El Evangelio y el sexo (3) – Tim Keller

Fuente: En línea con el Evangelio

EL SEXO TIENE LÍMITES

Es fácil para la gente moderna darse cuenta que el punto de vista cristiano es ser represivos contra el sexo. Sin embargo, decir esto es hacerlo en algunas declaraciones mal fundadas. Las enseñanzas de Sigmund Freud se enfocan en el conflicto entre un “ego” interno, el impulso sexual innato, y un “superego” externo, el consciente formado socialmente desarrollado por nuestra cultura y la educación. Pero esto no es ciencia; en lugar de eso, esto es prestado del romanticismo. ¿Cómo sabe Freud que la conciencia es totalmente externa, un artificio social, separado de una base innata e interna? Por supuesto, él poniendo la conciencia como una influencia externa y el instinto sexual como una influencia interna, él puede llamar a toda la ética sexual “represiva” y “artificial”. En realidad, la evidencia existe para probar que el apetito sexual es formado significativamente por las fuerzas externas de la media, presiones de la pareja, y los valores culturales.

El sexo sólo funciona en la manera más completa en el propósito de Dios para un hombre y una mujer dentro de un exclusivo, permanente, legal compromiso de matrimonio. Puesto de otra manera: el sexo es un camino inventado por Dios en que una persona le dice a otra, “Yo te pertenezco completamente y exclusivamente y permanentemente a ti.” Este no puede darse fuera de un permanente, exclusivo compromiso de matrimonio. La revolución sexual moderna encuentra esta regla tan no realista y ridícula, aún dañina y sicológicamente no saludable. Y a pesar de la incredulidad de la gente moderna, esto ha sido el punto de vista y ley no cuestionada, no solo por una sino por todas las iglesias cristianas (Ortodoxa, Católica, Protestantes) y de los Judíos, Musulmanes y de la moralidad de la mayoría de las religiones paganas más antiguas.

Hoy los adultos jóvenes dan por sentado que la gente normal tendrá sexo si tienen una relación romántica. Aún aquellos que hablan de ser conservadores o tradicionales simplemente piensan que no se acostarán con un novio o novia hasta que esté más avanzada la relación. La ética cristiana de abstinencia fuera del matrimonio es considerada no realista y risible y hasta enfermiza y anormal. Los cristianos que profesan la ética sexual bíblica pueden esperar enfrentarse a la incredulidad, al sarcasmo o la hostilidad. Básicamente, el punto de vista principal es que el adulterio está mal porque este daña a los esposos pero no está mal el sexo entre dos que se aman, y que consienten como adultos no casados. Y como líderes cristianos, hallamos que este punto de vista también está extendido dentro de la comunidad cristiana. ¿Cómo respondemos a esto?

El Entendimiento Completo de la Biblia

Es muy típico a los cristianos decir, “Yo sé que los Diez Mandamientos prohíben el adulterio, pero la Biblia en realidad no prohíbe el sexo entre dos personas no casadas.” Sin embargo, la idea del sexo premarital era tan escandalosa en las culturas antiguas, que esto simplemente era asumido en muchos pasajes. Por ejemplo, en 1 Corintios 7, Pablo deseaba que más cristianos escogieran, como él, una vida soltera. El creía que era una gran ventaja para los solteros en el trabajo del reino. “Yo preferiría que estuvieran libres de preocupaciones. El soltero se preocupa de las cosas del Señor y de cómo agradarlo. Pero el casado se preocupa de las cosas de este mundo y de cómo agradar a su esposa.” (1 Cor. 7.32-33). El deseaba que más gente fuera como él (1 Cor. 7.7, 26, 32) y decía, “A los solteros y a las viudas les digo que sería mejor que se quedaran como yo. Pero si no pueden dominarse, que se casen, porque es preferible casarse que quemarse de pasión.” (1 Cor. 7.8-9). En otras palabras, Pablo simplemente asumía que una persona soltera sería célibe. Si no puedes ser célibe, decía, te debes casar. No hay ninguna pista que indique que una persona soltera deba tener sexo. La idea que Jesús, como un judío del primer siglo, pudo haber pensado que el sexo entre gente no casada era permisible es históricamente risible.

El Significado de Porneia

Aun así, podemos ser comprensivos con los cristianos que encuentran difícil citar textos contra el sexo premarital. Uno de los problemas es por la dificultad de traducir la palabra “porneia” o “pornos”. En la versión Reina Valera esta palabra era comúnmente traducida “fornicación”, pero esta palabra es vieja. Los traductores modernos han entregado la palabra como “inmoralidad sexual.” Pero esta también es un término vago, como puede ser visto en 1 Corintios 6.9 (“¿No saben que los malvados no heredarán el reino de Dios?… Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los sodomitas, ni los pervertidos sexuales.”) y Hebreos 13.4 (“Tengan todos en alta estima el matrimonio y la fidelidad conyugal, porque Dios juzgará a los adúlteros y a todos los que cometen inmoralidades sexuales.”)

Vemos en estas y en muchas otras referencias que fornicación significa algo más que mero adulterio. Los autores claramente están pensando en diferentes clases de pecados, o ellos no habrían distinguido entre esos grupos de personas en las listas. Todos los comentaristas nos dicen que pornoi tiene referencia a aquellos que están en una relación sexual fuera del matrimonio. La palabra moichoi denota a aquellos que son infieles a los votos de compromiso expresados en el matrimonio. Así porneia se refiere a cualquier otra clase de sexo además del sexo con tu esposa. En otras palabras, mientras adulterio es siempre fornicación, la fornicación incluye el sexo premarital así como el sexo extramarital o adulterio.

La condenación bíblica de “fornicación” o sexo fuera del matrimonio es comprensiva. Las cartas de Pablo contienen muchos recordatorios a los cristianos a abstenerse del sexo premarital, por lo que es obvio que sus lectores vivían en una cultura parecida a la nuestra.

La Unidad en las Unidades

Una de las maneras en que algunos cristianos tratan de silenciar el impacto de la enseñanza bíblica es señalando que la palabra porneia es también traducida (en algún contexto) como “prostitución”. Por lo tanto, esta es ocasionalmente mantenido que “fornicación” solo significa sexo con prostitutas, no sexo entre dos personas que se aman una a la otra. Pero el estudio de caso de Pablo del sexo con una prostituta en 1 Corintios 6 es muy instructivo y desaprueba este razonamiento: “¿No saben que el que se une a una prostituta se hace un solo cuerpo con ella? Pues la Escritura dice: «Los dos llegarán a ser un solo cuerpo.” 1 Corintios 6.16.

Claramente “una carne” debe significar algo diferente aquí de una mera introducción física, o Pablo estaría recitando una mera repetición: “¿No saben que el que tiene una unión física con una prostituta se hace una unión física con ella? Entonces, ¿Qué significa “Una carne”?… Se refiere a la unión personal de un hombre con una mujer, una mujer con un hombre, en todos los niveles de sus vidas.” Llegar a ser “una carne” significa llegar a ser una nueva persona—un ser humano nuevo unidos. Entonces, cuando Pablo usa la palabra “pornos” en relación al caso de sexo con una prostituta, él no puede estar diciendo que uno está automáticamente casado en alguna clase de modo mágico. En lugar de esto, Pablo está denunciando la monstruosidad de la unión física sin todas las otras clases de uniones que cada acto sexual debe reflejar. “Pablo aquí muestra una profundidad sicológica en la sexualidad humana, la cual es completamente excepcional para los estándares del primer siglo. El insiste que este es un acto el cual compromete y expresa la entera personalidad de tal manera que constituye un modo único de auto-revelación y auto-compromiso.” (D. S. Bailey, Sexual Relation in Christian Thought)

En resumen, tener sexo con una prostituta es algo malo porque se supone que cada acto sexual refleja una absoluta y completa unidad de pacto. No debe haber ninguna unión física a menos que también haya otras clases de uniones— legal, económica, personal, emocional, y espiritual. No debe haber una unidad sin todas las demás. Por esto, C. S. Lewis comparó el sexo sin el matrimonio con probar sin tragar y sin hacer la digestión.

Análisis de la Cosmovisión

Cuando alguien dice, “El sexo con una prostituta es malo, pero no es malo el sexo con alguien que amas,” tenemos la presuposición de una cosmovisión del romanticismo. En esta cosmovisión lo que hace el sexo correcto o equivocado es si este es una expresión de amor sincero, y por lo tanto la prostitución está mal porque el sexo es hecho por dinero, no por amor.

Pero Pablo tiene una presuposición muy diferente. En su cosmovisión, el propósito del sexo no es una auto-expresión personal (con el propósito de ser feliz) sino una auto-donación personal (con el propósito de imitar a Dios) como un testimonio del evangelio del reino. Él dice que lo que hace equivocado el sexo con una prostituta es que el sexo siempre obliga a un completo darse uno mismo. El sexo sin el darse uno mismo es una monstruosidad, parecido a un cuerpo caminando sin una cabeza.

Anteriores de la serie:

1. Parte 1

2. Parte 2

Si te ha sido útil esta entrada, compártela

Publicaciones relacionadas

1 Comentario

  • Junio 14, 2011

    ricardo platero

    siempre eh tenido una pregunta y me gustaria que me ayudaran a contestarla segun la biblia.
    siempre se habla del sexo o de la fornicacion fuera del matrimonio ya sea antes de casarse o en una relacion infiel en el matrimonio; pero, que pasa con las caricias en el noviazgo? cuando dos personas se aman y estan juntos con el fin de llegar al matrimonio, ambos se cuidan de no entrar en fornicacion pero que pasa si ellos se acarician? habla la biblia algo acerca de eso?
    espero y me puedan contestar muchas gracias.