Avivamiento Cap 7 – M. Lloyd-Jones

 

AVIVAMIENTO

Ver todos los capítulos de la serie 

Fuente: Blog de Mario López

Martyn Lloyd Jones.  Libro. Revival. Avivamiento

Traducción: Mario Lopez

Capitulo 7

Inercia Espiritual

Génesis 26:17-18. E Isaac se fue de allí, y acampó en el valle de Gerar, y habitó allí. Y volvió a abrir Isaac los pozos de agua que habían abierto en los días

Seguimos todavía con el relato de Isaac y los pozos porque hemos encontrado esta vieja historia  que es un verdadero cuadro de nuestra búsqueda del agua viva de avivamiento. Como resultado de la labor de los filisteos, los pozos se cegaron, hemos tratado con gran parte de la basura-una falta de ortodoxia, la ortodoxia defectuosa, y ahora, permítanme que les recuerde, estamos examinando el problema de la ortodoxia muerta.

Así, pues, ¿cuáles son las otras manifestaciones de esta condición? Bueno, se trata de una falta de aplicación de la verdad. Una cosa es creer en la verdad,  es una cosa muy diferente  aplicarla. Escuchamos y aplicamos la verdad, en un principio, de lo contrario no seríamos cristianos. Pero es posible que nosotros, una vez que hemos hecho lo inicial,  seguir adelante, contentos con sólo escuchar o leer la verdad, y nunca aplicarla a nosotros mismos, o examinarnos a nosotros mismos a la luz de ella. ¿No es esta una de las posibilidades más alarmantes en la vida cristiana? Podemos ir regularmente a la iglesia, domingo tras domingo.  Podemos leer la Biblia, y podemos leer libros que nos ayudan a entender la Biblia.  Y una y otra vez nos inquietan,  sentimos un sentido de convicción, sentimos lo correcto de lo que se pone delante de nosotros y somos conscientes de una incapacidad dentro de nosotros mismos, pero por desgracia no hacemos nada al respecto. El sentimiento viene y luego se va. Como el profeta Oseas dice: “Tu piedad es como nube de la mañana, y como el rocío de la madrugada, que se desvanece ” (Oseas 6:4), al aparecer, se desvanece. Esto es, me parece, uno de los más terribles peligros en relación con la vida cristiana en su conjunto,  que nosotros nos conformamos con una perturbación superficial, pero en realidad nunca se le confronta, nunca se  baja a la situación, y al problema. Nunca procedemos a considerar esta perturbación, y decimos: “Bueno, ahora, ¿qué es esto y qué puedo hacer al respecto?

Creo, también, que este es uno de los grandes peligros que afectan a todas las congregaciones. Podemos sentir algo durante el servicio, y podemos decir: “Voy a tratar con eso.” Pero entonces, saliendo del servicio comenzamos a hablar con la gente y hablar de otras cosas, lo que sentimos en la reunión se ha ido, y nunca regresa. De este modo, nos pasamos la vida,  de las perturbaciones temporales superficiales, que no conducen a nada. No debo quedarme con esto. Pero  me parece que ése era el problema fundamental con los hijos de Israel, cuando encontramos su estado representado en los escritos de los profetas del Antiguo Testamento. Ellos sentían ligeras alteraciones, y los falsos profetas los sanaban muy rápido y todos somos  falsos profetas con respecto a nosotros mismos. Esa es una manifestación de esta falta de aplicación de la verdad.

Pero yo lo pondría de otra manera. ¿No hay una tendencia general a descuidar por completo el arte de la meditación, el arte del pensamiento serio? Al leer la historia de la Iglesia, y especialmente en lo que uno lee la historia de la Iglesia en mejores épocas, cuando el pueblo de Dios y la causa de Dios era poderosa en esta tierra, cuando se lee acerca de la Iglesia en general, y las biografías individuales de la  gente cristiana uno no puede sino estar impresionado por el contraste extraordinario entre ellos y nosotros.  La meditación jugó un papel tan importante en sus vidas. Pasaban horas pensando, meditando, reflexionando,  sobre la Palabra. Pero esto es algo que casi ha desaparecido. Y nuestra excusa, por supuesto, es que todos estamos muy ocupados. Y estamos muy ocupados. Nuestras vidas están llenas con cosas que al final no importan en absoluto. Nuestros programas están tan llenos. “No tenemos tiempo”, decimos.  Y usted puede estar tan ocupado en el trabajo, incluso de la Iglesia cristiana que le hace un gran daño a su  alma. Se puede tornar  superficial y seco, y finalmente inútil. No, la meditación es absolutamente esencial. Hay una línea en un conocido himno que pone esto a la perfección: “Toma tiempo para ser santo”.  Usted tiene que tomarse el  tiempo para ser santo. Pero hoy estamos apresurados de un lado a otro, lleno de actividades, por eso nuestra vida espiritual cristiana es tan superficial. Por supuesto, en el papel puede parecer muy maravilloso.  Y las revistas religiosas informaran de ello.  Sólo están interesados en las actividades, ya que es lo que ellos llaman las noticias. Alguien está haciendo algo, eso es noticia. La meditación es algo que no se puede poner en sus columnas de noticias, es demasiado profundo, no es lo suficientemente espectacular. Sin embargo, la forma de probar la vida cristiana es por la profundidad, por el verdadero entendimiento, que sólo se obtiene por la meditación y el pensamiento. Y esta es una parte de la disciplina de la vida cristiana. Y se dará cuenta de que está siempre presente en el tiempo de un verdadero avivamiento.

A continuación, vamos a examinar otra cuestión, que se deriva de ello. La meditación siempre conduce al verdadero auto-examen. Pero hoy en día el autoexamen no es popular. Hay quienes incluso enseñan que el autoexamen es erróneo. ‘No’, dicen ‘no hay que hacer eso siempre hay que estar mirando al Señor’.   Y dicen eso de una manera incorrecta. Por supuesto, toda nuestra vida en última instancia, es una vida de ver al Señor, pero no a costa del auto-examen. Las Escrituras nos exhortan a examinarnos a nosotros mismos,  para ponernos a prueba a nosotros mismos, y  exponernos  a nosotros mismos. Y, hay que decir que una vez más, la literatura del pasado trae esto tan claramente.  Lea la vida de cualquier hombre que ha sido usado por Dios  de alguna forma en relación con avivamientos,  y usted siempre encontrará que él era un hombre que se  había examinado a sí mismo, y se había alarmado por sí mismo. Siempre esto ha sido lo que le ha llevado a Dios y a la oración, su asombro por él mismo. Pero si no nos examinamos a nosotros mismos nunca  vamos a orar en realidad, y nuestra vida será vivida por completo de la superficial.  Ahora bien, qué poco hemos oído hablar de auto-examen! Oh, creemos en tener un momento a solas, una breve lectura de las Escrituras, una oración apresurada, y lo hemos hecho todo. Pero ¿dónde está el auto-examen? ¿Cuánto se habla  sobre la mortificación de la carne, la mortificación de nuestros miembros que están en la tierra? Estos son los preceptos apostólicos: “Haced morir, pues, vuestros miembros que están sobre la tierra ” (Col. 3:5). “Si vosotros por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne”.  Rom. 8:13).  Estas son las instrucciones de Pablo, pero nunca escuchamos de estas cosas. Es porque tenemos una idea falsa sobre la santificación, y, de nuevo, decimos: “Estamos mirando al Señor.” Y así nuestra vida  vive totalmente en lo superficial.   No sólo carece de profundidad,  carece de una verdadera y vital santidad.   Estos no son más que aspectos de esta falta de aplicación de la verdad.

Pero para equilibrar la verdad y ponerla bastante justa,  tengo que seguir diciendo que si bien es probable que sea cierto  la mayoría que no creen en el auto -examen en absoluto, y no lo hacen, hay algunos que son culpables de un autoexamen defectuoso. Y esto puede ser igual de malo. Están aquellos que son culpables de una ortodoxia muerta, debido a un auto-examen mal aplicado.  Hay un camino equivocado de examinarnos a  nosotros mismos, así como de una manera correcta. La forma correcta por supuesto es la que se indica en  las escrituras, la cual siempre conduce a un buen resultado la manera equivocada lleva a la morbilidad y a una introspección falsa.   Esta es una cuestión muy sutil, pero hay mucha gente buena, hoy, en la Iglesia cristiana,  que son absolutamente ortodoxas, quienes se toman el tiempo y están preocupados  por el auto-examen, si,  pero se paralizan por completo, y son inútiles,  porque, en cierto sentido,  no hacen nada más. Ellos simplemente pasan todo su tiempo en el examen de sí mismos. Miran hacia el interior, fijándose en su propia indignidad, y son tan conscientes de todos sus pecados y su indignidad, que nunca hacen nada. Todo su tiempo se toma pensando sobre su condición. De hecho, están tan ocupados examinando a sí mismos, y están tan deprimidos como consecuencia de hacerlo, que no tienen tiempo para orar por avivamiento o para cualquier otra cosa. Ellos siempre están orando por sus propias almas,  y su propia condición personal.

Ahora, obviamente esto es totalmente erróneo, y es tan malo como el tipo superficial de la vida que nunca se examinen en si en absoluto. Así que podemos establecer el principio que el cristiano nunca debe de estar espiritualmente deprimido y miserable. Un cristiano miserable es una contradicción en los términos. El cristiano no tiene derecho a estar deprimido de esta manera. ¿Por que hay gente tan a menudo en esta condición? Me parece que la respuesta es que no  están analizando a sí mismos a la luz de las escrituras. Porque si siguieran el método Escritural: permitieran que la verdad los examine; la aplicaran a sí mismos; se la predicarían a sí mismos, hablarán con ellos mismos, meditarían sobre estas cosas: se traerían a sí mismos bajo la convicción, y no les dejaría escapar. Pero no se deben detener ahí. Habiendo encontrado así su verdadera condición, permitieran a las Escrituras que le conduzca  al Señor Jesucristo, y a la limpieza de su sangre. En otras palabras, cualquier cristiano que está deprimido y decaído, e introspectivo,   realmente está fallando en aplicar la doctrina de la justificación por la fe solamente. Si se detiene en sus pecados,  si se detiene en el polvo y las cenizas y en el cilicio, digo yo,  que no es escritural. Usted debe continuar de eso y mirar hacia él, y aplicar  de nuevo la verdad a sí mismo. Usted debe estar seguro de terminar en un estado de acción de gracias y alabanza, con la conciencia de que sus pecados son cubiertos y borrados, y que está renovado, y que usted es capaz de seguir adelante.

Ven cuán sutil es todo esto. ¿Pero no es cierto en la actualidad? Hay muchos que no están orando por un avivamiento porque están viviendo una vida tan superficial. Ellos ni siquiera ven la necesidad de avivamiento. Están muy ocupados y activos, y  se apresuran aquí y allá. No hay tiempo para pensar en el avivamiento. Todo está bien, dicen. Miran  la apariencia, en la superficie. No son conscientes de su condición actual, como les voy a mostrar. Pero luego están esos otros que son tan  egocéntricos y entregados a sí mismos  que realmente no tienen tiempo para pensar en nadie más. De esta manera,  usted ve, la falta de auto-examen, o un autoexamen defectuoso,  puede  dar lugar a esta condición de la ortodoxia muerta.

Pero pasemos a otra cosa que es más positiva, y que yo quiero hacer hincapié sobre todo en este momento. Yo lo pondría así como un alineado.  La ortodoxia muerta es comúnmente culpable de no darse cuenta de las posibilidades gloriosas de la vida cristiana, y por lo tanto conduce a la consiguiente falta de darnos cuenta de nuestra propia pobreza. Estoy hablando de la falta de darse cuenta de las posibilidades de la vida cristiana en el mundo actual. Me refiero a la clase de cosas que el apóstol Pablo escribe  hacia el final de Efesios 3. Les insto a que lea algunos de estos grandes versos. El Apóstol dice que está orando por los Efesios. Han creído en el evangelio desde hace algún tiempo, han sido sellados por el Espíritu.

Son buenos cristianos pero él está orando por ellos:

Efesios 3:16-19. Para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser          fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite        Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados         en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál    sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor         de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la   plenitud de Dios.

Eso es lo que quiero decir.

Quiero decir también lo que Pablo tiene en mente en Filipenses 3. Esta es su          posición. Él dice que su preocupación es que: “y ser hallado en él, no      teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de        Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; a fin de conocerle, y el poder de          su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser          semejante a él en su muerte”. Filipenses 3:9-10.

Esto es lo que usted puede llamar las alturas y las profundidades de esta vida cristiana,  las posibilidades abiertas a los cristianos en el mundo actual. Y te encuentras con que, no sólo en las Escrituras, pero, repito, al leer las biografías de los santos, al leer las historias de lo que sucede a las personas en un tiempo de avivamiento, usted se encuentra leyendo de personas que entendieron estas posibilidades. Ellos han entrado en un profundo conocimiento de Dios, y del Señor Jesucristo. Ellos saben lo que es ser visitados por ellos, ellos saben lo que es ser arrebatados por su presencia. Hay una historia de un viejo puritano que tuvo una experiencia una vez, cuando él estaba caminando sobre una ladera de la montaña. Fue un camino estéril, y se sentó junto a un pozo a beber un poco de agua con el pan que llevaba en el bolsillo como su comida. Y, de repente, el Señor Jesucristo vino a él, y le dio manifestaciones de sí mismo. Y este hombre dijo que había aprendido más durante aquella breve experiencia de lo que había aprendido en cincuenta años de la lectura y el estudio, y de la meditación. Eso siempre es una posibilidad.

Usted encontrará esto de nuevo al leer la historia de avivamientos. Se oye gente hablando de estas transferencias, y de sus relaciones con Dios y con el Señor Jesucristo, la realización de su presencia, las manifestaciones de su amor, de ser casi abrumados por un sentido de la cercanía del Señor Jesucristo,  de ser llenos de un sentido de la gloria de Dios y de su amor. Usted encontrará esto en la vida de las personas como Jonathan Edwards y, como siempre señalo, de los cristianos de todos los matices de opinión teológica. Lo encuentras en Whitefield, en Wesley, lo encuentras en la vida de los hombres como Finney y Moody y en las vidas de muchos santos.

¿Estamos experimentando estas cosas  nosotros mismos? ¿Nos damos cuenta de que estas son las posibilidades? Avivamiento, como vamos a ver más y más,  es  Dios mismo manifestándose de esta manera viviente.  Pero esto es posible, aparte de avivamiento. Esto puede sucederle  a una persona individual. ¿Por qué no conocemos estas cosas? ¿Por qué no estamos sedientos, deseando y anhelando  esto? Creo que puedo dar una explicación parcial.  Es porque estamos  como la gente en la iglesia de Laodicea.  Esto es lo que se les dijo. Te acuerdas, por el Señor resucitado: “Porque tú dices: Yo soy rico, y me enriquecido y no tengo necesidad de nada, y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, y ciego y desnudo”. (Apocalipsis 3:17).  Y, sabes, esa es la condición de la Iglesia en la actualidad. Estoy hablando incluso de muchos evangélicos y de iglesias evangélicas. Somos pobres y desnudos,  desventurados, miserables, ciegos y no lo reconocemos. Decimos, en efecto, “Nosotros somos el pueblo evangélico, estamos bien.” Pero, ¿estamos bien? No ayuda a examinarnos a nosotros mismos, a la luz de los que están obviamente mal, esa es una cosa muy simple de hacer, y nos puede convencer de que estamos ‘bien’. Al igual que los Laodicenses tenemos todo. ¿Pero qué es lo que  hemos conseguido? No, me temo que el problema con nosotros es que somos ciegos a nuestro verdadero estado y condición espiritual. Por desgracia, vamos a persistir en el examen de nosotros mismos a la luz de las actividades.  Y si estamos ocupados, nos imaginamos que todo está bien. Pero, mi querido amigo, la prueba de un cristiano no es su ajetreo y su actividad, es el conocimiento de Dios, es su conocimiento del Señor Jesucristo. No es difícil estar ocupado, pero cuando se trata de darse cuenta de su presencia, no tardarás en descubrir que tienes que darle tiempo a esto.

Si se me permite decirlo de otra manera, creo que se debe en parte al hecho de que, en cierto sentido estamos demasiado preocupados por nosotros mismos en lugar de preocuparnos por  él. Hay una enseñanza que ha sido muy popular durante varios años y que se pone perfectamente en el título de un famoso libro, ‘El secreto de una vida feliz’ *del cristiano’. Esa es la perspectiva dominante. ¿Qué debo hacer para ser feliz? Oh, pero esa no es la cuestión. Debe ser “el secreto del cristiano de una vida con Dios”, el secreto cristiano del conocimiento  de Dios. Lo que debería enfatizarse    no es simplemente que yo sea librado de ciertos pecados que me preocupan.  Por supuesto que deben ser eliminados, pero la preocupación no debería ser ni siquiera eso. Es, ‘a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos (Filipenses 3:10). Sí, dice Pablo, “No que lo haya alcanzado ya… “(v. 12).  ¿Pablo diciendo eso? Él no está satisfecho, porque, como ven, la norma no era su felicidad, pero la posibilidad de conocer al Señor, y el poder de su resurrección y la participación en sus padecimientos.  Somos demasiado subjetivos y egoístas, preocupados sólo de nosotros mismos, queriendo deshacernos de nuestros pequeños problemas. Usted puede sentirse que  está libre de problemas, pero la pregunta que me gustaría preguntarle es esta: ¿en qué medida lo conoces? ¿Usted sabe mucho acerca de la amplitud y la longitud y la profundidad y la altura de su amor? ¿Es tu mayor deseo de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, y ser lleno de toda la plenitud de Dios? ¿Cuándo te probaste a ti mismo por ese nivel? Esa es la pregunta.  Si no nos estamos probando a nosotros mismos por estas normas, aunque podemos ser ortodoxos, estamos muertos.

Y otro de los elementos, me parece a mí, en esto, es que de la manera más extraordinaria  parece que estamos excluyendo la experiencia en conjunto. El lema es: “Tómala por la fe.” Por supuesto, es esencial en la conversión de la justificación sólo por la fe. Y es justo decirle a alguien en ese momento, ‘cree en esta palabra. Arriesga tu todo sobre ella. Confía en ella’.  Esa es una declaración inicial y correcta de hacer, pero no se debe detenerse ahí. A continuación, le dices. “Ahora, eso es todo lo que haces en este momento. Pero si lo haces se te dará una experiencia, una garantía, y usted sabrá a ciencia cierta”. Pero muy a menudo  el segundo paso se queda fuera hoy, y mucha gente enseña que las experiencias no importan. “No te preocupes acerca de tus sentimientos” nos dicen,  a través de toda la vida cristiana. De principio a fin, es: “Tómala por la fe, no se preocupe acerca de sus experiencias.” Lo dicen  casi  de una manera condescendiente. “Hay algunas personas”, añaden, “que hablan de grandes experiencias, pero eso no es gran fe.  La verdadera fe es un hombre que lo cree, a pesar de que no  ha sentido nada”.

Bueno, como he dicho, eso está bien en una etapa preliminar, pero si usted nunca ha sentido nada, si usted nunca ha tenido ninguna experiencia. Yo digo que no es la fe,  es un mero asentimiento intelectual y creencia intelectual. Debido a que la totalidad de la Biblia enseña experiencias de Dios. Y estamos destinados a experimentar a Dios. Estamos destinados a conocerle, y no ‘sólo a creer’, y “preservar nuestras creencias”, y “tomarla por la fe”. Esto es sólo el primer paso, debe de seguirle una realización, una comprensión de esto.  Y siento que es este error en este punto que representa gran parte de la ortodoxia muerta, y es un obstáculo tan grave para el avivamiento.

Permítanme resumirlo así: yo no estoy interesado en experiencias como tal. No estoy diciendo que los hombres y las mujeres deben limitarse a buscar experiencias. No, lo que estoy diciendo es, busquen  a Dios, traten de conocer a Dios, traten de conocer su amor, traten de ser llenados con este conocimiento, y toda la plenitud de Dios. No, no es la experiencia en sí misma, sino para experimentarlo, y para conocerlo. Estos hombres de la Biblia le conocían. Hablaron con él. Se dieron cuenta de su presencia. Así también  todos los otros cuyas vidas le he estado citando a usted. Pero esto parece haber desaparecido de toda nuestra concepción y sugiero que esto puede ser debido a que hemos llegado a tener tanto miedo de experiencias falsas que estamos dejando fuera la experiencia en conjunto. Tenemos tanto miedo de ciertos excesos que somos culpables incluso de apagar el Espíritu.  Este es un asunto doloroso, me lo estoy diciendo a mí mismo, pero el problema de todos nosotros es que estamos demasiado fuertes. La humildad no se observa con frecuencia en la actualidad. Un rebote de autoconfianza superficial esta al orden del día, no la mansedumbre, no la humildad, el luto por los pecados, una falta de conciencia de la indignidad y la imperfección. No, estamos dormidos en los remos. Estamos satisfechos.

¡Oh, qué diferentes del Apóstol Pablo que somos. ¿Te acuerdas de lo que dice: “Olvidando lo que queda atrás”. Son cosas maravillosas. Vamos a su historia de nuevo, se recuerda de ella. ¿Qué dijo? “Olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”. (Filipenses 3:13-14). Él está presionando hacia adelante. Yo conozco muy pocas personas cristianas que me dan la impresión de presionar hacia adelante. Sentarse es más frecuente en la actualidad. No veo a la gente estirando la correa, anhelando más, deseando, buscando, trabajando por más, orando para más.  “Yo prosigo a la meta”. Dice Pablo. Los cristianos no parecen estar viviendo así. Más bien, me parece, que en lugar de presionar hacia adelante hacia la marca, simplemente están dando vueltas y vueltas en un círculo. No veo mucha evidencia de avance y de crecimiento. La gente se salva y se les da cosas que hacer, se llevan aquí y allá, y siguen así por el resto de sus vidas. Muy ocupados, muy activos,  algunos de ellos, hasta el punto  que tienen ataques de nervios, se cansan,  personas con exceso de trabajo. ¿Qué pasa con ellos? Están dando vueltas y vueltas en un círculo,  no están presionando hacia la meta. No hay crecimiento, no hay desarrollo.  Y puedes pasar  cincuenta años con  una vida muy ocupada en la predicación del evangelio, o en la organización de esto o aquello, y es posible no conocer a Dios  mejor al final de los cincuenta años de lo que lo conocías al principio.

Esto es un error. Estamos destinados a crecer en la gracia y en el conocimiento del Señor. Estamos destinados a estar presionando hacia delante, hacia la marca, olvidando el pasado, deseando lo que está poniendo delante de nosotros: “a fin de conocerle, y el poder de su resurrección y la participación en sus padecimientos”. Es algo terrible, pero el problema con nosotros es que nuestras vidas no están centradas en él. No están dominadas por él. Nosotros decimos: “¡Ah,  sí, estamos trabajando para él.” Y luego lo dejamos solo, y nos vamos una y otra vez a nuestras pequeñas actividades. Le pedimos su bendición en lo que estamos haciendo, pero oh, ¿cuántas veces lo buscamos, a él mismo! Dios, y al Señor Jesucristo y la presencia del Espíritu en nuestras vidas, esto es  el verdadero cristianismo. Son los hombres que han buscado  que siempre han sido usados por Dios en los avivamientos. Lee sus historias. Usted no tiene que tomar mi palabra para ello. Esto es lo preliminar a los avivamientos.  Estas personas que  han sido utilizadas en gran medida han sentido que son como los de Laodicea, dicen, “No tenemos nada. ¡Oh, cuán desnudo que estamos.”  Y han ido a él, y lo han buscado.

Otra manifestación de una ortodoxia muerta, y una que se deriva de las otras, es la falta de una verdadera preocupación por la gloria de Dios. ¿Es verdad eso de nosotros, me pregunto? ¿Tenemos una verdadera preocupación por la gloria de Dios en esta generación impía? No estoy preguntando si estamos irritados por el pecado de nuestra generación. Ésa no es mi pregunta. Es una cosa simple el ser irritado y molestado por la blasfemia y el pecado, el vicio, la lujuria y las perversiones, y todo lo que vemos en nuestras calles, y en los periódicos. Es una cosa fácil, enojarse e irritarse. Pero no es  necesario ser cristiano para ser irritado. Los fariseos estaban molestos de esa manera. ¿Cuál es la prueba de un cristiano? Es la presencia de un dolor y una tristeza en el corazón, debido a la forma en que los hombres no están glorificando Dios. Lea el salmista, regresemos al Antiguo Testamento, miremos el salmista rompiendo su corazón, mientras mira al hombre ignorando a Dios, profiriendo blasfemias de Él. Quebraba el corazón de los salmistas. Se contristaban en el espíritu, no podían dormir, era una carga y una preocupación para ellos.

¿Esta generación moderna nos afecta de esa manera? ¿Conocemos el dolor por el estado de la causa de Dios? ¿Estamos preocupados por su gloria y su honor entre la gente? ¿Hasta qué punto sentimos un anhelo y un deseo de la manifestación de Dios en su gloria? ¿Cuántas veces nos decimos a nosotros mismos: “Oh, que se levantase y se dispersaran sus enemigos?’(Ver Salmo. 68:1). ¿Cuántas veces somos conscientes de estos sentimientos dentro de nosotros? ¿O estamos simplemente pensando en ello en términos de nuestras actividades, y el éxito de nuestra iglesia, o de alguna organización, o en lo que sea que estemos interesados? ¿Está centrada en Dios? ¿Hay un dolor por la gloria de Dios ¿hay un deseo para que nuevamente manifieste su gloria? Eso es lo que siempre aparece en tiempos de avivamiento. No es que la Iglesia pueda ser beneficiada,  ni siquiera que las personas llenen las iglesias. No, lo principal es que Dios y su gloria puedan ser conocidas.  Esa es la principal preocupación.

Y luego esto a su vez nos lleva a la siguiente cosa, que es la correspondiente falta de una verdadera preocupación por las almas de los que están fuera.  “Ah, pero”,  usted dice, “Estoy muy interesado en la obra misionera. Y estoy muy activo en relación con este tipo de cosas”. Eso no es lo que te estoy preguntando.  Yo no estoy preguntando  si usted está haciendo el acto realizado en la vida cristiana, es decir, apoyar las actividades misioneras en el país y en el extranjero. Le estoy preguntando ¿si realmente tiene un dolor en tu corazón y en tu mente, debido a la situación de los no creyentes? ¿Sabemos mucho acerca de lo que nuestros  padres llamaban  “una carga por las almas”? ¿Está esta carga sobre nosotros? Ahora,  pueblo cristiano, esto debe de ser así, si realmente creemos lo que decimos creer. Si realmente creemos que esas personas están deshonrando a Dios, y que van al infierno, debe ser una carga para nosotros, pero no la es, de nuevo, porque estamos tan ocupados, porque no nos detenemos a pensar y trabajar sobre ella, porque no analizamos, a causa de nuestra noción inadecuada de Dios y de su gloria, y del estado real de estas personas. ¿Acaso  que  existe una   preocupación piadosa, esta carga por las almas de los perdidos?

Creo que puedo probarle esto, si es necesario. Me han dicho  muchos pastores, en todas partes de este país, que tienen experiencias como ésta. Ellos dicen:”Tenemos un montón de gente en nuestras iglesias que asisten  con frecuencia y regularidad,  sobre todo si hay reuniones de grandes masas, pero que simplemente no   asisten a la reunión semanal de oración”. Ahora eso es lo que tenemos que explicar.  Si tuvieran una carga y  preocupación por las almas realmente,  estarían allí orando regularmente,  en la reunión de oración poco espectacular. Esa es la prueba. El hombre que está realmente sintiendo la carga es un hombre que está siendo presionado por ella, y presionado a sus rodillas, y  presionado a la presencia de Dios. Su actividad suprema es la oración. Él hace otras cosas, por supuesto, pero la gran cosa, lo importante para él es la oración. Porque él se da cuenta que esta es una  área  que sólo Dios puede hacer frente.  Él sabe la carga. Y un hombre que está cargado es un hombre que ora.

La falta de carga por las almas de los perdidos, a continuación, lleva a una falta de oración muy urgente.  Esto lleva a una falta de oración que es muy esperanzadora y expectante. Existe la oración y la oración.  Y la verdadera oración sólo es posible cuando los hombres y las mujeres están conscientes de Dios, cuando ellos saben lo que es darse cuenta de la presencia del Dios santo, cuando empiezan a tener un celo por su santo nombre y por su causa, y una compasión por las almas, y una sensación de la presión de la carga de su enfermedad en sus espíritus.  Es entonces, y sólo entonces, que oramos verdaderamente. Oh  podemos ser azotados para orar, pero eso no es oración. Podemos organizar esto, pero eso no es oración.  La gente está siempre dispuesta a ser organizada, porque es mucho más fácil de hacer las cosas que se nos mandan a hacer y  cómo hacerlas, en lugar de estar a solas,  por así decirlo, con sólo Dios y nosotros mismos frente a este asunto, y estar haciendo esto continuamente.  Ese es el camino a la oración.  Es  el único camino a la oración. Me parece que el diagnóstico de la condición, por lo tanto, es que hoy nuestro problema esencial es que nos contentamos con un conocimiento muy superficial y preliminar de Dios, su ser, y su causa. Y contentos con eso, nos pasamos la vida en el activismo, ocupados, en lugar de hacer una pausa para darse cuenta de las posibilidades, en lugar de la realización de nuestro propio fracaso, y darse cuenta de que no estamos atrayendo a nadie a Cristo, y que ellos probablemente no ven nada en nosotros que los hace desear de llegar a él.  La inevitable y constante preliminar para el avivamiento ha sido siempre una sed de Dios, una sed, una sed viviente por el conocimiento del Dios vivo, y un deseo ardiente de verlo actuar, manifestándose con su poder, levantándose y esparciendo a sus enemigos.

Quiera Dios que todos podamos enfrentar estas preguntas y seguir enfrentándose a ellas. ¿Hasta qué punto conocemos a Dios? ¿Hasta qué punto podemos decir honestamente que nos estamos olvidando de lo que queda atrás, y que estamos presionando hacia delante, a la marca; que nuestro deseo supremo es conocerle, y el poder de su resurrección y la participación en sus padecimientos, siendo semejante a él en su muerte? “Si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos”? ¿Hasta qué punto conocemos  la plenitud de Dios, y el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento? ¿Hasta qué punto estamos experimentando estas cosas? ¿Son estas realidades vivientes para nosotros? La sed de Dios, y el anhelo por la exhibición de su gloria, son los preliminares esenciales para el avivamiento.

Si te ha sido útil esta entrada, compártela

Publicaciones relacionadas

Rompe el hielo, sé el primero en comentar esta entrada

19 + uno =