidad de la historia de algo increíble y maravilloso que sucedió hace cien años. Algo ocurrió literalmente, en 1859, que era tanto que incluso comenzó a ser reportado en los periódicos. Y muy rara vez informan los periódicos de nada a menos que sea política. Los únicos sermones que les interesan son los sermones que introducen la política en una forma u otra. Ellos no están interesados en los asuntos espirituales,  pero en realidad estaban reportando lo sucedido en 1859. Se convirtió en noticia de primera plana . Eso fue fenomenal! Datos. Hechos. Algo que pertenece firmemente a la esfera de la historia.

Pero, como la explicación aquí nos dice, esto no es algo completamente único, que sólo ocurre una vez. ¿Te diste cuenta?. “Entonces ustedes le dirán a sus hijos: Israel pasó el Jordán en tierra seca. Porque Jehová vuestro Dios secó las aguas del Jordán delante de vosotros hasta que habíais pasado, como Jehová tu Dios hizo con el  mar Rojo, el cual secó delante de nosotros hasta que pasamos” Quiero hacer hincapié en ese punto. Lo que ocurrió en 1859 es sólo uno de una gran serie.  Es un solo ejemplo, pero un ejemplo de algo que ha estado sucediendo periódicamente en la historia de la Iglesia cristiana,  a través de los siglos en ejecución.  Es un ejemplo de lo que llamamos ‘avivamiento’, un “avivamiento”, es solo un ejemplo. Ha habido muchos mas.

Permítanme darles algunos ejemplos de paso. Mucho antes de  la reforma protestante, hubo un avivamiento religioso en este país asociado con el nombre de John Wycliffe y los Lolardos. Fue un avivamiento, como sin duda  lo que ocurrió en 1859. Luego, por supuesto, lo mismo sucedió en el continente de Europa, con ese gran hombre John Huss. Allí, en Moravia, lo que ahora se llama Checoslovaquia, hubo un avivamiento verdadero asociado con su nombre, y Dios lo usó como instrumento y como un canal.  Fue un movimiento sorprendente del Espíritu de Dios. Lo tuvieron  entre los Valdenses en el norte de Italia. Fue un verdadero avivamiento. Pasó con ese gran hombre llamado John Tauler,* que en realidad era un sacerdote y predicador en la Iglesia Católica Romana. El Espíritu de Dios vino sobre él y surgió un avivamiento en su área. Era lo mismo exactamente.

Luego, por supuesto, estuvo la Reforma protestante. No olvidemos nunca que se trataba de un avivamiento así como una reforma. No debemos pensar que fue meramente un movimiento teológico. Era eso, pero mas que eso fue un avivamiento, el Espíritu de Dios fue derramado y la gente estaba escuchando la predicación. La predicación y la lectura de la Biblia eran de suma importancia. Eso es un despertar religioso. Y eso es lo que entendemos por un avivamiento. Usted lo encontrará en el siglo XVII, y lo tiene también de manera sorprendente, hace doscientos años, en el gran avivamiento evangélico asociado con los nombres de Whitefield y los Wesleys y muchos, muchos otros. Usted lo encuentra de nuevo en el cierre del siglo XVIII y a principios del siglo XIX. Y luego estuvo el notable acontecimiento que tuvo lugar desde 1857 hasta 1859 en los Estados Unidos, Irlanda del Norte, Gales , Escocia , Suecia y en otras partes del mundo.

Esto, entonces, es sólo uno de una serie de acontecimientos que  han ido sucediendo a lo largo de la larga historia de la Iglesia cristiana. Y encontrará, al leer las historias de cada uno de ellos, que comparten algunas cosas en común. Tienen las mismas características generales.  Dios se movió en Jordán, dijo Josué, exactamente como lo hizo antes, en el mar Rojo. Ciertas características generales son comunes a todas estas experiencias, a pesar del tiempo, a pesar de país, a pesar de la civilización, a pesar de todo lo demás.

Así, pues, ¿Qué fue lo que sucedió hace cien años? ¿Cuál fue el evento que cae en esta serie? ¿Qué es avivamiento? Podemos definirlo como un período de  bendición y  actividad inusual en la vida de la Iglesia Cristiana. En primer lugar, por supuesto, y por definición, un avivamiento es algo que ocurre primeramente en la Iglesia y entre los cristianos, entre los creyentes. Eso, repito, es verdad, por definición. Es un avivamiento; algo es revivido y cuando usted dice eso, quiere decir que hay algo presente que tiene vida. Pero la vida estaba empezando a decaer, se había convertido casi moribunda, y alguna gente dijo: ‘Eso está muerto, esta todo terminado,’ porque no podían ver gran señal de vida y actividad. Avivamiento significa despertamiento, estimular la vida, trayéndola a la superficie otra vez. Esto ocurre sobre todo en la Iglesia de Dios, y entre las personas creyentes y sólo en segundo lugar, es algo que afecta a los que están fuera también. Ahora bien, este es un punto muy importante, ya que esta definición nos ayuda a diferenciar, de una vez por todas, entre un avivamiento y una campaña evangelistica. Confundir estas dos cosas da lugar a mucho daño. No hay nada que sea tan tonto como la gente anunciando que se va a celebrar un avivamiento. Quieren decir  una campaña evangelistica. Por desgracia, esta confusión fue realmente introducida por Finney y ha persistido desde entonces. Pero es un gran mal entendido, es una confusión de propósitos. Te voy a enseñar la diferencia.

Una campaña evangelistica  es la Iglesia tomando la decisión de hacer algo con respecto a los que están fuera. Un avivamiento no es la Iglesia decidiendo a hacer algo y hacerlo. Es algo que se hace a la Iglesia, algo que le sucede a la Iglesia. Las dos cosas son esencialmente diferentes. Usted puede tener una gran campaña evangelistica, pero puede dejar a la  iglesia exactamente dónde estaba,  o tal vez aun peor.  Añado eso  porque me están diciendo constantemente que las iglesias están sufriendo de lo que se llama un “agotamiento posterior a la campaña de evangelización’,  como resultado de las campañas,  las reuniones de oración y  las reuniones regulares de la iglesia no son tan bien atendidas. Y lo mismo puede decirse de otras organizaciones que promueven este tipo de actividades. Campañas evangelisticas, por lo tanto, tienen referencia  sobre todo a los que están fuera, pero la esencia de un avivamiento es que es algo que le sucede a la Iglesia, a las personas en el interior. Y ellos se ven afectados y se mueven y tremendas cosas sucedan.

Entonces, ¿qué es lo que sucede? ¿Qué es esto? ¿Qué significan estas piedras? ¿Qué sucedió hace cien años en estos distintos países? La mejor manera de responder a esta pregunta es decir que es en cierto sentido una repetición del día de Pentecostés. Es algo sucediéndole a la Iglesia, que, inevitablemente, y casi instintivamente nos hace mirar hacia atrás y pensar de nuevo en lo que sucedió en el día de Pentecostés, en Hechos 2.  Te voy a dar algunas de las características generales.

La esencia de un avivamiento es que el Espíritu Santo desciende sobre un numero de gente, sobre una iglesia entera,  un número de iglesias, distritos, o tal vez un país entero. Eso es lo que se entiende por un avivamiento. Es, si se quiere, una visitación del Espíritu Santo,  otro término que se ha utilizado a menudo es este: un derramamiento del Espíritu Santo. Y las condiciones son interesantes porque ves  que la gente es consciente  que es como si algo ha llegado de repente sobre ellos. El Espíritu de Dios ha descendido en medio de ellos, Dios ha descendido y se encuentra entre ellos. Un bautismo, una lluvia, una visitación.  Y el efecto de esto es que de inmediato se dan cuenta de su Presencia y de su poder de una manera que nunca han conocido antes. Me refiero a  cristianos, a   miembros de la iglesia que se reunieron como lo han hecho tantas veces antes. De repente, ellos son conscientes de su Presencia,  son conscientes de la majestad y el temor de Dios. El Espíritu Santo parece literalmente  presidir la reunión y hacerse  cargo de la misma, y manifestar su poder y guiarlos, llevándolos y dirigiéndolos.  Esa es la esencia del avivamiento.

¿Y qué significa eso? Bueno, hay características generales que encontrará en cada avivamiento las cuales se pueden leer.  El efecto inmediato es que las personas presentes empiezan a tener un conocimiento de las cosas espirituales y las miran claramente, como nunca lo han hecho antes.  Ahora, de nuevo estoy hablando de los creyentes, miembros de la Iglesia cristiana, cuando de repente se vuelven conscientes de esta presencia y de este poder, y el primer efecto , es que las cosas espirituales se convierten en realidades. Ellos han oído todas estas cosas antes, las pudieron haber escuchado miles de veces,  pero lo que testifican es esto: ”Sabes todo el asunto pronto se hizo evidente para mí. De repente fui iluminado,  las cosas  con las cuales yo estaba tan familiarizado se destacaron  en letras de oro, por así decirlo. Entendí. Lo vi todo de una manera que nunca lo había hecho en toda mi vida.” Eso es lo que dicen. El Espíritu Santo ilumina la mente y el entendimiento. Comienzan no solo a mirar estas cosas con claridad, pero también a sentir el poder.

¿Cuáles son estas cosas de que se vuelven conscientes? En primer lugar, la gloria y la santidad de Dios. ¿Alguna vez has notado, mientras usted lee su Biblia, el efecto sobre estas personas, mientras que de repente se dieron cuenta de la presencia de Dios? Como Job, ponen sus manos sobre la boca o como Isaías  dicen: ‘¡Ay de mí ! que soy muerto; porque yo soy un hombre de labios impuros “¿Que es esto? Oh,  han tenido una realización de la santidad y de la majestad y la gloria de Dios. Eso siempre sucede en los avivamientos. No siempre sucede en las campañas evangelisticas, ¿verdad?  Puede haber un montón de risa y ligereza, y  mucha organización en campañas evangelisticas.  Nunca en un avivamiento, sino más bien temor, la reverencia, el santo temor, la conciencia de Dios en su majestad, su gloria, su santidad , su pureza absoluta.

Y eso, como hemos visto, nos lleva inevitablemente a una profunda y un terrible sentimiento de pecado, y una sensación horrible de culpabilidad. Esto lleva a los hombres y mujeres que  se sientan  que son viles e impuros y totalmente indignos y, sobre todo,  les lleva a darse cuenta de su total impotencia cara a cara con un Dios así . Como el publicano representado por nuestro Señor en la parábola,  son muy conscientes de todo esto, que no pueden dar la cara. Están muy atrás en algún lugar cerca de la puerta, golpeándose el pecho y diciendo ‘Dios, ten misericordia de mí, que soy un pecador’. La santidad de Dios, su propio pecado y la miseria absoluta, su propia indignidad, se dan cuenta de que nunca han hecho nada bueno en absoluto. Antes, ellos pensaban que habían hecho un gran esfuerzo, ahora ven que no es nada, todo es inútil.  Como Pablo comienzan a hablar de ello como estiércol y trapos de inmundicia. En su total impotencia y desesperanza se postran y se echan  en el amor y la misericordia y la compasión de Dios.

Siempre ocurre en la Biblia. Lean las historias por  ustedes mismos. Cualquiera que usted pueda leer, siempre lo van a encontrar. Esta es la obra de convicción del Espíritu, que se hace cargo de la situación. Y las personas pueden mantenerse en ese estado y  posición por algún tiempo. A veces se han quedado  en ese estado no sólo por horas sino por días y semanas, y meses, caen en un estado de desesperación. A continuación, se les da una visión clara del amor de Dios y del Señor Jesucristo y especialmente de su muerte en la cruz. Por fin lo ven. Oh,  siempre habían creído teóricamente y se habían quedado a un servicio de comunión, pero nunca había sentido nada, nunca se había hecho real para ellos. Habían creído, sí, estaban confiando sinceramente,  pero nunca había sentido su poder,  nunca habían sabido lo que era ser quebrantado y roto por ellas.  Nunca habían sabido lo que era  llorar con un sentimiento de indignidad y de amor y alegría al darse cuenta de que “Dios amó tanto al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna.” De repente todo se vuelve real para ellos y se les da a conocer que el Hijo de Dios los ha amado y se ha entregado a sí mismo por ellos. Se convierte en una persona y un asunto personal:  “Él murió por mí, incluso mis pecados son perdonados”, y la paz entra en su corazón, la alegría entra en ellos y  se pierden en el amor y en un sentido de la alabanza de Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.

Y esto se convierte para ellos la única cosa que los absorbe. Si conocen a alguien le hablan de esto, todo el mundo está hablando de ello, es el principal tema de conversación,  es lo que absorbe todo su interés. Ellos desean estar juntos ahora,  para hablar de estas cosas y se reúnen, para celebrar reuniones. Se reúnen cada noche y comienzan a hablar de estas cosas. Ellos comienzan a alabar a Dios, y cantar himnos a su gloria. Y entonces empiezan a orar, y allí están, hora tras hora, noche tras noche, deseando salir del trabajo para poderse reunir con otras personas que han experimentado este movimiento del Espíritu de Dios. Y eso, por supuesto, a su vez, les lleva a tener una gran preocupación por otros que están fuera y que no saben estas cosas.

Estoy dando una sinopsis de lo que se lee en los libros. Empiezan a tener una preocupación para los miembros de su propia familia, marido, esposa, padre, madre, hijos, hermano, hermana, que no saben que están fuera.  Les cuentan sobre lo que esta sucediendo, sienten que deben hacerlo. Algo los esta constriñendo y los esta conduciendo. Hablan de ello a la gente, a los amigos y a todo el mundo, y comienzan a orar por ellos. La oración es siempre una gran característica de cada avivamiento, grandes reuniones de oración, intercesión hora tras hora. Ellos oran por estas personas por su nombre  y ruegan, y no dejan que  Dios se  vaya, por así decirlo.  Ellos están decididos a esto con una extraña urgencia.

Y luego, después de un tiempo, al enterarse de todo esto y ver el cambio en los que ellos han conocido por mucho tiempo, estos otros que están fuera comienzan a asistir a las reuniones y decir,  ‘¿Qué es esto?’.  Así  vienen, y experimentan lo mismo.  Y así sucede y miles y miles se convierten. De hecho, todo el vecindario parece estar lleno del Espíritu Santo. Él parece estar en todas partes. La gente no sólo se convierte en las reuniones, algunos se convierten mientras van caminando a las reuniones, antes de que incluso llegarán  hasta allí. Algunos se convierten en su trabajo, en una mina de carbón[3], en la cima de una montaña. Algunos son despertados en medio de la noche. Se fueron a la cama como de costumbre, pero se despiertan  con un sentido impresionante  del pecado y tienen que levantarse y orar y suplicar a Dios que tenga misericordia.  Nadie ha hablado con ellos en ese momento- es el Espíritu de Dios que esta actuando. Él domina toda la zona. Se está llenando la vida de todo el pueblo.

Eso es lo que sucede en los avivamientos y así se obtiene esa curiosa, mezcla extraña,  por decirlo así,  de gran convicción de pecado y gran alegría, un gran sentido del temor del Señor, y una gran acción de gracias y alabanza. Siempre en los avivamientos acontece lo que alguien llamo una vez, un trastorno divino. Algunos están gimiendo y agonizando bajo convicción, otros alabando a Dios por la gran salvación. Y todo esto  lleva a las reuniones concurridas y prolongadas. El tiempo parece ser olvidado. La gente parece haber entrado en la eternidad. Una reunión puede comenzar a las seis y media de la noche, y  puede terminar hasta el amanecer la mañana siguiente con nadie consciente del paso de las horas. Ellos no tienen que proporcionar café una vez o dos veces a medio camino. Cuando el Espíritu Santo organiza las cosas, el tiempo, el cuerpo y las necesidades de la carne son todas olvidadas.

Un avivamiento, entonces, realmente significa días de los cielos sobre la tierra. Te voy a dar una de las mejores definiciones que se han escrito de lo que es verdad de un pueblo cuando hay un avivamiento o una visitación del Espíritu de Dios. Fue escrito por el grande y santo Jonathan Edwards sobre la pequeña ciudad de Northampton, en Massachusetts en 1735.

‘’Este trabajo pronto hizo una alteración gloriosa en la ciudad. Así que, en la primavera y el verano siguiente al parecer, es decir, de la ciudad, parecía estar lleno de la presencia de Dios. Nunca estuvo tan lleno de amor, ni tan lleno de alegría y a la vez tan lleno de angustia como lo fue entonces. Había señales notables de la presencia de Dios en casi todas las casas.  Fue un momento de alegría en las familias a causa de la salvación que se trajo a ellos. Los padres regocijándose sobre sus hijos como bebés recién nacidos,  los maridos sobre sus esposas y esposas sobre sus maridos. Las obras de Dios se vieron entonces en su santuario. Las obras de Dios eran una delicia y Sus tabernáculos eran amables.  Nuestras asambleas públicas eran entonces hermosas.  La congregación estaba viva en el servicio de Dios. Todos seriamente empeñados en la adoración pública. Cada oyente deseoso de beber  las palabras del ministro, mientras salían de su boca. La asamblea en general de tiempo en tiempo, estaba en lagrimas mientras la Palabra se predicaba.  Algunas lágrimas de tristeza y angustia, otros de alegría y amor, otros por la compasión y preocupación por las almas de sus vecinos”.

Jonathan Edwards : Obras , Londres 1840 , Vol. I, p . 348

Ahí he  dado un esbozo de lo que sucede en los avivamientos.  “¿Qué significan estas piedras?” Bueno, eso es exactamente lo que sucedió hace cien años en todos los diferentes países. Fue la obra de Dios, estas visitas  del Espíritu de Dios. ¿Sabe usted acerca de estas cosas? ¿Te interesa? ¿Le preocupa? ¿Ha sido movido? ¿No empieza a ver que si sólo esto ocurriera hoy se resolverían nuestros problemas? Esto es Dios visitando a su Pueblo.  Días del cielo en la tierra, la presidencia del Espíritu Santo en la Iglesia, la vida abundante dada al pueblo de Dios sin medida. Confío en que ya hemos visto y sentido algo que crea en nosotros no sólo el deseo de decir: “¿Qué es ese fervor? ¡Oh, que podamos conocerlo. Oh, que nos aconteciera a nosotros, pero que también podamos sentirlo a tal punto que empezamos a rogar a Dios que tenga piedad y que tenga misericordia y que nos visite de esa manera con su gran salvación.

 

Imagen bajo Creative Commons de Brenda Castro

 

Si te ha sido útil esta entrada, compártela

Publicaciones relacionadas

Rompe el hielo, sé el primero en comentar esta entrada

Nueve + 6 =