Hebreos 13: 10-14 – David Burt

10 Tenemos un Altar, del cual no tienen derecho a comer los que sirven al Tabernáculo;

11 porque los cuerpos de los animales, cuya sangre es llevada por el sumo sacerdote al Lugar Santísimo como ofrenda por el pecado, son quemados fuera del campamento.

12 Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo por Su propia sangre, padeció fuera de la puerta.

13 Salgamos pues a Él fuera del campamento, llevando su oprobio.

14 Porque no tenemos aquí una ciudad que permanece, sino que buscamos la que está por venir.

Biblia Textual

Si te ha sido útil esta entrada, compártela

Publicaciones relacionadas

Rompe el hielo, sé el primero en comentar esta entrada

dos × uno =