Protesto – Daniel Pujol Costa

Queridos amigos y amigas creyentes. Protesto. Protesto contra el ‘plan de Vergonya’ (o Vergüenza, en castellano). He decidido hacer una sentada delante de nuestro Dios porque detesto vivir esclavizado en un cuerpo que sigue teniendo una clara tendencia a servirse así mismo por encima de todas las cosas. Estoy cansado de tener que recordarle a mi mente que el hecho de haber recibido un corazón de ‘carne’ no significa que el deseo deba seguir puesto en la ‘carne’.

También hago esta sentada para reclamar ante nuestro Padre el derecho como creyentes a una fe que mueva montañas y no un estado de ánimo que las suba y las baje constantemente. Además, y por si alguno se quiere unir a la protesta, en mi programa reclamo para todos los cristianos oraciones que surjan y pidan desde la convicción y la fe y no desde lo que nuestra conciencia nos permite pedir según haga frío o calor. Y me siento en el suelo porque estoy harto de que la sociedad me haga un sofá a la medida de mi cómodo trasero y cuando tengo sed me ofrezca de todo menos agua. Prefiero que se endurezca mi culata a que lo haga mi cabeza.

Por eso digo a Dios lo siguiente: No estoy dispuesto a seguir viviendo una vida pendiente de aquello que le apetece al caprichoso de mi cuerpo. Porque pasan los años, se acerca a la mitad de sus días y lo único que sabe decir en tono baboso es: “aún soy joven”. Señor mío, ¿¡qué tendrá que pasar para que se dé cuenta de que sus días están contados!? Aún ahora le digo que todo su trabajo es para su boca y sin embargo su apetito no se sacia. Porque, ¿quién sabe lo que es bueno para el hombre durante su existencia, en los contados días de su fugaz vida? ¿Quién hará saber al hombre lo que sucederá después de él?

Por este motivo, hago una sentada. Y me manifiesto ante mi Rey. Y convoco a todos los que se quieran sumar a esta iniciativa. No nos movamos de su presencia hasta que vuelva hacer llover sobre nuestras canastas y traiga ríos abundantes que pasen por nuestro corazón haciendo crecer nuestra esperanza en Aquél que nació como raíz en tierra seca.

Protesto.

“Eleva, pues, una oración por el remanente que aún queda”
(Isaías 37:4)

Si te ha sido útil esta entrada, compártela

2 Comentarios

  • mayo 23, 2009

    ALESUS

    Que bien dicho lo que has dicho, este sentimiento me acompaña dia a dia y pense que iba en solitario, claro, sin lugar a dudas me uno a tu protesta, un gemir que viene desde adentro y que nos hace decir como el apostol Pablo, Ay de mi quien me librara de este cuerpo de muerte. Me uno a tu protesta que bien dicha esta

  • abril 28, 2010

    DN

    Concédame Dios, que yo crea en Él y sea salvo yo y mi casa.