Avivamiento Cap 3 – Martyn Lloyd-Jones

 

AVIVAMIENTO

Ver todos los capítulos de la serie 

Fuente: Blog de Mario López

Martyn Lloyd Jones.  Libro. Revival. Avivamiento

Traduccion: Mario Lopez

CAPITULO 3

INCREDULIDAD

Génesis 26:17-18. E Isaac se fue de allí, y acampó en el valle de Gerar, y habitó allí. Y volvió a abrir Isaac los pozos de agua que habían abierto en los días de Abraham su padre, y que los filisteos habían cegado después de la muerte de Abraham; y los llamó por los nombres que su padre los había llamado.

Mientras seguimos con nuestra consideración de la actividad de los  filisteos, quiero enseñarles una vez mas que la historia de la iglesia asimismo establece este principio que puse en el ultimo capitulo. La historia de la  iglesia demuestra sin lugar a dudas, que el problema ha consistido siempre en que los filisteos han bloqueado los pozos y han tirado material el cual esta entre la gente y su necesidad, y la fuente de agua que hasta abajo del pozo.

Dejeme darla la evidencia. Creo que puedo resumir la historia de la iglesia en esta manera. El ocultamiento y el abandono de ciertas verdades, y ciertos aspectos de la verdad cristiana, siempre ha sido la característica principal de cada época de la declinación en la larga historia de la Iglesia. Ese es el primer punto. Si usted lee la historia de la Iglesia, y mira estos períodos de decadencia, cuando la Iglesia estaba moribunda y no parece tomarse en cuenta, usted encontrará que, sin una sola excepción, lo que más ha caracterizado la vida de la Iglesia en ese momento,  ha sido o bien una negación, o bien una ocultación, o bien un descuido de ciertas verdades fundamentales que son esenciales para toda la posición cristiana.

Podría ilustrar esto con más detalles. Permítanme darles los ejemplos más notables. Tomemos, por ejemplo, la Edad Media, seguido por el período anterior a la Reforma Protestante del siglo XVI. ¿Cuál era la gran característica de la Iglesia en ese entonces? Era esta cosa precisa; las verdades vitales de la salvación no se veían, estaban completamente ocultas, atestado, cubiertas, por toda esa masa de enseñanza que caracterizaba a la Iglesia Católica de la época. Estas personas no tenían vida espiritual, se mantuvieron en la oscuridad y en la ignorancia, no conocian las grandes verdades del Evangelio y de la salvación. ¿Por qué no? Debido a que fueron cubiertas por estas otras cosas.

Pero ahora vamos al siglo XVIII. Antes del gran despertamiento evangélico en el siglo XVIII, ese avivamiento particularmente en esta nación, lo asociamos con los nombres de Whitefield y los Wesleys, hallaremos exactamente lo mismo. Antes de ese gran despertamiento la condición de la iglesia una vez mas, era como yo la estoy describiendo en este momento. Estaba moribunda, era inútil, la gran mayoría de la gente no asistían a un  al lugar de adoración, había poca evidencia del cristianismo vital. ¿A que se debía esto? Bueno, todo el estado de la iglesia en ese tiempo era una vez mas una repetición, más o menos similar a lo que se había obtenido antes de la reformación, en una forma poco diferente, por supuesto. ¿Qué era? Era que esas grandes doctrinas de la fe cristiana no estaban siendo predicadas. No se creían. El clima controlador era el que se le llama deísmo. Ese sistema de verdad cortaba a Dios de un interés en su propio universo. El deísmo y el racionalismo estaban control. Hubieron ciertos hombres que fueron perturbados por esto.  Ahí estuvo el  gran obispo Butler, el cual escribió su famoso analogía de la religión. El escribió ese libro  para oponerse a  la mortandad del deísmo y racionalismo. Pero eso como pueden ver era el estado de la iglesia. Esas aguas vivientes   de la salvación estaban escondidas, tapadas, por es racionalismo y filosofía.

Y una vez más, de una manera más interesante, cuando se llega a leer la historia del emanar al estallido del gran avivamiento de 1859, en particular en Irlanda, usted encontrará exactamente lo mismo. El período anterior a la reactivación fue, de nuevo, que se caracterizaba por la misma falta de vida, una terrible falta de vida, y tomó una forma particular. Años antes de ese  avivamiento (estoy pensando sobre todo en los años veinte y treinta), la Iglesia Presbiteriana de Irlanda del Norte se había extraviado en sus doctrinas. Había abrazado una doctrina que se llama arrianismo, el arrianismo niega la eternidad y la divinidad del Señor Jesucristo. Arius  enseñó que el Señor Jesucristo fue un ser creado, que no era co-igual y co-eterno con el Padre. Se le negaba su divinidad.   Ahora, esa era la causa de la situación de la Iglesia, su absoluta esterilidad e inutilidad. Y no fue hasta que fue corregida y barrida, y la Iglesia volvió a la verdadera doctrina, que el renacimiento estalló entre la gente. No es, pues, mi primera pieza de evidencia. El ocultar, y el abandonar  ciertas verdades fundamentales siempre ha sido la característica principal de la vida de la Iglesia en todas las épocas de falta de vida y de decadencia.

En segundo lugar, ningún avivamiento jamás se ha conocido en la historia de las iglesias que niegan o ignoran algunas verdades esenciales. Considero que este es un punto increíblemente importante. Usted nunca ha oído hablar de un avivamiento en las iglesias, ‘llamadas iglesias’,  que niegan artículos cardenales y fundamentales de la fe cristiana.  Por ejemplo, usted nunca ha oído hablar de un avivamiento entre los unitarios, y usted nunca ha oído hablar de esto porque nunca ha existido. Eso es un simple hecho de la historia, y seguramente nos corresponde para enfrentar ese hecho.

En tercer lugar, se encuentra muy claramente en la historia de la Iglesia que estas iglesias se han opuesto siempre, y siempre han perseguido, a  los que han estado en medio de un avivamiento. De nuevo, esto es historia y no es mi opinión. Hace cien años, cuando aconteció este gran avivamiento, los unitarios se opusieron  en los Estados Unidos, en Irlanda del Norte, en todas partes. Ellos siempre se oponen al avivamiento. Ellos están obligados a ser coherentes con ellos mismos. Son racionalistas, y lo odian. También leerá en la historia de Irlanda del Norte, por ejemplo, que hace cien años la Iglesia Católica Romana de la época estaba poniendo a la venta la llamada agua bendita  e instando a la gente a rociarla sobre sí mismos, e incluso beber, a fin de evitar y evadir, esta cosa que estaba siendo llamado avivamiento. Me refiero a esas cosas, no porque me da ningún placer de hacerlo, sino por una sola razón, que si realmente estamos preocupados por un  avivamiento tenemos que descubrir las cosas que impiden el avivamiento. Y es el ocultamiento de verdades y doctrinas vitales, que siempre ha hecho esto.

Mi último principio de este apartado es que, sin una sola excepción  es el redescubrimiento de estas doctrinas cardinales que ha llevado finalmente a un avivamiento. Siempre hay un requisito previo para el avivamiento. Parece venir de repente, y en cierto sentido lo es. Pero si se fijan bien en la historia, siempre se darán cuenta de que había algo en voz baja, había un preliminar, una preparación inobservable por  personas. Y la preparación, invariablemente, ha sido un redescubrimiento de estas grandes y gloriosas verdades centrales. Tomemos, por ejemplo, la historia de la Reforma Protestante. Fue sólo después de que Martin Lutero había visto repentinamente la gran verdad de la justificación por la fe sóla, que vino el avivamiento protestante. Se estaba regresando de nuevo a la verdad, en las epístolas a los Gálatas y a los Romanos, que preparó el camino para la venida del Espíritu. Sucedió en este país y en todos los países donde la Reforma se extendió. Era lo mismo en el siglo XVII. No en el mismo grado tal vez, pero fue el énfasis en estas verdades que llevaron a la gran bendición que se vivió en la era puritana.

Y entonces todo el mundo, sin duda, tiene que saber que eso fue lo que sucedió en el siglo XVIII. Allí estaba esa falta de vida. el Obispo Butler escribió su libro, la analogía de la religión y se iniciaron las “conferencias de Boyle’ en un intento de contrarrestar este racionalismo, pero no sirvió de nada. De pronto el avivamiento parecía venir. Whitefield, los Wesley, y otros como ellos aparecieron. Sí, pero ¿cómo vino el  avivamiento a través de estos hombres? Bueno, la historia es bien conocida. Lo que realmente hizo posible que Juan Wesley tuviera la experiencia que tuvo en Aldersgate Street, fue cuando su corazón se  sintió “extrañamente calentado” por el Espíritu Santo, fue algo que sucedió tres meses antes.  Él tuvo la experiencia en la calle Aldersgate el 24 de mayo 1738, sí, pero en Marzo de  1738 se abrieron sus ojos a la verdad de la justificación por la fe solamente. La famosa conversación, en el trayecto entre Londres y Oxford, entre Pedro Bülow y Wesley, era todo acerca de la justificación por la fe solamente. Fue sólo después de haber visto eso, y lo había agarrado, que el Espíritu Santo descendió sobre él, y empezó a usarlo.

Y esto no sólo es cierto de Wesley, lo mismo  ya había sucedido, en cierto sentido, a Whitefield. Y, desde luego, si a su vez miramos a  Gales encontramos exactamente lo mismo. En ese tiempo el más grande predicador era  un hombre llamado Daniel Rowland[1], y el obispo Ryle se aventura a decir que era posiblemente el más grande predicador desde los tiempos de  los apóstoles. Su historia era exactamente igual que los demás. Era un cura,  era un predicador, pero su ministerio era inútil y muerto, y no pasaba nada.

Entonces, un día, se fue a escuchar a un predicador llamado Griffith Jones, y  convencido y condenado por la verdad de la justificación por la fe solamente. Y sólo unos pocos meses después de ver esa verdad, y darse cuenta de que, a pesar de que aún no  había sentido su poder, que de repente un día, mientras tomaba un servicio de comunión, el Espíritu Santo descendió sobre él, y lo llenó, y un gran avivamiento estallo en Gales en el siglo XVIII. Ahora, éste es siempre el caso. Y, como ya os he recordado, era lo mismo hace cien años, sobre todo en Irlanda del Norte. Fue cuando se deshicieron de este arrianismo, y vieron la importancia de la plena verdad sobre la persona de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, que vino la poderosa bendición.

Así que insto a que hay ciertas verdades que son absolutamente esenciales para el avivamiento. Y mientras se  niegan estas verdades, o se descuidan o ignoran, no tenemos derecho a esperar la bendición del avivamiento. Los filisteos siguen llegando, y tiran su tierra, y su basura, y el agua de la vida se oculta a la vista. Ahora bien, lo confieso libremente, que  si hubiera consultado mis propias inclinaciones no estuviera refiriéndome a estas cosas. Sé que estoy de nuevo exponiéndome a la acusación de censura y la crítica de los demás y del separatismo y del individualismo, y la no cooperación, pero después de todo, si un hombre permite que sus propios sentimientos y su propia reputación, afecte  su declaración de la verdad que él cree, no tiene nada que hablar. No es una tarea agradable para mí tener que hacer referencia a estas cosas. Lo hago sólo porque tengo esta convicción profunda, sobre la base de la Escritura (apoyado plenamente, como he estado mostrando que, por la historia de la Iglesia cristiana) que, si bien estas verdades son descuidadas, negadas, o incluso ignoradas, no se puede tener un avivamiento. Debemos comenzar con este trabajo de los filisteos. No sirve de nada decir, ‘Vamos a orar por un avivamiento’. Hay algo que tenemos que hacer antes de eso. El trabajo de los filisteos se debe eliminar.  Eso es lo que hizo Isaac. ‘Él cavó otra vez los pozos que habían abierto en los días de Abraham, su padre.’ Ellos limpiaron la basura y los desechos, y la tierra, y allí estaba el agua como antes. Cada avivamiento muestra claramente que ese trabajo preliminar se ha hecho siempre.

Hay por lo tanto, ciertas cosas que tengo que poner ante ustedes, ciertas verdades que deben ser creídas. Un Avivamiento no puede ocurrir mientras se  niegan estas verdades, por lo que debemos mirar a ellas y hay que tomarlas en el orden correcto.

¿Qué, pues, son las verdades que se  niegan y se ocultan por la obra nefasta de los filisteos? Aquí está la primera. La verdad sobre el Dios Soberano, trascendente, viviente que actúa, y que interviene, y estalla en la historia de la Iglesia y de los individuos. Tengo que empezar con eso. Es la base de todas las doctrinas. Consideremos, por ejemplo, lo que el apóstol Pablo escribió a Timoteo. Las cosas estaban difíciles. Timoteo estaba preocupado, fue perdiendo la esperanza, él se preguntaba lo que el futuro le acarreaba. Pablo era anciano y estaba cerca a la muerte, y ahí estaba Timoteo, asustado y alarmado. Pablo le escribe y dice: “Lo que usted dice es muy cierto, conozco a estas personas que están negando las verdades y así sucesivamente.” Y entonces él le dice: “Pero el fundamento de Dios está firme”. (2 Tim. 2:19)’. La base de todo es el Soberano trascendente, Dios, quien  en Su eterna, gloriosa libertad, actúa, interviene e interfiere con la vida de toda la Iglesia y de los individuos. Y si hay algo que es más evidente que cualquier otra cosa en la vida de la Iglesia hoy, es el fracaso para empezar, y creer, esa verdad.

¿Qué tenemos hoy? Tenemos el dios de los filósofos y el dios de los filósofos no es el soberano, trascendente, Dios vivo,  es una abstracción[2]. Se habla de la ‘causa sin causa. ’¡Qué manera de hablar de Dios! Dios no es una abstracción. Dios no es un concepto filosófico. Dios es, y sólo El es. Él es la vida, y el Autor de toda la vida y el ser. Y argumentan a su alrededor con sus pipas en la boca, y hablan de él como si fuera un término que se puede manejar y esgrimir. Usted nunca tendrá avivamiento en esas condiciones. Dios, yo digo, no es una abstracción, alguien con quien se puede argumentar  y encajar en nuestros esquemas. La filosofía siempre ha sido la maldición en la vida de la Iglesia, y es la maldición de hoy.

Otra forma en que se ocultó esta gloriosa verdad de Dios es por lo que la gente llama “la filosofía de la inmanencia”. Dios en todo. No es Dios trascendente, pero Dios inmanente. Dicen que Dios está en todo, que se encuentra en toda la naturaleza. No es exactamente un panteísmo, pero se acerca mucho a el. Sin embargo, el argumento es que como Dios está en todo, no se espera que actúe desde el exterior. Dios está en todas partes, en todo, todo  es sagrado, y  no les gusta la distinción entre lo sagrado y lo secular. Esa es otra manera de negar su soberanía y su trascendencia eterna.

Y luego está esa otra creencia que me he referido como deísmo. Es muy común hoy en día, a pesar de que no  se le  da a menudo ese nombre ahora. Fue llamado así hace doscientos años, pero se le debe de dar ese nombre en el día de  hoy también. Es una creencia acerca de Dios que cree en él, como  Creador solamente. Se dice que Dios creo  el mundo, pero no tiene más interés en el. El deísmo admite una especie de providencia divina, pero sólo en el ámbito de las cosas materiales, no  en el ámbito de lo moral, ni en el reino de lo espiritual. Dios esta, por así decirlo, excluido de su propio universo. Él lo hizo como un gran relojero hace un reloj, y después de haberlo hecho,  sólo le permite seguir adelante, por su cuenta. No tenemos que quedarnos aquí, pero pido que examinen,   incluso sus propios pensamientos, y se den cuenta de los pensamientos que están controlando a muchos en la iglesia cristiana de hoy. Sus ideas de Dios que es un Dios que no interviene. Él es un Dios que no actúa, un Dios al que siempre han tenido que acercarse: ellos siempre se mueven mientras El permanece lejos  en alguna eternidad lejana, absolutamente impasible e inmóvil. Él es el Dios lejano. Y por consiguiente, no creen en el avivamiento, porque eso significa esencialmente  Dios actuando, Dios entrando, Dios irrumpiendo.

Así que si tenemos el dios de los filósofos, o el dios de los deístas y racionalistas, jamás experimentaremos avivamiento. De hecho la oración se convierte casi en una pérdida de tiempo y bastante ridículo. ¿Y cuántas veces  esa es precisamente la actitud de muchas personas a la oración. Es algo formal y mecánica –  o bien leen sus oraciones, o salen de paso para arriba. No hay contacto vivo, no se espera nada, Dios es desterrado en su propia eternidad, y el hombre ocupa el centro del escenario. Son sus pensamientos acerca de Dios que importan, no el pensamiento de Dios sobre él. ¿Cuál es tu creencia en Dios? ¿Crees en el Dios soberano, trascendente, eterno del universo, que está activo todavía? Nuestro Señor dijo: “Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo.” (Juan 5:17) No es inmanentista, ni alguna trascendencia que casi lo hace desaparecer del universo, sino ambas, Dios arriba, y sin embargo, con nosotros, vivo e interfiriendo, un Dios que  visita a su pueblo. ¿Cómo podemos orarle, a menos que seamos claros y correctos en nuestras ideas del soberano Dios vivo? El trabajo de los filisteos, ya ves, ha sido la de ocultar eso, y ese trabajo debe ser eliminado  antes de que podamos volver otra vez al agua.

La segunda verdad que se ha ocultado desprende de la primera. Se trata de la autoridad de este libro, la autoridad de la Biblia. El trabajo de los filisteos es invariablemente esto – debemos tener en cuenta que por lo general debido a que hay grupos y divisiones incluso entre los filisteos – niegan la revelación. Por supuesto, si su punto de vista de Dios es lo que he descrito, no se puede tener la revelación. Ellos no creen en la inspiración. En realidad, no creen que Dios ha revelado la verdad acerca de sí mismo, en las proposiciones, así como en declaraciones, como se registran en la Biblia. ¿Cual , pues, es su posición? ¿Cómo llegan a la verdad? Su respuesta es que llegan a la verdad mediante la búsqueda, , por su razonamiento, por su comprensión y por su especulación.

Ahora, esto se puede poner muy simplemente. Todo el énfasis hoy en día esta en  la búsqueda del hombre por Dios, como si Dios nunca se  hubiera revelado a sí mismo en absoluto. Pero el caso de la Biblia es que Dios está buscando al hombre, y  se ha revelado al hombre, porque el hombre mediante la búsqueda no puede encontrar a Dios. Esa es la propuesta fundamental. Y eso es lo que se esta negando.  Hoy en día todo está siendo gobernado y controlado por los filósofos y los pensadores, por lo que piensan acerca de Dios, y desafían a Dios, y hacen a Dios a su propia imagen, y no es Dios, es una mentira.

Ahora, mi argumento es que mientras este sea el caso, no tenemos derecho a hablar de avivamiento, o  esperarlo, y menos aún existe la esperanza para él. ¿Cuál es nuestra autoridad final en todas estas cuestiones? ¿Qué debo saber acerca de Dios, y la posibilidad de bendiciones, a parte de lo que tengo en la Biblia? ¿Y puedo reclamar que mi mente y  razón pueden elegir lo que es correcto  y lo que está mal, y que yo sólo necesito aferrarme a lo que yo estoy de acuerdo ? Eso me hace a mi la autoridad, no  este libro.  Eso hace que mi razón sea el estándar   no la revelación de Dios.

Si usted lee  la historia de todos los avivamientos del pasado, usted encontrará que han existido periodos donde los hombres y mujeres han considerado este libro como la revelación de Dios, y la verdad concerniente a el, y la relación del hombre con él, y todo lo que esto involucra. Han creído que este libro ha sido escrito por hombres quienes fueron divinamente inspirados. Ellos se  han sometido a él, ellos no se han impuesto sobre el como jueces, y como aquellos que deciden que es lo que esta  correcto e incorrecto. Pero los filisteos  han estado terriblemente activos durante los últimos ciento cincuenta años. Las condiciones están de esta manera porque la gente no tiene ninguna autoridad. Ha negado la autoridad de la escritura, han puesto sus propias opiniones, filosofía, ciencia, aprendizaje, todas estas cosas. El elemento sobrenatural es descontado, no se creen en los milagros,  la ciencia supuestamente es incompatible con ellos. Todas estas cosas se han cubierto. Cualquier actividad directa de parte de Dios es sospechosa porque no se ajusta a los sistemas de los filósofos. Estas son cosas urgentes, les ruego, que lean la historia del pasado, y ustedes descubrirán que nunca ha existido un avivamiento cuando los hombres han puesto sus propias ideas y opiniones antes que la autoridad de la palabra de Dios.

El tercer gran artículo cardinal de la fe que ha sido ignorado es el hombre en el pecado y bajo la ira de Dios. Aquí esta una doctrina que el hombre natural abomina. Él siente que es un insulto para él. El siempre ha sido así. Vaya otra vez y lea las historias, y encontrará que en todos los períodos de falta de vida y de decadencia  la gente no creía en el pecado de esa manera. Ellos no creían  en la ira de Dios. Y supongo que no hay dos cosas en relación con la fe cristiana, que son tan abominables hoy, como la doctrina del pecado, y la doctrina de la ira de Dios. La gente está tratando de justificar el pecado en términos de psicología. Dicen que es un insulto a la humanidad, y en cuanto a la idea de la ira de Dios – ¿’Por qué, dicen, ‘no es Dios en absoluto. Ese es el Dios tribal del Antiguo Testamento. “No dijo una prominente predicador hace  tiempo que no creía en” el Dios del Antiguo Testamento,  sentado en la cima del monte Sinaí, gritando su ira y su condenacion. Dijo que creía en el Dios de Jesús. Dicen que la idea de la ira de Dios es incompatible con la doctrina de Dios como amor.

Ahora estoy llamando estas declaraciones el trabajo de los filisteos, porque la mera historia de cada avivamiento trae esto inmediatamente. Los hombres y las mujeres en  medio de los avivamientos  son, en su primer instante consciente de dos cosas por encima de todo lo demás. Uno de ellos es su propia maldad indecible. Cuando se tiene avivamiento usted ve hombres y mujeres gimiendo, agonizando bajo la convicción de pecado. Son tan conscientes de su indignidad y su vileza, que sienten que no pueden vivir. Ellos no saben qué hacer con si mismos.  Ellos no pueden dormir. Ellos están en  agonía de alma. Si usted lee la historia, verá que eso es lo que se destaca. La verdad de la  Biblia es que el corazón humano es “engañoso sobre todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?” (Jer. 17:9).

“En mí”, dice el apóstol Pablo, “(es decir, en mi carne) no mora el bien …. ¡Miserable hombre de mí!” (Rom. 6:18, 24). Y en los hombres y mujeres en medio de los avivamientos se sienten como lo hizo Pablo. Ven  su propio pecado, que están horrorizados y claman por su liberación.

Pero luego que les enfrenta  la ira de un Dios santo, y que es la causa de su más intensa agonía. Ellos saben que son merecedores de esa ira, y que Dios, si es Dios, deben odiar el pecado con toda la intensidad de su naturaleza divina y de ser. Y saben que en efecto así es, él nos lo ha dicho en su palabra. Se encuentra en el Antiguo Testamento y en el Nuevo. El Jesús que la gente pone en contra del Antiguo Testamento, enseñó acerca de la ira de Dios. Él habló sobre el infierno, habló sobre el lugar donde “el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga”. (Marcos 9:44) Él es quien pronunció estas ideas. Está en todas partes en el Nuevo Testamento como en el Antiguo. Y no conozco nada que sea tan terrible en toda la Biblia, como  la declaración en el último libro, en Apocalipsis 6, lo cual nos habla de aquellos hombres y mujeres que, al final, cuando lo ven, llamaran a  las montañas y las rocas que caigan sobre ellos para esconderlos – ¿de qué? De la ira del Cordero, el Cordero de Dios, la encarnación de su amor. Es la ira que es lo más aterrador de todo. Eso es lo que sucede en cada período de avivamiento y re-despertamientos. Los  hombres  tiemblan en presencia del viviente y santo Dios. Y como ven su propia indignidad, no saben qué hacer ni a quién recurrir. Y están en agonía, tal vez durante días y días.

Eso es lo que existe en el avivamiento, y, sin embargo, no es esta la verdad misma que está siendo negada y ridiculizada en la actualidad? ¿No sobre esto por encima de todas las cosas en que los filisteos han emitido su tierra, y sus residuos? Oh, yo no sólo estoy contendiendo por doctrina, Dios me guarde de hacerlo, y no estoy ansioso por luchar, pero me gustaría declarar este punto con urgencia a causa de mi profunda convicción de que hasta que los hombres y las mujeres en la Iglesia Cristiana (no estoy pensando en los que están fuera) no se humillen y caigan a  tierra ante este Dios santo, y justo, sí, para usar el término de Jonathan Edwards, Dios enojado, no veo ninguna esperanza de avivamiento. Es nuestra arrogancia,  es nuestro orgullo, es nuestra tendencia a fijarnos y definir a Dios a  nuestra propia imagen, en lugar de caer, y postrarse ante Él, no es eso, lo que se interpone entre nosotros y estas poderosas bendiciones.

Por otra parte, si no tenemos esta base, no tiene sentido en seguir. Usted ve, no es suficiente  decir que cree en el Señor Jesucristo. Estaremos estudiando la doctrina de su persona y su obra, pero no se puede creer en él verdaderamente a menos que empieces con ese soberano, trascendente, Dios santo, quien es y que actúa. Si usted no se somete  enteramente a la revelación  que él ha dado, y si usted no está enterado de la plaga de su corazón, y la fealdad de la naturaleza que ha heredado originalmente de Adán, y si usted no ve su desgracia y la desesperación absoluta, ante este Dios  santo, Dios justo, que odia el pecado con la totalidad de su ser, no tienes derecho a hablar de avivamiento, o para orar por el.  El avivamiento revela por encima de todo la soberanía de Dios, y el pecado, la impotencia, la desesperanza, del hombre en el pecado.

Que Dios nos dé la gracia para meditar sobre estas cosas. ¿qué cree usted de Dios? ¿Cómo te acercas a Dios? ¿Cuál es su actitud en su presencia? Empecemos por nosotros mismos. Esto es personal, es para todos nosotros. En los avivamientos Dios se apodera de hombres desconocidos de los cuales nadie ha oído hablar, insignificantes, por así llamarlos, los miembros de la Iglesia. Y es a través de esas personas que a menudo ha hecho sus obras poderosas. Quién sabe, puede ser alguien cuyo nombre nunca se ha oído, que puede ser el instrumento de Dios en el avivamiento que anhelamos? Por lo tanto, le hago un llamado a usted, tenga en cuenta estas cosas. ¿Hay claridad acerca de ellos? ¿Hay alguna evidencia de la obra de los filisteos en tu vida y en tu corazón? Si la hay, hay que  sacarla. Vuelva a los fundamentos.


[1] El mismo Rowlan confesó que le gustaba más pescar que predicar.

[2] Algo que existe solo como una idea. Asi el Oxford Dictionary.

 

Si te ha sido útil esta entrada, compártela

Publicaciones relacionadas

Rompe el hielo, sé el primero en comentar esta entrada

18 − 6 =