El Evangelio y el sexo (4) – Tim Keller

Última parte de la serie.

Fuente: En linea con el Evangelio

UNA NUEVA ÉTICA SEXUAL

Como hemos visto, nuestro carácter y testimonio son asuntos muy públicos. Cómo manejamos nuestra vida sexual puede ya sea afirmar o contradecir lo que creemos acerca de Dios. Dios se dio a sí mismo a nosotros incondicionalmente en Cristo, y él nos llama a darnos a nosotros mismos incondicionalmente a él. Dios no ofrece o pide intimidad sin un completo compromiso de la vida entera. Si demandas intimidad con él y aun así quieres el control de tu vida, estás viviendo una contradicción de tanto la manera en que Dios se relaciona contigo como en la manera en que nos relacionamos unos a otros en la comunidad cristiana.

La Primera Necesidad: El amor de Esposo de Jesús

El sexo es para una relación completamente comprometida porque este es un anticipo del gozo que viene de estar en completa unión con Dios. El más extasiado amor entre un hombre y una mujer es sólo una pista del amor de Dios por nosotros (Rom. 7.1-6; Efe. 5.21-33). Por un lado, esta analogía anticipa el gozo de conocer a Dios cara a cara. Pero por otro lado, nos damos cuenta que el sexo no puede llenar completamente la necesidad cósmica que nuestras almas buscan y que solo la beatifica visión de Dios traerá el final de nuestra soledad.

Pablo es realista al decir que no todos tienen el “don” de un celibato largo, pero que cualquiera es llamado al celibato en algún punto, y muchos son llamados a hacerlo aún en el matrimonio mismo por varias razones, tales como una enfermedad, el embarazo o una separación temporal. Podemos aprender a manejar el celibato desde tanto una perspectiva negativa como de una positiva:

Negativamente, necesitamos darnos cuenta que mucho de nuestro “estarse quemando de pasión” viene de estar lavados del cerebro por el romanticismo y los puntos realistas del mundo, los cuales hacen al sexo un ídolo. Entonces podemos tratar con el sexo como cualquier otro ídolo. Podemos recordarnos a nosotros mismos que el sexo como un dios nunca nos cumplirá lo que promete; este nos desilusionará.

Positivamente, somos llamados a experimentar el amor de esposo de Jesús. Nuestro enfoque singular significa que estamos más disponibles para la oración y tener una mayor flexibilidad para el servicio. La gente soltera con frecuencia está sin preocupación de modo que ellos tienen más flexibilidad y libertad con su tiempo y por lo tanto tienen una oportunidad más grande para una vida de oración rica y significativa.

La Segunda Necesidad: Una Comunidad Practicante de una Nueva Ética Sexual

Es muy típico para los cristianos pensar de la ética sexual en los términos más individualistas, pero esta no es la manera correcta de leer las Escrituras. Por ejemplo, en 1 Corintios 6.9-10 se lee, “¡No se dejen engañar! Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los sodomitas, ni los pervertidos sexuales… heredarán el reino de Dios. Pero ya han sido lavados, ya han sido santificados, ya han sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo” Richard Hays, en su comentario de 1ª a los Corintios, responde:

“Primera a los Corintios 6.9-10 ha provisto la pista de lanzamiento para innumerables sermones moralistas que censuran a los tipos de pecadores enlistados aquí. De hecho, la preocupación del pasaje en su totalidad es llamar a los Corintios a actuar como una comunidad, y para afirmar la identidad transformada de los bautizados. Los Corintios se han detenido ellos mismos como participantes de las estructuras sociales y económicas “normales” de su ciudad y en su lugar, imaginarse ellos mismos como miembros de la gente escatológica de Dios, actuando corporalmente en una manera que prefigurará y proclamará el reino de Dios… Pablo está buscando que razonen en una manera de hacer las cosas, como una consciente nueva comunidad.”

Richard Hays nota que Pablo está llamando a la iglesia no solo a una conducta moral individual sino a ser la comunidad del reino en la cual no se toman los valores del mundo. Nota que Pablo engloba juntas la sexualidad desviada y la avaricia. El punto de vista moderno del sexo lo ve como un medio de intercambio para la diversión y la conveniencia personal y el punto de vista del dinero lo ven como algo sagrado, especial, digno de sacrificarse por este, no algo fácilmente compartido. Pero los esposos del cristianismo bíblico tienen el punto de vista opuesto. El dinero es solamente un intercambio, una manera de procurar bienes y servicios. Este no es especial o sagrado; este es algo para ser compartido, para ser dado a aquellos que están en necesidad. Por otro lado, el sexo es sagrado y especial y es para ser disfrutado solo en el contexto correcto de señalarnos hacia la eternidad. Entonces, Pablo está llamando a los cristianos no solo a una conducta moral individual sino a formar una comunidad en la cual el consumismo—tanto sexual y material—es rechazado.

Los cristianos caerán presa fácil de los puntos de vista del mundo acerca del sexo a menos que creamos una comunidad, una ciudad alterna. En esta ciudad alterna, los solteros disfrutan su misión del reino y practican alegremente la abstinencia sexual. Ellos viven en comunidad con familias cristianas, quienes no hacen a la familia un ídolo o que hacen sentirse anormales a los solteros. Una de las razones de por qué es difícil de practicar la disciplina del involucrarse en el sexo libre del punto de vista del romanticismo, es que no tenemos una gran comunidad suficiente de gente creando esta ciudad alterna.

 

Anteriores de la serie:

1. Parte 1

2. Parte 2

3. Parte 3

 

 

Si te ha sido útil esta entrada, compártela

Publicaciones relacionadas

Comentarios cerrados